Inicio » Entretenimiento » Deportes » El equipo sionista, la historia más digna de contar

El equipo sionista, la historia más digna de contar

Enlace Judío México.- La semana pasada, en Enlace Judío, te conté la asombrosa historia de Hugo Meisl, quien fue el personaje judío que más lejos llegó en una justa mundialista. Quedándonos en esta “fiebre” del futbol antes de que comience la Copa del Mundo, en esta semana te platicaré una historia sorprendente, quizá la más inesperada que yo haya escuchado en la historia del deporte judío e inclusive en la historia del deporte en general.

ISAAC SHAMAH PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Para platicarte la historia de este equipo, te pido que nos imaginemos la época de principios del siglo XX, donde en México apenas íbamos a entrar a la época revolucionaria. En Estados Unidos el auto ”T” de Henry Ford marcaría una tendencia histórica y en Europa, países como Gran Bretaña y Francia firmaban tratados para mejorar el comercio y otros salían y estaban por entrar a guerras; entre esos países, estaba Austria, que para esos momentos aún era parte del Imperio Austrohúngaro, pero no por mucho tiempo.

Resulta que justo en Austria, con todos sus problemas, para 1909, Fritz “Beda” Löhner e Ignaz Herman Körner, dos amigos judíos y sionistas (sí, por si a alguien le queda duda, el sionismo se remonta inclusive años atrás de estas fechas) apasionados por los deportes, deciden fundar un equipo deportivo en Viena, que representara al sionismo en su máximo esplendor; a este le pusieron Hakoah Viena, traducido del Hebreo, “La Fuerza de Viena”.

En un inicio, los dos amigos, quienes estaban muy influenciados por el pensamiento sionista de Max Nordau, decidieron que iban a hacer un club de deportistas que participaran en atletismo, natación, esgrima, hockey sobre pasto, futbol y luchas grecorromanas.

Con una gran cantidad de atletas judíos, desde el principio, el club se comenzaba a destacar por hacer viajes y disputar torneos en los lugares donde hubiera más judíos y su intención, a diferencia de otros equipos que buscaban vender entradas a estadios o artículos deportivos, era promover a toda costa el sionismo, cosa que comenzaban conseguir; sin embargo, al promoverlo, el equipo fue muy odiado por los antisemitas, lo cual causó ataques en su contra.

Con el paso del tiempo, Hakoah Viena se fue volviendo muy popular en el medio judío y conforme el futbol iba creciendo en el mundo, el equipo de balompié del club iba tomando mayor protagonismo en Austria y en el mundo. Aunque se puede considerar que el equipo de futbol fue el más relevante, los demás equipos siguieron teniendo participantes destacados en la década de los 20’s.

Regresando al equipo del área futbolística, para 1922, Hakoah quedó segundo lugar en la liga de su país y ese gran resultado apenas era el comienzo, ya que posterior a eso, para 1923 el equipo sionista de Viena se convirtió en el primer equipo en irle a ganar a un equipo inglés a Inglaterra, cuando venció 5 a 1 al West Ham United.

Para 1925, el equipo de futbol de Hakoah era un verdadero trabuco que tenía mucho talento y un gran corazón, prueba de estos dos factores, se reflejó cuando en ese año ganaron el campeonato de Austria. Como anécdota, les cuento que en el partido decisivo por el campeonato, el portero del equipo, Alexander Fabian, se rompió el brazo pero a pesar de esto, cambió de posición, siguió jugando y anotó el gol del gane (Hay que recordar que para esas épocas no existían los cambios de jugador en un juego).

Para la segunda parte de la década de los 20’s y principios de los 30’s, varios jugadores sentían el antisemitismo en Europa y un gran peligro en Austria, por lo que se fueron a otros lados del mundo; de hecho, algunos de los jugadores que se fueron tanto a Estados Unidos y a lo que hoy es Israel, fundaron el Hakoah en Tel Aviv y en Nueva York. El Hakoah de Nueva York fue campeón en el 29.

Gracias a todos los cambios y al temor del antisemitismo, para la década de los 30’s el club perdió mucha fuerza y nunca volvió a ser el mismo, sin embargo sus últimas épocas las dirigió el gran Bela Gutman, de quien algún día les contaré su historia.

Para 1938, con la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto en toda Europa, el ejército alemán, vetó al equipo Hakoah y se quedó con el estadio de futbol y las instalaciones del club.

Al finalizar la guerra, varios judíos retomaron la idea de recrear el Hakoah, como un símbolo de esperanza para la comunidad judía en todo el mundo, sin embargo, debido a la pobreza y la crisis en la que se encontraba Europa, el club sólo duró 4 años.

Para 1982, el Hakoah Viena fue seleccionado para entrar al Salón de la Fama del Judaísmo en los Deportes.

Para el año 2000, la comunidad judía de Austria, compró las antiguas instalaciones del club con la intención de crear ahí un centro deportivo para la comunidad, años más tarde, la comunidad recreó el equipo de futbol, el cual ahora se llama Maccabi Viena y juega en las divisiones inferiores de Austria.

Hasta el día de hoy, al Hakoah se le recuerda como un equipo que defendió el orgullo judío en el momento que más se necesitó.

 

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend