Inicio » Opinión » Análisis » Una unión menos perfecta: Israel casi ha renunciado a la UE

Una unión menos perfecta: Israel casi ha renunciado a la UE

Enlace Judío México.- Netanyahu considera cada vez más que los vínculos con Bruselas son una “causa perdida” y cree que puede obtener los mismos beneficios mejorando las relaciones con los Estados miembros. Muchos israelíes están de acuerdo

RAPHAEL AHREN

El 11 de diciembre fue un día frío y tormentoso en Bruselas.

Por la mañana, la secretaria de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, dio la bienvenida al primer ministro Benjamin Netanyahu en la sede del Consejo Europeo rechazando su visión de que todo el continente reconoce a Jerusalén como la capital de Israel.

Algo más tarde, Netanyahu se reunió con los 28 ministros de relaciones exteriores de la UE para un debate que esperaba podría descongelar la dura postura de la unión sobre las políticas de Israel con respecto a los palestinos, pero principalmente le mostró que los europeos no se conmovieron con sus argumentos.

El primer ministro estaba programado para reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pero canceló la reunión con poca antelación. Su oficina citó las inclemencias del tiempo y la necesidad de estar presente más tarde esa noche en la Knéset para la primera lectura de un proyecto de ley que impediría que las tiendas de conveniencia abran en Shabat.

A primera hora de la tarde, la caravana de Netanyahu seguía avanzando por las calles nevadas de Bruselas en su camino al aeropuerto, donde las alas de su Boeing debían descongelarse antes del despegue, cuando Mogherini eligió aún palabras más descaradas para rechazar la visión del primer ministro de los países europeos que mueven sus embajadas a Jerusalén.

Puede mantener sus expectativas para los demás, porque desde el lado de los Estados miembros de la Unión Europea este cambio no llegará“, dijo en una conferencia de prensa.

El frío día de Netanyahu en Bruselas profundizó aún más una crisis en curso entre Israel y la UE. Las relaciones bilaterales han sido tensas durante años, pero el hecho de que la unión derrame agua fría sobre el reconocimiento de Jerusalén por parte de Estados Unidos y el desprecio de Netanyahu por Juncker, afianzó aún más un abismo cada vez más amplio entre las dos partes.

Netanyahu siente que es una causa perdida“, dijo una fuente diplomática bien ubicada a The Times of Israel recientemente, y agregó que el premier ahora lamenta incluso haber viajado a Bruselas.

Estamos en una crisis muy profunda. Es una crisis real y genuina. Y si las cosas no cambian, golpearemos pronto una pared de ladrillos“.

Primer ministro Benjamin Netanyahu durante una reunión de desayuno con ministros de Asuntos Exteriores de la UE en el edificio del Consejo de la UE en Bruselas el 11 de diciembre de 2017. (AFP Photo / Pool / Geert Vanden Wijngaert)

La UE ha sido durante mucho tiempo un saco de boxeo popular para los políticos israelíes, con miembros de la coalición y algunos en la oposición que coinciden en que la unión trata injustamente al estado judío y a menudo se ubica en el lado equivocado de la historia.

La firme oposición de Bruselas a la expansión de los asentamientos y la demolición de estructuras palestinas por parte de Israel, así como la financiación europea de organizaciones sin fines de lucro de izquierda, han enfurecido a los israelíes de derecha durante años.

Pero el encono entre Jerusalén y Bruselas ha alcanzado tal profundidad que algunos funcionarios israelíes ahora creen que Netanyahu ha renunciado casi por completo a la UE.

Los lazos de Israel con los 28 miembros de la unión empeoraron significativamente después de la decisión de la UE de noviembre de 2015 de etiquetar los productos de los asentamientos. En su enojo inicial, Israel suspendió contactos con la UE, pero pronto los reincorporó. Hubo otros signos de distensión, por ejemplo cuando un alto funcionario de Bruselas dijo a finales de 2016 que la unión estaba dispuesta a convocar de nuevo el Consejo de Asociación UE-Israel, un foro bilateral a nivel ministerial, después de un paréntesis de cinco años.

Pero las relaciones rápidamente volvieron al sur otra vez. En julio de 2017, se oyó a Netanyahu, durante una visita a Budapest, llamando a la UE “loca” por insistir en vincular el avance de las relaciones bilaterales con el progreso en el proceso de paz.

Las tensiones se exacerbaron después del reconocimiento del presidente Donald Trump el 6 de diciembre de 2017 de Jerusalén como la capital de Israel, una medida a la que la unión se opuso con vehemencia.

El invierno pasado en Bruselas -la capital de facto de la UE llamada por los asesores de Netanyahu como la “guarida del león” – el primer ministro esperaba poder cambiar las supuestas inclinaciones pro-palestinas de la unión. Pero a pesar de que ambas partes informaron que las reuniones fueron cordiales y sin antagonismos, en conversaciones privadas los funcionarios israelíes admiten que Netanyahu volvió a casa profundamente decepcionado.

El primer ministro Benjamin Netanyahu desayuna con los ministros de Asuntos Exteriores de los países de la UE en Bruselas, el 11 de diciembre de 2017. (Avi Ohayon / GPO)

Para colmo de males, Bruselas también asumió el papel de principal defensor del acuerdo nuclear iraní después de que Trump anunciara la retirada de Estados Unidos del pacto histórico el 8 de marzo. Bruselas no solo condenó la decisión del presidente sino que prometió proteger a las compañías europeas de las sanciones reintroducidas.

Los ataques israelíes al sindicato han aumentado en frecuencia e intensidad. Los ministros acusan abiertamente a la UE de financiar boicots antiisraelíes e incluso organizaciones con vínculos terroristas.

Los lazos llegaron a un punto más bajo en junio, cuando Netanyahu dijo que no tenía tiempo para reunirse con Mogherini durante un viaje planeado a Jerusalén. En términos diplomáticos, esa fue una bofetada tan grande como puede serlo. La razón oficial dada fue la apretada agenda del primer ministro, pero en comentarios filtrados, sus ayudantes no hicieron intentos de negar que estaba enviando un mensaje.

Israel está harto de la UE, dijeron, y si Mogherini piensa que puede agitarse contra del reconocimiento de Trump en Jerusalén, luchar por el acuerdo con Irán y esperar ser bien recibida en Israel, está equivocada.

El embajador de la UE en Israel Emanuele Giaufret en su oficina de Ramat Gan (Ariel Zandberg)

Cuando una fuente anónima acusó al embajador de la UE en Israel, Emanuele Giaufret, de haber dicho que la llamada ley del estado judío “apestaba a racismo“, Netanyahu lo convocó de inmediato para reprimir al Ministerio de Asuntos Exteriores.

Giaufret negó públicamente que usara ese tipo de lenguaje, preguntándose por qué lo estaban censurando simplemente en base a informes no confirmados en los medios.

La postura de la UE

La UE hasta ahora no ha respondido. Los funcionarios europeos insisten en que las relaciones bilaterales siguen siendo fuertes, haciendo hincapié en una cooperación fructífera en ciencia, tecnología e incluso en la lucha conjunta contra el crimen organizado y el terrorismo.

El mes pasado, algunos profesionales superiores de la UE visitaron Jerusalén y Ramallah para una “revisión de las modalidades de compromiso de la UE sobre el terreno en apoyo de una solución de dos estados“. Los resultados de esta revisión aún no se han publicado, pero Bruselas dejó en claro que “No hay intención de reducir el nivel actual de financiación de la UE, ni de revisar las políticas de la UE sobre el proceso de paz en Oriente Medio“.

El comisario de policía de Israel, Roni Alsheich, con la directora ejecutiva de Europol, Catherine De Bolle, en La Haya, el 17 de julio de 2018. (cortesía de Europol)

Puede haber desacuerdos políticos, los funcionarios europeos admiten, pero Jerusalén y Bruselas comparten un compromiso con la democracia y los valores occidentales. Los israelíes no deberían olvidar que la unión sigue siendo el principal socio comercial de Israel, dicen.

Mogherini ha sido el santo patrón del tratado de Irán desde el principio, también señalan, tanto porque Europa tiene un interés económico en la República Islámica como porque cree que es la mejor manera de evitar que Teherán se vuelva nuclear.

Y la unión ha adoptado una posición tan fuerte sobre Jerusalén, dicen los funcionarios en conversaciones privadas, a fin de preservar el escaso consenso sobre los problemas del Medio Oriente que quedan.

Explican que en un momento en que países como Hungría y la República Checa se vuelven cada vez más acogedores con Israel, mientras que otros, como Francia o Irlanda, continúan apoyando la causa palestina, el sindicato teme que sus posiciones comunes sobre los asuntos centrales podrían desmoronarse si no los defiende vigorosamente.

El primer ministro Benjamin Netanyahu (L) y su homólogo húngaro, Viktor Orban, dan una conferencia de prensa conjunta en el parlamento en Budapest, Hungría, el 18 de julio de 2017. (AFP photo / Oficina del Primer Ministro húngaro y Pool / Karoly Arvai)

A pesar de estas diferencias significativas, la UE quiere seguir fomentando buenos lazos con Israel. Pero la sensación no es mutua.

Mientras la unión continúe vinculando cualquier progreso en las relaciones bilaterales con el progreso con los palestinos, los esfuerzos para mejorar los acuerdos bilaterales permanecerán congelados, dijo el funcionario diplomático israelí a The Times de Israel.

La UE todavía defiende el acuerdo nuclear de Irán, que consideramos una amenaza existencial. ¿Cómo se supone que debemos tratarlos?

Si Israel no puede lograr que Bruselas se dé cuenta de lo absurdo de mantener sus lazos con Jerusalén como rehenes del proceso de paz, “entonces no estoy seguro de que haya algún valor agregado en nuestra relación“, agregó el funcionario.

Según este argumento, los beneficios de la cooperación UE-Israel también se pueden cosechar mediante acuerdos bilaterales con Estados miembros individuales. Los funcionarios de la UE impugnan esa afirmación, pero muchos políticos israelíes respaldan la línea del primer ministro.

Apoyando a las ONG que se oponen al gobierno de Israel y en algunos casos se oponen al derecho de Israel a existir, la UE socava nuestra soberanía y falta el respeto a nuestra democracia. La UE ha asumido una posición virtualmente ininterrumpida que critica a Israel y apoya a los palestinos“, dijo el viceministro de Diplomacia, Michael Oren.

¿Cuántos discursos antisemitas e incluso antieuropeos de Abu Mazen [el líder palestino Mahmoud Abbas] les llevó a salir a condenarlo? La UE todavía defiende el acuerdo nuclear de Irán, que consideramos una amenaza existencial. ¿Cómo se supone que debemos tratarles?

Esta semana, Oren se unió al ministro de Seguridad Pública, Guilad Erdan, para llamar a la UE “moralmente en bancarrota” por su oposición a la reimposición de las sanciones de Estados Unidos contra Irán.

Michael Oren
@DrMichaelOren
Irán está en crisis financiera pero la UE está moralmente en bancarrota. Imagine amenazar con sancionar a los europeos que se niegan a hacer negocios con Irán y ayudarlo a financiar el terrorismo, incluso en Europa.

La oposición de Israel también tiene muchos agravios con la UE, pero argumenta que el gobierno actual aún no debería renunciar a la unión.

Europa es un socio comercial clave y sigue siendo un jugador importante en la arena internacional“, dijo el líder del partido Yesh Atid, Yair Lapid, a The Times of Israel esta semana.

El gobierno puede y debe gestionar las relaciones mucho mejor sin comprometer un milímetro nuestros valores y prioridades: la Unión Europea está equivocada con Irán, debe poner fin al financiamiento de las ONG antiisraelíes, debe poner fin a su participación en nuestro sistema legal y político y debe terminar con el etiquetado absurdo de los productos de Judea y Samaria y los Altos del Golán“.

Al mismo tiempo, cambiar las posiciones de la UE en estos asuntos “requiere una diplomacia inteligente, una inversión real en nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores y un trabajo duro“, continuó Lapid. “Eso no está sucediendo bajo este gobierno“.

Todo eso no quiere decir que los diplomáticos israelíes encargados de promover las relaciones con la UE no se esfuercen constantemente para avanzar en los acuerdos bilaterales. No han perdido la esperanza por completo, pero a la luz de las señales inequívocas que provienen de los líderes políticos, es probable que Israel continúe presionando a la UE.

Fuente: The Times of Israel / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend