(JTA) — Salió a la luz material de video del año 2013 del líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, quien está luchando contra acusaciones de antisemitismo, en el que implica que los sionistas no pudieron comprender las formas de pensamiento británicas a pesar de criarse en el país.

En un clip del discurso de Corbyn publicado por The Daily Mail, Corbyn dijo a los asistentes a una conferencia en Londres que “los sionistas… claramente tienen dos problemas. Una es que no quieren estudiar historia, y en segundo lugar, habiendo vivido en este país durante mucho tiempo, probablemente durante toda su vida, tampoco entienden la ironía inglesa. Necesitaban dos lecciones, con las que quizás podríamos ayudarlos”.

La conferencia, que fue promocionada en el sitio web en inglés de la organización terrorista Hamás, contó con la participación de varios oradores polémicos, incluido uno que abogó por boicotear el Día del Holocausto y otro que culpó a Israel por los ataques del 11 de septiembre.

Garda Kharmi, que también participó en la conferencia, fue citado por The Daily Mail de haber dicho en otra conferencia de 2017 que “los judíos no eran queridos en Europa” y que eran “personas impopulares, no queridas, que fueron arrojadas en el [Medio Oriente].”

Stephen Pollard, editor del Jewish Chronicle de Londres y acérrimo crítico de Corbyn, tuiteó que Corbyn “sin duda piensa que está usando la ‘tarjeta para salir gratis de la cárcel’ antisemita al decir sionista en lugar de judío. Pero es casi imposible leer esto como algo más que una referencia a los judíos”.

También dijo: “Lean esto con judíos, en lugar de sionistas”.

El mes pasado, los tres periódicos judíos de Gran Bretaña, incluida Chronicle, se unieron para publicar una advertencia editorial de primera página sobre la amenaza “existencial” contra los judíos británicos que plantearía un gobierno dirigido por Jeremy Corbyn.

“Lo hacemos porque el partido que fue, hasta hace poco, el hogar natural de nuestra comunidad, ha visto sus valores e integridad erosionados por el desprecio corbynista por los judíos y por Israel”, dijeron los editoriales refiriéndose al Partido Laborista. “La mancha y la vergüenza del antisemitismo han pasado por la Oposición de Su Majestad desde que Jeremy Corbyn se convirtió en líder en 2015”.

Esta retórica fue compartida este martes por Marie van der Zyl, presidenta de la Junta de Diputados de judíos británicos, cuando dijo a la cadena i24News de Israel que “es como si Jeremy Corbyn hubiera declarado la guerra a los judíos”.

https://twitter.com/EylonALevy/status/1031930967382999041

“La idea de que los judíos británicos de alguna manera no hayan absorbido los valores británicos es escandalosa”, dijo Jonathan Sacerdoti, un activista antirracista, a The Daily Mail en respuesta a los comentarios de Corbyn.

“Dudar de nuestra identidad británica porque no estamos de acuerdo con tus puntos de vista controvertidos sobre Palestina, cuando eres el que está fraternizando con los extremistas, es profundamente antisemita. Los judíos británicos tienen razón al estar asustados”.

A principios de esta semana surgió que la secretaria de Corbyn había exhortado a los partidarios laboristas a oponerse a los candidatos que aparecieran en medios de comunicación judíos. En un panfleto publicado por la Campaña de Solidaridad Palestina en 2010, Nicolette Petersen recomendó que los miembros del Partido Laborista “lean Jewish Chronicle en línea y miren los sitios web que les mostrarán por quién no votar”,afirmando que era mejor desviar el respaldo del partido que respaldar a cualquiera que se considerara a sí mismo un “amigo de Israel”, de acuerdo a lo publicado por el diario The Sun este lunes.

El incidente es el último de una serie de revelaciones que detalla la antipatía de Corbyn por el Estado judío y destaca la creciente brecha entre la izquierda británica y la comunidad judía del país.

Este martes, el canal i24News informó que Corbyn llamó a la líder de la oposición israelí Tzipi Livni una “criminal de guerra” durante una visita de 2010 a la Franja de Gaza. Escribiendo para Morning Star, un periódico comunista, afirmó que “cualquier plan del gobierno británico para reducir la oportunidad de arrestar” a la exministra de Asuntos Exteriores israelí sería “visto como una confirmación más de la duplicidad británica en el trato al pueblo palestino”.

Esa revelación se produjo apenas un día después de que surgiera que Corbyn, que ya enfrentaba el escrutinio sobre sus varios contactos con varios grupos terroristas palestinos, organizó un panel en 2012 en el que participaron varios miembros de alto rango de Hamás, la organización terrorista que controla Gaza.

Corbyn apareció junto a varias personas que habían sido condenadas por asesinato y que habían sido liberadas el año anterior en un intercambio de prisioneros.

Entre los que aparecieron con Corbyn estaban Khaled Mashaal, quien en ese momento era el jefe político de Hamás, y Husam Badran, el antiguo jefe del ala militar del grupo que había supervisado una serie de atentados que mataron a decenas de civiles israelíes, incluidos los ataques de 2001 en la pizzería Sbarro en Jerusalén y en la discoteca Dolphinarium en Tel Aviv. Junto a Mashaal y Badran estaba Abdul Aziz Umar, responsable del ataque contra el Café Hillel en Jerusalén en 2003.

Corbyn dijo durante el panel que “su contribución fue fascinante y electrizante” a pesar del hecho de que los participantes parecían abogar por ataques violentos contra Israel. Badran fue filmado en el evento diciendo que los palestinos habían sido desplazados por la fuerza y ​​que “el regreso sólo será viable a través de la resistencia militar y armada, y nada más”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción