Inicio » Comunidad » Este jueves, no te pierdas “No tan Kosher” en el Foro Shakespeare

Este jueves, no te pierdas “No tan Kosher” en el Foro Shakespeare

Enlace Judío – Los mitos, estereotipos, conflictos y situaciones de la comunidad judía mexicana son retomados en la puesta en escena No tan Kosher, que termina temporada el 17 de mayo en el Foro Shakespeare. El montaje escénico está integrado por cuatro obras breves: Ojo por ojo de Jacobo Levy, ¿Gay o Goy? de Sharon Kleinberg, Una parte de mí de Hugo Yoffe, y El mensaje de José Appo.

En entrevista con José Strimling para Enlace Judío, Hugo Yoffe, productor y dramaturgo, habló sobre los retos de esta puesta en escena:

EJ: Platícanos Hugo, ¿por qué teatro?

H.F.: ¿Por qué teatro? Yo diría ¿por qué teatro judío? Es una historia antigua. Desde mi adolescencia que empecé a formarme como actor fui asistente de dirección, luego director y dirigía en diferentes países, en Argentina, en Israel y en México, en el ámbito institucional, no profesional y desde el 2011 producimos teatro con temática judía en un proyecto que se llama Davar, creamos una fundación que se llama Fundación Teatral Davar, A.C. en la cual producimos un modelo muy particular y peculiar de teatro que además de tener temática judía lo conforman cuatro obras, con un solo director y un solo elenco que desempeñan múltiples personajes.

EJ: ¿Por qué teatro judío en México?

H.F.: Teatro judío en México hubo en una época y fue disminuyendo, desapareció lo que fue el teatro en idish. Judíos que se hayan dedicado al teatro los hay, existen, son muy pocos, pero nuestra misión, nuestro objeto social en la fundación es hacer teatro judío para no judíos, claro que los judíos están siempre invitados a participar en estas obras y por que tenemos la misión y la intención de combatir la discriminación y los estereotipos que existen en esta sociedad sobre los judíos. y esa es nuestra misión. Quiero aclarar que los actores y el equipo creativo ninguno es judío, los únicos que son judíos son los dramaturgos y los miembros de la Fundación Teatral Davar.

EJ: ¿Qué obra tienes ahorita en el Foro Shakespeare y de qué trata más o menos?

H.F.: Bueno ahorita tenemos una obra que se llama No tan Kosher, el jueves 17 de mayo es la última y vamos a develar placa de todas las temporadas anteriores y van a estar los tres directores de las últimas temporadas, va a ser un evento muy lindo y también con un poco de tristeza porque el Foro Shakespeare como tal en este concepto de tamaño cierra en octubre, y pasará un tiempo para que tengan un espacio, entonces es nuestra última temporada aquí confiaron en nosotros, nos dieron la confianza para poder presentar algo novedoso, distinto y con temática judía, imagínate tú, en un teatro comercial.

EJ: ¿Hay alguien más en la familia Yoffe que se dedique al teatro?

HY: Sí, mi hija Daniela que es la  productora asociada de esta producción y que en la  anterior temporada de sucedió en Polanco fue la productora y ahí yo fui el productor asociado o sea me sometí a la autoridad de mi hija y Daniela ha estado en Habima, ha codirigido Habima, ha dirigido Habima, ha actuado pero ahora ha incursionado desde el punto de vista profesional y hoy en día es la directora de artes escénicas de la Universidad de Guadalajara, por supuesto orgulloso y ella está feliz y contenta así que yo más así que alguien más mi hija, muchas gracias.

EJ: La obra que estás presentando en el Foro Shakespeare “no tan Kosher” ¿de qué trata?

H.F.: Bueno, como su título lo dice, no es tan Kosher, tiene 4 obras que están secuenciadas, no tienen interrupción, es un espectáculo de hora y media y trata diferentes temas, como lo que pasa entre amigos y los mitos del mal de ojo por ejemplo, entre amigos, el tema de gay o goy entre dos hermanos que uno es gay y el otro tiene, no voy a decir qué, bueno una novia goy, y es el debate en una situación que el padre está enfermo; la tercera es una situación de psicoanálisis, donde se rompen esquemas y no digo más nada; por si la vienen a ver el 17 de mayo y por último la cuarta es una comedia increíble, superdivertida, yo no me canso de verla, es la que más me gusta de todas. Al final trata de dos jóvenes adolescentes que piensan que él puede ser el enviado, no digo qué, imagínate en el judaísmo y entonces pasan una serie de circunstancias muy divertidas.

Estamos en  el circuito profesional desde el 2011, estamos en el 2018 y se nos acaba esta temporada y ya veremos que haremos en el 2019 pero una de las actividades más importantes que siempre nos propusimos es hacer muy buen teatro, de calidad, y queremos invitar a través de Enlace Judío y quizá ustedes sean un medio interesante, vamos a hacer una convocatoria para dramaturgos no dramaturgos, o sea que alguien que quiera aprender a escribir teatro y haremos talleres para gente de cualquier edad, a partir de los 18 o 20 años en adelante para que puedan expresarse sobre temas de contenido judío y poder así crear una continuidad de dramaturgos. Los que escribimos, en el 90% de los casos somos los mismos, y nos tenemos que rebanar los sesos para hacer algo diferente cada vez y a veces es conveniente tomarse vacaciones pero sobre todas las cosas, darle continuidad al proyecto y sin dramaturgia judía no tiene continuidad por que eso es un proyecto de Hasbará: esclarecimiento y aclarar que somos una fundación independiente tenemos apoyo de ciertas personalidades de la Comunidad, no es mucho, hacemos mucho esfuerzo también para poder producirlo y queremos que el pueblo judío se entere de nuestra existencia.

Por su parte, la directora Angélica Rogel comentó en entrevista con la Secretaría de Cultura:

“Los cuatro textos tienen en común los errores humanos, hay envidia, hay peleas entre hermanos por una herencia, hay un sueño oculto en una terapia. Los monólogos se ensamblan a partir de las fallas”, explicó la directora Angélica Rogel.

Se trata de un juego escénico en el que los actores Diana Bovio, Verónica Bravo, Mario Alberto Monroy y Fernando Memije transforman el espacio, juegan con las convenciones teatrales y se reinventan de una historia a otra, para lograr la unión de las cuatro obras.

Con el transcurrir de las escenas, los aprietos se van transformando y desmenuzando en múltiples circunstancias, lo que lo convierte en un montaje dinámico.

Señaló que la obra ofrece distintos colores que van desde la comedia hasta el drama y la farsa con tintes surrealistas que se centran en los conflictos que enfrentan como individuos más allá de que pertenezcan a la comunidad judía.

En ese sentido, el actor Fernando Memije consideró que aunque la mayoría de los personajes son judíos, estamos ante humanos que tienen pasiones, sueños, rencores, vivencias y preocupaciones como todos.

De acuerdo con el productor y dramaturgo Hugo Yoffe, la palabra Kosher se usa como metáfora sobre lo que está bien o no tan bien en una conducta humana, más allá de que se aclara en el programa de mano que es el término utilizado para denominar a aquellos alimentos que se ajustan a las regulaciones de las leyes derivadas, principalmente, del Levítico y el Deuteronomio, y que se pueden consumir de acuerdo con la ley judía.

“Tocamos el folclor judeo-mexicano que es muy diferente a cualquier otra parte del mundo. Los espectadores encontrarán matices específicos que también se percibe en el lenguaje”.

No tan Kosher representa la quinta temporada de Davar, para la cual contó con el apoyo de un jurado externo a la fundación, encargado de evaluar y seleccionar los textos que dan forma a este proyecto.

Desde su creación, Fundación Davar ha centrado sus esfuerzos en ofrecer teatro breve como espectáculo principal para abordar diversos puntos de vista.

“El concepto de teatro breve con un solo elenco exige un mayor grado de dificultad porque en este caso interpretan a 14 personajes diferentes. Implica una exigencia muy grande porque en 20 y 25 minutos se desarrolla una trama. Salen de personaje y entran en otro y eso es muy rico para el público porque se hace cómplice de la puesta”, dijo el también productor artístico de la Fundación Davar.

El diseño de escenografía, vestuario e iluminación es de Mauricio Ascencio, mientras que la música original es de Josefa de Velasco y la producción ejecutiva de MariCarmen Núñez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend