Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » El judío-británico prisionero de guerra salvado de sus captores nazis por sus camaradas

El judío-británico prisionero de guerra salvado de sus captores nazis por sus camaradas

Enlace Judío México.- Cuando el oficial de las SS vino por el sargento Alec Jay, sus compañeros de armas formaron un círculo a su alrededor, diciendo que quien intentara llevarlo ‘tendría que dispararnos a todos’.

La historia de un prisionero de guerra judío-británico cuyos camaradas lo protegieron de los guardias nazis durante la Segunda Guerra Mundial ha salido a la luz en una biografía escrita por su hijo.

El sgto. Alec Jay servía en la retaguardia británica durante el Asedio de Calais en mayo de 1940, mientras los soldados en retirada defendían un bolsillo cada vez menor de tropas aliadas a lo largo de la costa francesa y buscaban ganar tiempo para las evacuaciones a Gran Bretaña en Dunkerque, a 48 kilómetros de distancia.

Jay, de 20 años, era un fusilero en el batallón de los Rifles de la Reina Victoria, y él y sus camaradas lograron aguantar durante cuatro días, ganando a las fuerzas británicas un tiempo inestimable para escapar del continente invadido.

Éramos alrededor de 3.000, contra dos divisiones alemanas y medias, 25.000 hombres más el armamento más sofisticado“, escribió más tarde. “¿Cómo lo hicimos tan bien? A decir verdad, no lo sé“.

Alec Jay (R) con su pelotón (John Jay)

Pero las tropas finalmente se quedaron sin munición y se vieron obligadas a rendirse. Fueron capturados y partieron en una marcha de tres semanas a Alemania. Finalmente, Jay terminó en el campamento Stalag VIII-B en Lamsdorf, en el este de Alemania.

Los prisioneros trabajaron arduamente en el campamento, pero para Jay, la vida como prisionero de guerra era particularmente difícil. Había enterrado los objetos religiosos que lo identificaban antes de rendirse, y ante sus captores se había declarado miembro de la Iglesia de Inglaterra, pero el peligro de que lo descubrieran como judío siempre se cernía sobre su cabeza.

Esto finalmente sucedió, aparentemente después de ser traicionado por un soldado británico antisemita. Un oficial de las SS se acercó a los prisioneros y gritó: “¿Dónde está Alec el judío? ¿Dónde está el bastardo de nariz ganchuda?

Pero antes de que Jay pudiera acercarse, sus amigos lo rodearon en un círculo protector, abucheando y silbando a los alemanes mientras los últimos preparaban sus armas apuntándoles.

Un sargento respondió: “No me importa si Alec es judío. Lleva uniforme británico y no podrán apartarlo de nosotros. Si lo intentan, tendrán que dispararnos a todos“.

El enfrentamiento fue interrumpido por el propio Jay, quien destacó al oficial de las SS el valor de sus habilidades lingüísticas, que le habían permitido en el pasado actuar como mediador entre los presos y los guardias.

Los alemanes finalmente retrocedieron, y Jay pudo permanecer con sus amigos.

Alec Jay (última fila, centro) en cautiverio en 1942 (John Jay)

La historia está narrada en el libro “Enfrentar las probabilidades de miedo“, del hijo de Alec, John Jay, disponible en Pen & Sword Books el 30 de agosto.

Portada del libro Enfrentando las probabilidades del miedo, por John Jay, publicado en edición de bolsillo agosto de 2018

John encontró las memorias parciales de su padre después de la muerte de sus padres.

Alec hizo varios intentos fallidos de escapar, pero finalmente lo logró en marzo de 1945, cuando el ejército soviético avanzó hacia el oeste y el campamento fue evacuado por los alemanes en retirada.

Terminó con partisanos checos, y luchó con ellos hasta el final de la guerra.

Eventualmente regresó a casa con su familia y regresó a su trabajo antes de la guerra, como corredor de bolsa en Londres. Pero la guerra había cobrado un alto precio a Jay, y sufrió un trauma posterior por el resto de sus días, volviéndose duro y, a menudo, insensible.

Sus nervios crispados simplemente no podían hacer frente a la vida normal“, dijo John al Daily Mail. “Estaba obsesionado con el hecho de que cinco años de su vida habían desaparecido … Estaba abrumado por toda la crueldad infrahumana que no solo había presenciado, sino en la que había participado ‘estando en combate’“.

La ira inextinguible fue su mayor demonio. El odio a ‘los hunos’ lo mantuvo en pie durante su cautiverio, pero no sirvió de nada en tiempos de paz, envenenando sus relaciones con familiares, amigos y colegas“.

Intentó en un momento escribir una memoria, pero solo logró un registro parcial, que guardó para sí mismo.

Alec Jay (2nd L) en Praga, mayo de 1945 (John Jay)

John dijo que realmente no conoció a su padre hasta después de su muerte en 1993 y el descubrimiento de sus escritos, lo que lo llevó a iniciar una investigación sobre la vida y las experiencias de su padre.

Escribir este libro me ha acercado mucho más a mi padre y me ayudó a entender por qué estaba tan preocupado en su vida posterior“, dijo al Mail.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *