MAYA MARGIT

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presidirá este mes una reunión de alto nivel del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la situación en Medio Oriente, en un intento por estrechar los límites diplomáticos de Irán. Se espera que el líder estadounidense use la sesión para enfocar la atención en el expansionismo regional de Teherán a través de sus representantes en Irak, Siria, Líbano y Yemen; su programa de misiles balísticos; y sus ventas globales de armas, todas las cuales, según la administración Trump, violan las resoluciones existentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

Queremos asegurarnos de que [los iraníes] comprendan que el mundo observa [y] esa es la razón principal de esta reunión“, explicó la embajadora de los EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, lo que llevó a los analistas a afirmar que el principal objetivo estadounidense es continuar aumentando la presión sobre los mulás.

En respuesta, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, acusó al presidente de Estados Unidos de hipocresía, tuiteando:

Solo hay una resolución del CSNU sobre Irán. @realDonaldTrump la está violando e intimida a otros para que hagan lo mismo. Ahora planea abusar de la presidencia [rotativa] del [Consejo de Seguridad que Washington mantiene en septiembre] para desviar una sesión – dedicada a Palestina durante 70 años- para culpar a Irán por los horrores que EE.UU. y clientes han desatado en todo M.E. (Oriente Medio, por sus siglas en inglés) #chuzpah“.

Zarif se refería a la aprobación unánime en julio de 2015 de la resolución 2231 del CSNU, que respaldaba el Plan de Acción Integral Conjunto -conocido comúnmente como el acuerdo nuclear de Irán- y la posterior retirada unilateral del presidente Trump del pacto en mayo.

Hasta la fecha, Washington no ha condenado a Irán en el Consejo de Seguridad debido al poder de veto de los partidarios de este último, Rusia y China. En febrero pasado, por ejemplo, Moscú torpedeó un intento de los Estados Unidos de denunciar a Teherán por el envío de armamento a los rebeldes Houthi en Yemen.

[El presidente Trump] busca movilizar el apoyo de la comunidad internacional, especialmente los firmantes del acuerdo nuclear de Irán“, con respecto a las sanciones económicas, el Dr. Raz Zimmt, investigador principal en el Instituto Nacional de Tel Aviv. Estudios de seguridad, afirmó a The Media Line.

[Los iraníes] consideran la comparecencia de Trump como una provocación y esperan que aproveche esta oportunidad para atacar a Irán“, elaboró. “La pregunta principal es si Trump quiere aprovechar esta oportunidad para concertar una reunión con el presidente [iraní] Hassan Rouhani, suponiendo que asista. Todavía no sabemos porque Zarif podría ser enviado en su lugar. Mi evaluación es que Teherán [de todos modos] nunca aceptará esa reunión.

Todo lo que veremos es continuación de la retórica anti-iraní, así que no creo que [el discurso de Trump] cambie nada en particular“, predijo el Dr. Zimmt.

Cada lado va a aprovechar esta oportunidad para expresar su postura“. El Dr. Eldad Pardo, experto en Irán de la Universidad Hebrea de Jerusalén, destacó a The Media Line que controlar a Teherán es un “problema importante de política exterior para Estados Unidos“. “Y que la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas estaría orientada a lograr que la República Islámica regrese a la mesa de negociaciones.

Trump quiere cambiar el comportamiento de Irán ejerciendo mucha presión sobre él“, explicó. “Sobre todo, a los Estados Unidos le gustaría ver a Irán abandonar sus ambiciones nucleares” y actividades desestabilizadoras en la región.

Para presionar a Irán, necesita reconstruir las sanciones paralizantes y para esto necesita una coalición internacional“, señaló el Dr. Zimmt, argumentando que otras naciones probablemente cumplirían con las demandas de Washington para mantener las relaciones diplomáticas y comerciales cruciales.

Un segundo lote de sanciones estadounidenses contra el sector petrolero iraní entrará en vigor en noviembre, con un informe de Oxford Economics que sugiere que las nuevas sanciones “paralizarán la economía [iraní]”, que podría contraerse hasta en un 4 por ciento el próximo año .

El presidente Trump afirmó el miércoles que Irán está en “total confusión” y que el régimen iraní ahora “solo está preocupado por su propia supervivencia“.

La sesión del Consejo de Seguridad está programada para el 26 de septiembre durante la apertura anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

Charles Bybelezer contribuyó a este informe.

Fuente: The Jerusalem Post  – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico