avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- La European Jewish Cemeteries Initiative, ESJF, ha restaurado más de 100 cementerios en Europa central y oriental desde su creación en 2015.

LINDA GRADSTEIN

Sergei Levashov sale de su pequeña casa de madera sin camisa en el calor del verano. En la calle, docenas de jasidim de Jabad beben vodka para celebrar. Han venido aquí para señalar el hecho de que el antiguo cementerio judío de esta aldea ahora está rodeado por una valla de acero y una nueva pasarela de madera que termina en una brillante puerta de acero con estrellas judías.

Levashov dice que su abuela y su hermana gemela, ambas de 92 años, no están en casa, ya que fueron a una fiesta de té en el pueblo. Pero recuerdan cuando los judíos vivían en Lubavitch hasta la década de 1940. Su abuela también sufrió bajo la ocupación nazi de esta área durante la Segunda Guerra Mundial, dice.

Si alguien ocultaba a los partisanos rusos, toda su familia era asesinada“, dijo. “Estoy recopilando la historia de este lugar, y me gustaría hacer una película al respecto“.

Caminando por las calles de tierra aquí, parece que alguien ya hizo una. Se parece mucho a Anatevka de ‘El violinista sobre el tejado’. El pueblo tiene entre 200 y 300 residentes, dice el alcalde Yuri Ivashkin, que vive en un pueblo cercano. La gente todavía viaja a caballo y en buggy, y la mayoría se gana la vida de la agricultura.

El alcalde Ivashkin está familiarizado con el sitio judío de Uman en Ucrania, la ubicación de la tumba del rabino Nachman, el fundador de Breslav Hasidim. Decenas de miles de israelíes visitan Uman cada año, especialmente cerca de Rosh Hashaná. Ivashkin dice que le gustaría ver un número similar viniendo a Lubavitch, que está a unas seis horas de Moscú desde la frontera con Bielorrusia.

El cementerio de Lubavitch data de al menos 1800. Es el lugar de entierro de dos rebbes de Lubavitcher, conocidos como Tzemach Tzedek (Menachem Mendel Schneersohn, que murió en 1866), y su sucesor Shmuel Schneersohn, que murió en 1882.

Hay un ohel, que significa mausoleo, alrededor de la tumba de Tzemach Tdedek dentro del cementerio. Para las docenas de hasidim Lubavitch que han venido a visitar la nueva puerta y cerca del cementerio, el ohel es un lugar sagrado. Se quitan los zapatos en la entrada y rezan y cantan dentro. También escriben notas y oraciones al Rebe.

Antes de viajar las seis horas desde Moscú, fueron a la mikve o baño ritual. La mayoría está ayunando en preparación para visitar el sitio.

Lubavitch también tiene una historia más reciente. En 1941, los soldados nazis masacraron a 483 judíos aquí, disparándoles en un barranco cercano. Un monumento al Holocausto en el sitio enumera los nombres de 74 de las víctimas.

El cercado del cementerio es el último proyecto de la Iniciativa Europea de Cementerios Judíos, ESJF, que ha restaurado más de 100 cementerios en Europa central y oriental desde su creación en 2015. Estiman que hay un total de 8000 cementerios judíos que deben ser vallados y protegidos. La organización está financiada por el gobierno alemán con un presupuesto de un millón de euros al año y donaciones privadas.

Philip Carmel, el CEO de ESJF dice que la financiación de Alemania es significativa.

Los cementerios no están protegidos en Europa porque no hay comunidades (judías) allí“, dijo Carmel. “Y la razón por la que no hay comunidades allí es porque los nazis los mataron“.

Muchos de estos cementerios han sido blanco de vándalos antisemitas. Además, los cementerios se pueden construir para vivienda u otros usos. Mientras que los cementerios judíos fueron originalmente construidos fuera de los límites de la ciudad de acuerdo con la ley judía, ya que estos pueblos se han expandido, algunos de los cementerios ahora son propiedades inmobiliarias de primer orden en el centro de la ciudad. Las tormentas y otros desastres climáticos naturales pueden infligir daños en estos antiguos cementerios.

En otros casos, las aldeas locales que no tienen suficiente espacio en sus cementerios desentierran los cuerpos de los cementerios judíos y utilizan el espacio para enterrar a los muertos no judíos. Todo esto es un peligro si los cementerios no están debidamente cercados.

Incluso un lugar como este que era tan famoso no estaba cercado y era como la jungla que vemos allí“, dijo el director ejecutivo de ESJF, Philip Carmel, señalando el área cubierta alrededor del cementerio. “Durante 200 años, no ha habido una demarcación real. Espero que este sea el primero de una serie de proyectos en esta región. Hay alrededor de 50 cementerios en la región que requieren la misma delineación básica“.

Las lápidas tienen diferentes formas. A diferencia de hoy, dice Carmel, los trabajadores del cementerio simplemente encontraron grandes rocas talladas directamente por encima, en lugar de extraer y tallar lápidas individuales.

El ESJF usa una serie de herramientas para delinear los límites de los cementerios desde los antiguos mapas zaristas hasta los mapas del Ejército Rojo, la fotografía aérea de la Luftwaffe alemana y los registros de la comunidad judía.

Contratan ingenieros e inspectores rabínicos para que visiten estos remotos cementerios y traten de salvarlos.

En muchos sentidos, este proyecto en Lubavitch no es típico del trabajo que hace ESFJ. Es el primer cementerio en Rusia que ha sido vallado. Tal vez debido al fuerte gobierno de Vladimir Putin, quien tiene estrechos vínculos con el Gran Rabino de Rusia, el rabino Berel Lazar, pocos cementerios en Rusia han sido profanados. En este caso, un donante privado, Joseph Papack, un hombre de negocios con sede en Nueva York, pagó por el trabajo. Donó $ 100,000 para la valla alrededor del cementerio y la puerta. Él también estuvo presente para la inauguración.

Me hace sentir muy conectado con mi historia y me hace sentir muy orgulloso“, dijo Popack al The Jerusalem Report. “Me siento conectado con toda la gente aquí. Vivían tan modestamente y tenían tanta espiritualidad“.

ESJF espera que la publicidad que rodea el cercado del cementerio de Lubavitch aumente la conciencia de la necesidad de restaurar más cementerios en Europa central y oriental antes de que sea demasiado tarde.

Para muchos en ESJF, salvar estos cementerios es una misión sagrada.

En todas las fuentes está escrito claramente que los que estamos vivos no podemos sobrevivir sin que los muertos recen por nosotros. De hecho, rezan por nosotros“, dijo el Rabino Isaac Shapira, un hombre de negocios y filántropo con sede en Tel Aviv, a The Jerusalem Report. “El Talmud dice que el resto del alma en el cielo depende del resto del cuerpo. Si no los cuidamos, no nos cuidarán“.

El rabino Shapira también es hijo del ex miembro israelí de la Knéset, el rabino Avraham Shapira, así como presidente de la Junta y donante de ESJF. También en la junta está el moderado legislador israelí Yossi Beilin.

Dijo que el ESFJ espera completar la valla de otros 28 cementerios este año en Bielorrusia (un poco más allá de la frontera de Lubavitch), Ucrania, Serbia y el primer cementerio en la República Eslovaca.

Intentan trabajar en grupos de cementerios en un área al mismo tiempo, ya que muchas de estas áreas son remotas y llevan a los profesionales requeridos a una planificación previa. Hasta ahora, la organización ha “rescatado” 102 cementerios en Ucrania, Polonia, la República Checa, Moldavia, Bielorrusia y Serbia.

En muchas de estas áreas, la población judía fue aniquilada en el Holocausto. ESFJ trabaja con las autoridades locales que se comprometen a mantener la valla del cementerio. En muchos casos, dice Carmel, después de vallar un cementerio, las lápidas que han sido saqueadas de los cementerios son devueltas al cementerio.

En el caso de Lubavitch, las autoridades del pueblo se han comprometido a mantener el sitio e incluso están pavimentando algunas calles con asfalto para facilitar el acceso de los visitantes al sitio.

El rabino Schapira dice que es especialmente significativo que el proyecto en Lubavitch se inaugure justo antes de Rosh Hashaná.

Dios termina la Torá con el entierro de Moshe Rabbenu (Moisés es nuestro maestro) Cuidar de los cementerios y asegurarse de que ya no están sujetos a riesgos de destrucción es un deber sagrado para cada judío“.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí