Enlace Judío México.- Una agrupación de grandes potencias instó el jueves al Líbano a mantener una política de evitar las guerras regionales, luego de que Hezbolá, respaldado por Irán, y sus aliados, emergieran más fuertes de las elecciones generales.

El Grupo de Apoyo Internacional (ISG, por sus siglas en inglés) para Líbano, que incluye a Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña y la Unión Europea, también pidió a Líbano que reanude el diálogo sobre una estrategia de defensa nacional.

Líbano acordó una política de “desasociación” en 2012 para mantener el estado profundamente dividido al margen de conflictos como la guerra en la vecina Siria. Aún así, el grupo Hezbolá está muy involucrado en la guerra al otro lado de la frontera, enviando miles de combatientes para ayudar al ejército del presidente sirio Bashar al-Assad.

Israel dijo que atacó casi toda la infraestructura militar de Irán en Siria el jueves después de que las fuerzas iraníes dispararon cohetes contra territorio controlado por Israel por primera vez.

Esperamos con interés trabajar con el nuevo gobierno mientras hace un seguimiento de sus compromisos internacionales, incluidas las resoluciones 1559 (2004) y 1701 (2006) para extender la autoridad del estado libanés en todo su territorio nacional y garantizar su monopolio sobre el uso legítimo de la fuerza“, dijo una declaración conjunta del ISG.

Las resoluciones implican la retirada de todas las fuerzas extranjeras del Líbano, el desarme de todas las milicias, incluido Hezbolá, y los términos de un acuerdo de alto el fuego de 2006 entre Líbano e Israel.

Estados Unidos, que ha dado al ejército del Líbano un apoyo sustancial, clasifica a Hezbolá fuertemente armado como grupo terrorista y condena su papel en el conflicto sirio.

El movimiento musulmán chií Hezbolá, junto con los partidos y políticos alineados con él, ganó más de la mitad de los 128 escaños en el parlamento de Líbano el domingo.

Aunque el primer ministro respaldado por Occidente Saad al-Hariri perdió más de un tercio de sus escaños en las elecciones, se espera ampliamente que el líder sunita forme otro gobierno de unidad que incluya a Hezbolá y otros partidos principales. Se cree que las conversaciones sobre los puestos del gabinete tardarán un poco.

La declaración del ISG también pidió que el nuevo gobierno “avance rápidamente para mejorar el clima económico en Líbano mediante la implementación de medidas de reforma estructurales y sectoriales“.

Líbano cuenta con la ayuda y préstamos extranjeros para revivir su economía estancada, pero los donantes internacionales quieren ver reformas antes de liberar parte de los $ 11 mil millones de ayuda y préstamos blandos prometidos en abril.

Líbano ha recibido considerable ayuda occidental para hacer frente a la acogida de un millón de refugiados de Siria.

El presidente Michel Aoun dijo esta semana que tenía intención de convocar un diálogo para abordar cuestiones que incluyen “una estrategia de defensa nacional“, lo que implica una discusión sobre las armas de Hezbolá, pero sin dar más detalles.

Las Fuerzas Libanesas, un partido cristiano incondicionalmente anti-Hezbolá, surgieron como ganadores después de la votación, casi doblando a sus legisladores a alrededor de 15.

Fuente:  The Algemeiner – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío