Enlace Judío México – Esta vez, la evaluación de inteligencia fue perfecta. La reacción iraní a ataques aéreos anteriores atribuidos a Israel se produjo, en el momento y en la forma en que Israel esperaba.

AMOS HAREL

Después de un mes de retrasos operativos, algunos debido a alteraciones causadas por Israel, el miércoles por la noche, la Fuerza Al-Quds de la Guardia Revolucionaria iraní tomó represalias por la muerte de siete iraníes en el ataque a la base aérea T4 de el 9 de abril.

Pero la reacción iraní fue un fracaso total. Cuatro de sus misiles fueron interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro y el resto explotó en territorio sirio.

A pesar de ese fracaso, la reacción israelí fue totalmente desproporcionada: bombardeos masivos contra unos 50 blancos iraníes en Siria, lo que probablemente retrasó los esfuerzos de Irán de establecer una presencia militar allí por varios meses.

Aparentemente, la contundente respuesta de Israel podría llevar a que los iraníes se detengan y reconsideren sus movimientos. Israel ya ha demostrado su poder militar y de inteligencia con la serie de ataques que se le atribuyeron en los últimos meses. Pero la escala de la reacción israelí en la madrugada del jueves fue algo completamente diferente.

Dicho esto, sería mejor no quedar atrapado en la extrema confianza y la arrogancia evidente en ciertas reacciones de los legisladores esta mañana en los programas de noticias y en las redes sociales.

Irán está limitado en este momento. En primer lugar, es relativamente débil en Siria, y existe la preocupación de que la administración de Trump, que acaba de abandonar el acuerdo nuclear, pueda hacer algo inesperado. En circunstancias extremas, o más tarde, Teherán podría lanzar su gran arma, Hezbolá, en cuyo caso el conflicto podría tomar otra forma.

Al parecer, el Ejército de Defensa de Israel siguió las instrucciones de los líderes políticos e implementó los planes operativos admirablemente la madrugada del jueves. Aun así, solo podemos esperar que la revelación gratuita de nuestra invencible maravilla no acabe por recordarnos la jactancia del entonces primer ministro Ehud Olmert sobre la Operación Densidad (también conocida como “Noche de Fajr”), cuando la Fuerza Aérea de Israel afirmó que había destruido todos los lanzacohetes de largo alcance y misiles de Hezbolá en la segunda noche de la Segunda Guerra del Líbano en julio de 2006, o el eufórico “Discurso de Churchill” en la Knesset cuatro días después.

Israel ha actuado en Siria exactamente como dijo que lo haría. Durante meses, el primer ministro, el ministro de Defensa y el jefe del Estado Mayor de las FDI han advertido que la presencia militar de Irán en Siria es una línea roja, algo con lo que Israel no podría vivir y tomaría medidas contundentes para impedirlo.

Los mensajes también fueron transmitidos en los ataques anteriores, comenzando en septiembre pasado. En abril, justo después del ataque a la base aérea iraní T4 atribuido a Israel, fuentes militares insinuaron que las FDI podrían erradicar la presencia militar de Irán en Siria si Irán insistía en tomar represalias.

El ataque de la madrugada del jueves transformó la amenaza en acción, aunque los aviones israelíes hayan atacado sitios de infraestructura y logística, en lugar de intentar matar al mayor número posible de combatientes iraníes.

Israel ha estado a punto de involucrarse en Siria por algún tiempo. Mientras tanto, la línea agresiva que está liderando contra Irán, con el pleno consentimiento del gabinete de seguridad y el Estado Mayor de las FDI, ha logrado resultados impresionantes.

Pero este es el momento de un juicio sensato. No queda claro por qué una persona tan experimentada como el jefe de la Fuerza Al-Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, Qassem Soleimani, ejecutó un plan a medias, cuando sabía muy bien que Israel estaba vigilando todos sus movimientos. Su fracaso el miércoles por la noche no garantiza que Irán abandone sus planes, o que acepte los ataques de Israel y no planee más movimientos en otros frentes contra blancos israelíes, ya sea en el extranjero o en la frontera con Líbano.

Parece que, ante todo, la comunidad de inteligencia ahora está atenta a una posible represalia de Hezbolá.

Fuente: Haaretz / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈