Inicio » Noticias » Ciencia y Tecnología » Primera conferencia en el único centro multidisciplinar de investigación cerebral en la Tierra

Primera conferencia en el único centro multidisciplinar de investigación cerebral en la Tierra

Enlace Judío México.- La conferencia inaugural sobre investigación científica de tres días comenzó el lunes en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

JUDY SIEGEL

El primer y único centro multidisciplinario del mundo para la investigación cerebral, que combina físicos, biólogos moleculares, genetistas y muchas otras especialidades, inauguró su conferencia inaugural científica de tres días el lunes en el Edificio de Ciencias del Cerebro Suzanne y Charles Goodman de la Universidad Hebrea.

Parte del Centro de Ciencias Cerebrales Edmond y Lily Safra de nueve años de antigüedad en el campus de Givat Ram en Jerusalén, el majestuoso edificio nuevo es diferente a cualquier otro edificio en el mundo, con una silueta de aluminio que representa algunas de las millones de neuronas diferentes en los cerebros de ratones mapeados por los científicos.

La instalación está dispuesta como dos alas paralelas alrededor de un patio central. Los niveles superiores albergan 28 laboratorios altamente flexibles conectados por centros sociales, que están concebidos para fomentar la interacción y el intercambio de ideas entre los estudiantes y el personal, y los hace fácilmente visibles para sus colegas.

La conferencia, a la que asistieron más de 400 neurocientíficos y estudiantes de Israel y de todo el mundo, se llevó a cabo en el auditorio de un nivel inferior de 200 asientos, con cientos de asientos más en las salas cercanas para que los participantes vean la transmisión de video. Plantado con árboles de cítricos y un lugar para que el agua corra en toda su longitud, el patio forma un espacio silencioso y reflectante y un microclima fresco a la sombra de un techo retráctil. Todo el edificio fue planeado para ser amigable con el medio ambiente.

Unos 300 investigadores trabajarán en el nuevo centro. Entre ellos, 90 estudiantes de doctorado. Quince estudiantes nuevos son elegidos cada año entre 100 solicitantes. Todas las materias se imparten en inglés, ya que también hay estudiantes extranjeros de diversos países, incluidos China y la India, dijo el Prof. Idan Seguev, experto en neurociencia computacional de renombre mundial y ex director del Centro Interdisciplinario de la Universidad Hebrea de Jerusalén (JHU, por sus siglas en inglés) para Computación Neural. Su equipo de investigación utiliza herramientas computacionales y teóricas para estudiar cómo las células nerviosas, los microchips elementales del cerebro, se computan y se adaptan dinámicamente al entorno humano en constante cambio.

Prof. Idan Seguev. (Crédito de la foto: JUDY SIEGEL-ITZKOVICH)

En los últimos años, su grupo ha trabajado con varios grupos experimentales en todo el mundo en el proyecto de investigación Blue Brain basado en la simulación para modelar una pieza completa de la corteza de los mamíferos. El objetivo final es desentrañar cómo las variaciones finas locales dentro de la red cortical subyacen a la función específica del comportamiento y pueden desencadenar ciertas enfermedades cerebrales, dijo Seguev a The Jerusalem Post.

Hemos hecho una parte importante del cerebro del ratón, primero en la corteza y luego en el hipocampo. Permite comprender cómo funciona el cerebro. Ahora incluso tenemos un modelo informático de un ataque epiléptico. En cinco años, tendremos el entendimiento para hacer una réplica en la computadora. Finalmente, se podría desarrollar drogas para tratar este y otros trastornos neurológicos“, dijo Seguev.

Un doctorado aquí en informática y computación de la ciencia del cerebro es muy difícil de lograr. Los estudios cubren 60 créditos y toman seis años“, continuó Seguev. “La mayoría de los científicos del cerebro en el Instituto Weizmann y el Technion son graduados nuestros. Muchos también pasan a alta tecnología para analizar señales, navegación profunda, aprendizaje profundo y aprendizaje automático. Uno fue a Orcam para desarrollar un sistema para empoderar a los ciegos“.

El centro de neurociencia recibe regularmente fragmentos de tejido del tumor cerebral extirpados quirúrgicamente de pacientes en el cercano Centro médico Shaaré Zedek y los analiza en los laboratorios.

Uno de los científicos que se mudó al Goodman Center hace tres días es el Dr. Ami Citri, que se especializa en la investigación de la adicción a la cocaína, los opiáceos y otras drogas.

Estudiamos cómo el sistema nervioso codifica la experiencia. Comprender los mecanismos que definen la organización del circuito neural en la adicción conducirá a conocimientos únicos sobre cómo el cerebro codifica la experiencia y se espera que afecte el tratamiento de los trastornos psiquiátricos. Todavía sabemos muy poco sobre la base genética para la adicción. Sé y creo que la forma de encontrar formas de tratar enfermedades es una investigación básica sobre cómo funciona el cerebro“.

La apertura del nuevo edificio que alienta a los expertos de muchas disciplinas a trabajar juntos es propicio para el descubrimiento, concluyó Citri.

La conferencia fue inaugurada por el presidente de la JHU, el profesor Asher Cohen, quien señaló que la próxima semana se cumplirá el centenario de la colocación de la piedra angular de la universidad. “No había nada aquí; era una universidad sin un país. El centro de neurociencia es, como lo fue entonces la universidad, una gran visión“.

Las conferencias incluyeron discusiones sobre los aspectos evolutivos de la cognición, las firmas moleculares del cerebro humano y el desarrollo de las habilidades humanas.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend