Juntos venceremos
jueves 18 de julio de 2024

La narrativa de Polonia equivale a la negación del Holocausto

Enlace Judío México.- Fueron los polacos los que sujetaron a los judíos en el cadalso, mientras los nazis apretaban la soga.

JACK SCHWARTZ

Al absolver oficialmente a la nación polaca y al estado de participación en el Holocausto la semana pasada, Israel ha reivindicado la campaña de larga data de Polonia para negar su papel en la Shoá. Al hacerlo, ha exonerado a Polonia por su colaboración bien documentada con los nazis, abrazó su narrativa falsa de inocencia y profanó la memoria de los tres millones de judíos masacrados en suelo polaco. Uno esperaría tal comportamiento de negadores del Holocausto como David Irving o Robert Faurisson. Pero que este encubrimiento venga de manos de un gobierno israelí es una dolorosa traición a los judíos asesinados de Polonia.

En el concordato alcanzado entre Benjamin Netanyahu y el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki, a lo que los polacos “renunciaron” fue a una legislación que procesaba a cualquiera que alegara que Polonia o su pueblo eran responsables de crímenes cometidos bajo los nazis. La ley ha sido “rescindida”, por lo que aquellos que hacen tales afirmaciones aún serían responsables de demandas civiles que se perseguirían activamente con toda la fuerza del respaldo del estado.

Que todavía haya un “debate” sobre el papel de los polacos en instigar el exterminio nazi de sus judíos es en sí mismo un ataque descarado contra la verdad. La preponderancia de los estudios históricos, libros y documentación ha revelado la colusión polaca con los asesinos nazis a gran escala. El centro conmemorativo del Holocausto de Israel, Yad Vashem, solo ha demostrado meticulosamente esta colaboración y ha atacado la declaración conjunta israelí-polaca de “graves errores y engaños”.

La acomodación de Netanyahu permite a Polonia afirmar que ha sido exonerado por Israel mismo, descartando así a sus críticos judíos como fabricantes que usan el Holocausto para extorsionar a los polacos. Pero el peor daño es el peligro que este expediente representa para las voces de conciencia en Polonia, asediadas por un pueblo que ha cerrado filas contra cualquiera que se atreva a cuestionar la historia oficial de la participación polaca. Valientes disidentes polacos, como los historiadores Jan Gross y Jan Grabowski y periodistas como Anna Bikont, han sido vilipendiados, difamados y amenazados por su valiente trabajo para desenterrar el pasado.

Grabowski, en “Hunt for the Jews”, su devastador estudio de la judería polaca bajo ocupación alemana, ha argumentado que al menos 200,000 judíos que escaparon de los guetos fueron asesinados o denunciados por los polacos. Los campos pudieron ser dirigidos por los alemanes, pero fueron los polacos los que sujetaron a los judíos en el cadalso mientras los nazis apretaban la soga. Y los polacos, como comunidad, fueron cómplices del asesinato de sus conciudadanos judíos bajo el dominio nazi. Que haya héroes que hayan actuado decentemente es lo que salvó el honor de Polonia, pero fueron una minoría, que a menudo tenían que ocultar sus actos de la malicia de sus vecinos resentidos.

La experiencia de la periodista Anna Bikont, narrada en su acertadamente titulado libro “Los crímenes del silencio“, refleja la animadversión y la intimidación virtualmente universales que debe enfrentar un escritor polaco para descubrir la verdad de la implicación de los polacos en la Shoá – y esto fue antes de promulgar las leyes actuales de Polonia. El libro de Bikont es esencialmente una crónica sobre el frenesí de negación que se apoderó de Polonia en reacción al “Vecinos” de Jan Gross en 2001, relatando la masacre de los judíos de Jadwebne el 10 de julio de 1941, poco después de la invasión alemana. En palabras del fiscal Radoslaw Ignatiew, que llevó a cabo una meticulosa investigación de la masacre en nombre del Instituto Bialystock de Recuerdo Nacional: “Los autores del crimen, hablando estrictamente, eran los habitantes polacos de Jedwabne y sus alrededores“. Los alemanes dieron luz verde a la población local, pero fueron los polacos quienes cometieron la matanza.

La masacre fue planeada cuidadosamente con hombres asignados para acorralar a los judíos, forzarlos a entrar en un establo donde entre 350 y 500 fueron quemados hasta la muerte, y bloquear las salidas de la ciudad para que nadie pudiera escapar. La mayoría de los que lograron huir fueron perseguidos y asesinados por los polacos. Los alemanes tenían solo unos pocos hombres en la escena. La cantidad de víctimas es probablemente mayor, ya que Jedwabne estaba inundado con refugiados judíos que habían huido de masacres en las ciudades cercanas de Radzilow y Wasosz. Jedwabne fue la culminación de un genocidio regional mucho más amplio en el distrito de Lomza animado por los nazis y ejecutado por los polacos en el que los “partidarios” polacos participaron activamente.

El descargo de responsabilidad del presidente polaco Andrzej Duda, reconociendo que “hubo casos de gran perversidad“, sugiere que hubo algunas manzanas podridas, cuando fueron los rescatistas quienes fueron la excepción. Nadie fue forzado a participar en la masacre. En el frenesí de pillaje que siguió a la matanza, las únicas recriminaciones estaban entre aquellos que peleaban por el botín justificando su derecho a la parte del león con el argumento de que, habiendo matado a más, merecían más.

Las masacres en el distrito de Lomza, no fueron pogromos, no ocurrieron espontáneamente. Fueron nutridos por un nacionalismo antisemita de antes de la guerra, incitado por una Iglesia Católica de hostigamiento judío que predicaba un virulento antisemitismo desde el púlpito, en su prensa y en los movimientos políticos que fomentaba. Estimuló las acciones antijudías y la expulsión de la presencia judía mucho antes de la llegada de los alemanes.

Para muchos polacos, el crimen imperdonable del pacto Hitler-Stalin de 1939 no fue la invasión alemana en Occidente, sino la ocupación soviética del tercio este del país. Rápidamente aceptaron la calumnia hitleriana del judeobolchevismo e identificaron a los judíos como colaboradores de los soviets ocupantes.

Lo que el registro histórico muestra es que fueron los polacos quienes colaboraron con el NKVD en un número mucho mayor que los judíos. Pero esto se perdió en las represalias que siguieron a la retirada soviética después de la embestida nazi del 22 de junio de 1941. Motivados por la oportunidad tanto de venganza como de saqueo, los polacos se entregaron a una frenética matanza de sus vecinos judíos. Bikont muestra que los polacos “patrióticos” no tuvieron ningún conflicto con participar en una matanza masiva de los judíos de la región bajo la égida nazi, y posteriormente participar en actividades partidistas contra los alemanes y los soviéticos. Todo fue una pieza con la limpieza de la patria.

Los judíos del distrito de Lomza fueron asesinados muchas veces: primero por sus asesinos polacos, luego por los tribunales polacos de posguerra que castigaron a unos pocos autores y hicieron la vista gorda ante el resto. Luego, por la difamación del libro de Jan Gross. Luego, por un régimen polaco que trató de criminalizar incluso una mención de la verdad. Y ahora, más vergonzosamente, por un gobierno israelí que ha colaborado eficazmente con la narrativa mentirosa de Polonia. Es irónico que, mientras los peores perpetradores cumplían algunos años de sus atrocidades para regresar a casa con la bienvenida de los héroes, bajo los auspicios del muy mal llamado Partido de la Ley y la Justicia, cualquiera que expone sus crímenes puede ser llevado a los tribunales.

La declaración conjunta polaco-israelí condena una “crueldad” generalizada, sin designar la naturaleza, el alcance y la especificidad de la “crueldad” ni citar la nacionalidad de los autores. Se juega en la narrativa de auto-servicio de Polonia de su papel en la Shoá. Hay dos aspectos centrales de la negación del Holocausto: 1) que sucedió y 2) que grandes segmentos de una comunidad nacional lo permitieron. La variante polaca cae dentro de la segunda categoría.

Un gobierno judío lo ha apoyado. Lo que lo convierte en un habilitador de la negación de Holocausto. Durante años, los judíos han condenado a los gobiernos que toleraron el comportamiento inmoral durante el Holocausto. Pero ahora, Israel, por sus propias razones oportunas, ha hecho lo mismo. Al hacerlo, se ha rendido cualquier pretexto a la altura moral.

Jack Schwartz es un ex editor de libros de Newsday.

Fuente: blogs.The Times of Israel / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈