Enlace Judío México.- El nuevo ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, ha prometido recortar el dinero de la ayuda para los inmigrantes y deportar a quienes están ilegalmente en el país.

SOEREN KERN

Abrir puertas en Italia para las personas correctas y un boleto de ida para aquellos que vienen aquí a crear problemas y piensan que los vamos a mantener“, dijo Salvini en la región de Lombardía, hogar de un cuarto de la población extranjera total en Italia. “Una de nuestras principales prioridades será la deportación“.

Salvini, líder del partido Liga Nacional (Lega), formó un nuevo gobierno de coalición con el movimiento populista Five Star (M5S) el 1 de junio. El programa del gobierno, descrito en un plan de acción de 39 páginas, promete acabar con la inmigración ilegal y deportar hasta 500,000 migrantes indocumentados.

Se acabó la fiesta para los inmigrantes ilegales“, dijo Salvini en una manifestación del 2 de junio en Vicenza. “Tendrán que hacer sus maletas, de forma educada y tranquila, pero tendrán que irse. Los refugiados que escapen de la guerra son bienvenidos, pero todos los demás deben irse“.

El 3 de junio, Salvini visitó Sicilia, uno de los principales puntos de desembarco en Europa para los migrantes que cruzan el mar Mediterráneo desde el norte de África. Dijo:

Basta de que Sicilia sea el campo de refugiados de Europa. No me mantendré al margen sin hacer nada mientras haya desembarco tras desembarco de migrantes. Necesitamos centros de deportación.

“No hay suficientes hogares ni trabajos para los italianos, y mucho menos para la mitad del continente africano. Tenemos que usar el sentido común“.

Salvini también acusó a las autoridades tunecinas de enviar deliberadamente criminales a Italia:

Túnez es un país libre y democrático que no exporta caballeros, pero a menudo voluntariamente exporta convictos. Hablaré con mi homólogo tunecino, no me parece que haya guerras, pestilencia o hambruna en Túnez“.

Italia es la principal puerta de entrada europea para los inmigrantes que llegan por mar: 119.369 llegaron por mar en 2017 y 181.436 en 2016, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Se estima que 700,000 migrantes llegaron a Italia durante los últimos cinco años.

Italia ha sido el principal punto de entrada a Europa desde que el acuerdo de migración UE-Turquía, firmado en marzo de 2016, cerró la ruta de Turquía a Grecia, que en un momento fue el punto de entrada a Europa preferido por los migrantes de Asia y Medio Oriente.

En febrero de 2017, Italia firmó un acuerdo de migración con Libia para interceptar embarcaciones y devolver a los migrantes a Libia. El acuerdo, en el que Italia se comprometió a equipar y financiar a la guardia costera libia, dio como resultado una disminución del 75% en las llegadas durante el verano de 2017. Sin embargo, desde principios de 2018, más de 13,000 inmigrantes han llegado a Italia desde Libia. Se espera que esos números aumenten durante el verano a medida que mejore el clima.

Mientras tanto, Italia deportó solo a 6.514 migrantes en 2017 y 5.817 en 2016. El nuevo gobierno se ha comprometido a acelerar las deportaciones convirtiendo los centros de recepción de migrantes en centros de deportación. Las deportaciones, sin embargo, son costosas y complejas.

Según la ley italiana, por ejemplo, al menos dos agentes deben acompañar a cada deportado en una operación elaborada. El periódico La Repubblica describió una operación de deportación reciente de 29 tunecinos, que fueron escoltados en un avión fletado desde Bulgaria por 74 agentes del gobierno, incluidos médicos, enfermeras, policías armados y oficiales de civil desarmados, a un costo total de € 115,000 ($ 135,000). o € 3,965 por deportado.

A este ritmo, la promesa del nuevo gobierno de deportar a 500,000 inmigrantes costaría a los contribuyentes italianos casi € 2 mil millones ($ 2,3 mil millones).

El gobierno anterior asignó alrededor de cinco mil millones de euros para pagar los gastos relacionados con la crisis migratoria en 2018: el 20% es para rescates en el mar; 15% para atención médica y 65% para los centros de recepción de migrantes, que actualmente albergan a unas 200,000 personas.

El nuevo gobierno ha dicho que quiere desviar parte de los fondos asignados a los centros de recepción para pagar las deportaciones. Además de los costos financieros, Italia enfrenta obstáculos legales que hacen que las deportaciones masivas sean casi imposibles.

El artículo 10, apartado 2, de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE establece:

Nadie puede ser retirado, expulsado o extraditado a un Estado en el que exista un riesgo grave de ser sometido a la pena de muerte, tortura u otros tratos o penas inhumanos o degradantes”.

Esta ley impide efectivamente que Italia y otros miembros de la UE deporten a inmigrantes a la mayoría de los países del mundo musulmán.

El nuevo gobierno también se ha comprometido a negociar más acuerdos de deportación bilaterales. Actualmente, Italia tiene acuerdos de deportación con solo cinco países: Egipto, Gambia, Nigeria, Sudán y Túnez. Los inmigrantes no pueden ser deportados sin la aprobación de los estados de origen.

Salvini también ha dicho que Italia rechazará los cambios propuestos al Reglamento de Dublín, una ley que exige que las personas que buscan refugio en la UE lo hagan en el primer país europeo al que lleguen. El Reglamento de Dublín será el centro de una reunión entre los ministros de interior de los 28 estados miembros de la UE en Luxemburgo el 4 de junio.

La ubicación geográfica de Italia significa que ha asumido una responsabilidad desproporcionada para la inmigración ilegal de África y Oriente Medio, pero Salvini dijo que otros estados miembros de la UE se resisten a los cambios que les obligarían a compartir la carga: “Quieren asfixiar a los países mediterráneos, como Italia, Chipre, Malta y España, dándonos miles de migrantes más por un período de diez años“.

La legislación de la UE actualmente exige que los estados miembros sean financieramente responsables de los inmigrantes que llegan a sus países por un período de diez años. Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia quieren que esa responsabilidad se reduzca a ocho años, pero Italia, Chipre, Grecia, Malta y España quieren reducirla a un máximo de dos años.

Mientras tanto, los medios de comunicación pro-UE, pro-migración masiva y pro-multiculturalismo han entrado en modo de ataque en un esfuerzo por socavar al nuevo gobierno italiano.

La revista alemana Der Spiegel publicó una portada que mostraba un tenedor de espagueti con una sola pieza colgando como una soga: “Italia se está destruyendo a sí misma y arrastrando a Europa con ella“. Escribió, en términos apocalípticos:

La UE debe adoptar una posición unida sobre Donald Trump, cuyas políticas equivocadas amenazan la seguridad y la prosperidad de Europa. Trump está forzando a Europa a una guerra comercial y, lo que es peor, amenaza con desechar el orden internacional de posguerra que permitió a los europeos encontrar su lugar en el mundo a través del comercio y las estructuras de la Organización Mundial del Comercio y la seguridad que encontró en la forma de la OTAN.

“Pero, ¿cómo puede la UE librar una guerra comercial si Italia amenaza con caer en el caos? En un momento en que la UE podría estar demostrando ser una alternativa al unilateralismo de Trump … Europa puede enfrentar meses, si no años, de disputas sobre un posible rescate de Italia … Si este país se tambalea, sacudirá toda la arquitectura de la Unión Europea.

“La crisis de Italia es una convergencia de los dos mayores desafíos que enfrenta la UE: la amenaza económica para la eurozona y la erosión de valores y normas compartidos. Si los populistas ahora gobiernan en Italia, el país podría seguir un curso de confrontación constante con Bruselas, por ejemplo, expresando su solidaridad en cuestiones clave con los populistas de derecha en Francia, Austria o Finlandia o con los gobiernos críticos de la UE en Hungría y Polonia.

“O podría estar del lado de autócratas medios o totales como Donald Trump y Vladimir Putin y socavar la unidad europea en el proceso. Algunos posibles problemas donde podría hacerlo incluyen el acuerdo con Irán, las tarifas comerciales impuestas por Trump, la extensión de sanciones contra Rusia, la política climática o incluso el enfoque europeo a China.

“La reactivación del nacionalismo en Europa, particularmente en Italia, es una mala noticia para el continente. Si la UE alguna vez tuvo una gran meta global, fue contrarrestar el interés propio nacional con la visión de una comunidad transnacional de valores. ¿mantendrá a Europa unida si esa base es sacudida?

The New York Times escribió:

La Liga xenófoba y el Movimiento de las Cinco Estrellas fuera del viejo orden – reúnen el fanatismo y la incompetencia en un grado inusual. Son un pelotón miserable que nace en la marea antiliberal global“.

Y otra vez:

Matteo Salvini – el líder de la Liga y el viceprimer ministro y ministro del Interior entrante – está prometiendo una ofensiva contra la migración y la expulsión de hasta 500,000 inmigrantes que ya están en Italia.

“Eso podría obligar a Bruselas a iniciar un proceso del Artículo 7 contra Italia por romper los compromisos fundamentales con el estado de derecho.

“Y los nuevos líderes italianos ya han expresado su deseo de mejorar las relaciones y el comercio con Rusia y su presidente, Vladimir V. Putin.

“Eso puede significar que la Unión Europea no puede renovar las sanciones económicas contra Rusia derivadas de su comportamiento en el exterior, incluida su anexión de Crimea, la violación de los acuerdos de Minsk en el este de Ucrania y el intento de asesinato de un ex espía ruso y su hija en Gran Bretaña, que el Kremlin sigue negando.

Entra George Soros, un multimillonario húngaro-estadounidense comprometido con la migración masiva en Europa, que culpó a Rusia por interferir en las elecciones italianas:

Estoy muy preocupado por la proximidad del nuevo gobierno de coalición con Rusia. Dijeron que están a favor de la cancelación de sanciones contra Rusia … Existe una estrecha relación entre Matteo Salvini y Vladimir Putin. No sé si Putin realmente financia a su partido, pero la opinión pública italiana tiene derecho a saber si Salvini está en el cheque de pago de Putin“.

Después de que se formó el nuevo gobierno italiano, Soros pidió más fronteras abiertas:

Hasta hace poco, la mayoría de los migrantes podía trasladarse a los países del norte de Europa, su verdadero destino. Entonces, tanto Francia como Austria cerraron las fronteras y los inmigrantes se encontraron atrapados en Italia … Esta fue la razón principal por la que a la Liga le fue tan bien en las últimas elecciones.

“La UE debe cambiar las regulaciones existentes y pagar una gran parte de lo que se necesita para integrar y apoyar a los inmigrantes atrapados en Italia en una proporción tan desproporcionada“.

Salvini respondió:

Nunca hemos recibido una lira, un euro o un rublo de Rusia. Creo que Putin es uno de los mejores estadistas de todo el mundo y estoy avergonzado de que Italia haya invitado a un especulador sin escrúpulos como el señor Soros para que hable aquí“.

Soeren Kern es miembro principal del Gatestone Institute con sede en Nueva York.

Fuente:  Gatestone Institute – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈