avatar_default

Enlace Judío México.- La hipocresía de los líderes de los ciudadanos árabes de Israel, que ahora están llorando por la nueva Ley Estado-nación judía, ha alcanzado en los últimos días nuevas cotas.

BASSAM TAWIL

Son los mismos líderes cuyas palabras y acciones durante las últimas dos décadas han causado graves daños a las relaciones entre judíos y árabes en Israel, y a los intereses de sus propios electores, los ciudadanos árabes de Israel.

Los líderes árabes israelíes, específicamente los miembros de la Knéset, dicen que están indignados no solo porque la ley define a Israel como la patria del pueblo judío, sino también porque la nueva legislación no incluye la frase “igualdad total de derechos para todos los ciudadanos“.

Si alguna vez hubo una tempestad en una tetera, esta lo es. Habría sido redundante agregar esas palabras: la nueva ley no rescinde ninguna ley previanio la Declaración de Independencia de Israel, que ya abarca todo eso. En Israel, también hay otras Leyes Básicas que garantizan la igualdad de derechos para todos. Por ejemplo, la Ley Básica: Dignidad Humana y Libertad, aprobada en 1992, estipula:

El propósito de esta Ley Básica es proteger la dignidad humana y la libertad, a fin de establecer en una Ley Básica los valores del Estado de Israel como Estado judío y democrático“.

Los derechos humanos fundamentales en Israel se basan en el reconocimiento del valor del ser humano, la santidad de la vida humana y el principio de que todas las personas son libres, estos derechos se respetarán en el espíritu de los principios establecidos en la Declaración del Establecimiento del Estado de Israel“.

La Declaración de Independencia de Israel de 1948, que obviamente no se ve afectada por la nueva Ley Estado-nación judía, también promete igualdad para todos los ciudadanos, independientemente de su religión, color o raza. Afirma:

El Estado de Israel fomentará el desarrollo del país para todos sus habitantes, se basará en la libertad, la justicia y la paz según lo previsto por los profetas de Israel, y garantizará la completa igualdad de los derechos sociales y políticos para todos sus habitantes, independientemente de religión, raza o sexo, garantizará la libertad de religión, conciencia, idioma, educación y cultura, salvaguardará los Santos Lugares de todas las religiones y será fiel a los principios de la Carta de las Naciones Unidas“.

Entonces, como las leyes preexistentes de Israel y su Declaración de Independencia se mantienen sin cambios y garantizan la igualdad de derechos para todos los ciudadanos, ¿qué hay detrás del feroz ataque de los líderes árabes israelíes a la Ley del Estado-Nación? ¿Es realmente porque les preocupa la igualdad o es algo más? La respuesta se puede encontrar en sus propias declaraciones: básicamente se oponen a la idea de que Israel sea la patria del pueblo judío. Saben muy bien que la Ley del Estado-Nación no afecta el estado y los derechos de los ciudadanos árabes como ciudadanos iguales de Israel.

Tomemos, por ejemplo, el caso del miembro árabe de la Knéset Zouheir Bahloul (Unión Sionista), quien anunció esta semana su intención de renunciar al parlamento en protesta por la Ley del Estado-nación. Se quejó de que la Knéset se había convertido en un “sello de aprobación para la legislación racista“.

Primero, Bahloul es el último ciudadano árabe de Israel que tiene derecho a quejarse de discriminación. Durante décadas, fue uno de los periodistas deportivos más populares de Israel, reverenciado por árabes y judíos por igual. Como tal, siempre ha disfrutado de una vida cómoda en Israel, una que nunca habría soñado experimentar en ningún país árabe.

En segundo lugar, si Bahloul tiene un problema con una ley que define a Israel como la patria del pueblo judío, ¿qué hace en un partido llamado Unión Sionista? Una vez que acepta unirse a un partido sionista, no puede quejarse más tarde cuando Israel dice que quiere ser la patria del pueblo judío. ¿Alguien cree seriamente que este parlamentario árabe no sabía todos estos años que el sionismo es el movimiento nacional del pueblo judío que apoya el restablecimiento de una patria judía en el territorio definido como la histórica Tierra de Israel?

Tercero, también vale la pena señalar que su partido Unión Sionista estaba harto de Bahloul de todos modos, y planeaba deshacerse de él, especialmente después de su decisión del año pasado de boicotear una ceremonia de la Knéset que marcaba el 100 aniversario de la Declaración Balfour. Irónicamente, la segunda parte de la Declaración Balfour estipuló que el establecimiento de una patria judía no debe “perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina”.

La controversia actual sobre la ley del Estado-Nación, entonces, no tiene que ver con la igualdad de derechos. Por el contrario, trata de aceptar la existencia de Israel como la tierra natal del pueblo judío. Bahloul boicoteó la ceremonia de la Declaración Balfour en la Knéset aparentemente porque se opone a la idea de una patria judía. De lo contrario, ¿por qué un árabe que vive en Israel se opondría a una declaración que declara abiertamente que una patria judía no debe “perjudicar” los derechos de los no judíos?

El presidente de la Unión Sionista, Avi Gabbay, criticó la decisión de Bahloul como “extremista“.

Se supone que Bahloul sabía que iba a ser expulsado de su partido y parece haber decidido usar la Ley del Estado-Nación como excusa para renunciar, y difamar a Israel llamándolo incorrectamente “un estado con síntomas de apartheid“, y la Knéset es un “sello de aprobación para la legislación racista“.

En cuarto lugar, observen que Bahloul no presentó su renuncia de inmediato a la Knéset. Por el contrario, dijo que presentará su carta de renuncia cuando la Knéset regrese de su receso prolongado de verano a mediados de octubre. En otras palabras, Bahloul evidentemente quiere pasar unos meses más en la Knéset, probablemente para que pueda seguir recibiendo un buen salario y otros privilegios otorgados a los miembros del parlamento. Al posponer su renuncia, lo más probable es que espere que alguien venga a suplicarle que rescinda su decisión, como si dijera: “¡Por favor, no me dejen salir de la Knéset!“. Bueno, Sr. Bahloul, si está tan enojado con la ley y no quiere ser parte del sistema político israelí, ¿por qué no se levanta y se va ahora? ¿Por qué querrías quedarte unos meses más en un parlamento que acusas de ser “racista” contra los árabes?

El “pequeño secreto sucio” es que incluso si las palabras sobre la igualdad para todos los ciudadanos se añadieran a la nueva ley, Bahloul y algunos de sus colegas árabes en la Knéset se habrían opuesto a ella. Simplemente se oponen vehementemente a la idea de que Israel sea un estado judío.

Algunos de ellos, como Ahmed Tibi, han pedido sistemáticamente la transformación de Israel de un “estado judío” en un “estado para todos sus ciudadanos” o un “estado de todos sus grupos nacionales (étnicos)”.

Otro miembro árabe de la Knéset, Jamal Zahalka, se burló recientemente de los símbolos judíos y dijo: “Preferiría morir antes que cantar el himno nacional israelí“. Muchos miembros árabes de la Knéset nunca han aceptado el himno nacional de Israel ni su bandera, que lleva el símbolo de la Estrella de David de seis puntas. Sobre la bandera israelí, Zahalka dijo: “Cualquier bandera para mí es un trapo. Es un trozo de tela. Es mucho peor que un trapo“.

La integrante de la Knéset, Hanin Zoabi, fue sincera al expresar su oposición a la definición de Israel como la patria del pueblo judío. El pueblo judío no tiene derecho a la autodeterminación, dijo en octubre de 2017.

Los judíos no son una nacionalidad, por lo que no podemos hablar de autodeterminación para el pueblo judío … Los israelíes, pueden tener autodeterminación, pero no como Estado judío, dentro de un estado democrático secular“.

Vale la pena señalar aquí que Zoabi, oriunda de un gran clan de Nazaret, fue suspendida de la Knéset en 2014 por incitación después de justificar que Hamás disparara cohetes contra Israel y el secuestro (y posterior asesinato) de tres adolescentes israelíes por parte de terroristas palestinos.

Son los adeptos de Zoabi quienes han causado y siguen causando graves daños a las relaciones entre judíos y árabes en Israel. Su retórica y acciones anti-Israel son la razón principal por la cual un número creciente de judíos comienza a mirar a los ciudadanos árabes de Israel como si fueran una “quinta columna” o un “enemigo interno”.

Algunos líderes árabes israelíes hablan despectivamente de la publicidad de Israel. Saben que ningún periódico los mencionaría jamás si estuvieran lidiando con problemas como las aguas residuales o la escasez de aulas en las escuelas árabes. Sin embargo, si dicen algo malo sobre Israel o provocan a los judíos, ciertamente recibirán un titular en la prensa.

La prioridad número uno de los ciudadanos árabes de Israel es reducir la alta tasa de desempleo entre los graduados universitarios árabes. Los ciudadanos árabes de Israel quieren integrarse completamente en Israel. Luchan por mejores servicios gubernamentales, especialmente en lo que respecta a la infraestructura en sus ciudades y pueblos. Pero en lugar de representar los intereses reales de sus electores, Tibi, Zoabi, Zahalka y otros pasan su tiempo condenando a Israel e identificándose con sus enemigos.

Las acciones y palabras de estos miembros árabes de la Knéset solo han servido para profundizar la brecha entre judíos y árabes, en un momento en que el gobierno israelí está haciendo grandes esfuerzos para mejorar las vidas de los ciudadanos árabes. Por ejemplo, un comité parlamentario israelí anunció en abril pasado la decisión de asignar 20 millones de shekels ($ 5,6 millones) a un nuevo programa diseñado para aumentar el número de árabes israelíes con empleos en el sector tecnológico. El comité dijo que el gobierno israelí ya ha invertido $ 1.2 mil millones de los $ 4,2 mil millones asignados al desarrollo económico de los árabes y otras minorías como parte de una decisión del gabinete de 2015.

Los árabes en Israel son ciudadanos iguales, y los derechos que disfrutan son mucho más de lo que disfrutarían en cualquier otro país de Medio Oriente. En una encuesta publicada en 2016, el 55% de los ciudadanos árabes de Israel dijeron que estaban orgullosos de ser ciudadanos israelíes. Otra encuesta, publicada en 2017, encontró que el 60% de los ciudadanos árabes de Israel tienen actitudes positivas hacia el estado.

Los líderes árabes israelíes pueden incitar contra Israel tanto como deseen. Su calumnia no cambiará la realidad de que Israel es la única democracia próspera en Medio Oriente, y trata a sus minorías con respeto. Mientras las minorías son perseguidas y asesinadas en Siria, Líbano, Egipto, Iraq, Libia y otros países árabes e islámicos, los ciudadanos árabes de Israel se están integrando al estado. Tienen altos cargos en el Tribunal Supremo, el Ministerio de Asuntos Exteriores, el sector de la salud e incluso la Policía de Israel.

La nueva ley no ha cambiado esta realidad; de hecho, a la mayoría de los ciudadanos árabes ni siquiera parece importarles la nueva ley. La mayoría de los árabes en Israel continúan despertando por la mañana y siguen con sus vidas. Pueden trabajar donde quieran, pueden viajar a cualquier parte del país y seguirán disfrutando de todos los privilegios, beneficios y libertades que tienen los ciudadanos judíos.

Sin embargo, algunos de los líderes de los ciudadanos árabes de Israel tienen algo muy diferente en mente. Quieren que los israelíes abandonen su deseo de que Israel sea una patria judía, porque esperan que algún día los judíos se conviertan en una minoría en su propio país. Durante demasiado tiempo, estos líderes han estado incitando a sus electores contra Israel y los judíos. Si estos líderes son tan infelices en Israel, tal vez deberían considerar mudarse a Ramallah o a la Franja de Gaza o cualquier país árabe. Tal vez les gustaría renunciar a la Knéset. ¿Por qué se abstienen de hacerlo? Porque es en el hogar judío, supuestamente tan dañino para ellos, que ellos y sus hijos pueden vivir y prosperar.

Bassam Tawil, un árabe musulmán, tiene su base en el Medio Oriente.

Fuente: Gatestone Institute / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí