Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » El playgroup de los paisanos

El playgroup de los paisanos

Enlace Judío México.- Sucede algo muy curioso con los judíos de México, en cuanto se enteran que alguna otra persona comparte algo con algún conocido suyo los quieren presentar para que sean amigos, novios, colegas o algo por el estilo.

LA MEIDELE EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Todos lo hemos vivido, que tu tía se entera que te gusta hacer yoga y te presenta a la hija de su amiga que alguna vez menciono que tomó una clase de yoga para que sean mejores amigas. O le platicas a una amiga que te metiste a clases de barro y te invita un día a comer a casa de su abuelita que hace barro para que platiques con ella. O los cientos de miles de millones de veces que alguien te quiso presentar a alguien más para salir sólo porque los dos son pelirrojos, o estudiaron la misma carrera, o hasta se fueron de vacaciones al mismo lugar hace tres veranos.

Pues si este fenómeno surge de cosas tan sencillas, imagínense cómo nos presentan gente cuando se enteran que acabamos de tener un bebé más o menos de la misma edad. Por alguna razón hay una preconcepción en nuestra sociedad que dice que las paisanas que tienen hijos al mismo tiempo y viven relativamente cerca deben de formar un playgroup… aún mejor, tienen que ser mejores amigas; y por ende sus hijos también. Aunque la realidad es que esto está increíble, pues puedes compartir con gente que está pasando por lo mismo que tú, y realmente los hijos fomentan amistades para toda la vida.

Un playgroup… muchos dicen que de qué te sirve juntar a tu bebé con otros niños tan chiquitos si ni conviven. Y por supuesto que esto es verdad en un principio; pero lo que ustedes no saben es que en realidad un playgroup (cuando los bebés tienen menos de 6 meses) es un grupo de apoyo de mamás. O sea, consiste en reunirse en una casa a platicar sus problemas de maternidad mientras pican comida, muy de dieta obvio, porque acaban de dar a luz. Se tocan todos los temas que atormentan a las mamás primerizas de manera semanal como la lactancia, la relación en pareja post-parto, los cambios en el cuerpo, crianza, etc, etc. Casi, casi, como un AA para mamás (¡ah verdad! no se crean).

Poco a poco, las mamás se van estableciendo en su maternidad y los niños comienzan a crecer juntos y a interactuar cada vez más; se vuelven como primos. Y ese grupo de apoyo se convierte en una segunda familia… pues los niños tienen confianza en casa de sus amiguitos como si fuera la suya. Aunque no crean que todo es color de rosa, pues cuando lo único que tenías que hacer antes en el playgroup era sacar unas jicamitas y café… ahora hay que poner munchies para todos los niños (sano obvio, porque son mamás millenials), actividades, juguetes y obviamente tu casa acaba hecha un chiquero después de cada playgroup. Y aunque no sea tan grave acuérdense que siempre tenemos además de esto en nuestra casa que la tanda de las amigas, el póker del marido, la cena de shabat, la comida de los miércoles, etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend