Inicio » Destacado » Israel termina ayuda humanitaria a refugiados sirios en la frontera norte

Israel termina ayuda humanitaria a refugiados sirios en la frontera norte

Enlace Judío México e Israel – Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) anunciaron este jueves la conclusión de la “Operación Buena Vecindad”, lo que pone punto final a cinco años de asistencia humanitaria de Israel a ciudadanos sirios al otro lado de su frontera norte.

“El gran y prolongado esfuerzo humanitario ha llegado a su fin con el retorno del régimen al sur de Siria”, dijo el ejército en un comunicado, reportó el sitio The Times of Israel.

Los militares comenzaron a permitir el ingreso de sirios heridos a Israel para recibir atención médica a principios del año 2013, primero tratándolos en hospitales de campaña instalados en la frontera y más tarde en hospitales de la zona norte del país.

Esta asistencia se expandió considerablemente en 2016 con la creación de la “Operación Buena Vecindad”, que vio transportar mucha más ayuda material a Siria, así como la creación de una clínica diurna en la frontera y un programa para permitirles a los sirios ingresar a hospitales israelíes para ofrecérseles tratamiento a afectaciones consecuencia del conflicto.

Recientmente, un reporte señaló que Israel presuntamente brindó ayuda militar a grupos rebeldes en el sur de Siria a lo largo de los últimos años con tal de que estos mantuvieran alejadas de la frontera a las fuerzas de Irán, que respaldan al régimen de Damasco desde el año 2013, e ISIS.

Según las FDI, desde 2013 más de 4,900 sirios fueron llevados a hospitales israelíes para recibir tratamiento médico, incluidos 1,300 niños. Otras 7,000 personas fueron tratadas en la clínica establecida en la frontera, conocida como Mazor Ladaj, cuyo nombre significa “alivio para el sufrimiento”.

Además, en el transcurso de cinco años, Israel transportó a Siria al menos 1,700 toneladas de alimentos; 1.1 millones de litros de combustible; 26,000 cajas de equipo médico y medicamentos; 20 generadores de energía eléctrica; 40 vehículos; 630 tiendas de campaña; 350 toneladas de ropa; 8,200 paquetes de pañales; y 49,000 cajas de comida para bebés.

Junto con las estadísticas actualizadas, el ejército israelí también publicó el jueves una serie de testimonios de sirios ayudados por el programa.

“Les deseo lo mejor y quiero agradecerles enormemente por la ayuda y por estar a nuestro lado. Si Dios quiere, esto no será olvidado y les diremos a nuestros hijos lo que hicieron”, dice en árabe un hombre sirio en una de las grabaciones reveladas por las FDI.

Además de la “Operación Buen Vecino”, las FDI participaron este año en un esfuerzo multinacional para sacar junto con sus familias de Siria a cientos de rescatadores voluntarios de la llamada Guardia Civil Siria, grupo opositor al régimen, mejor conocidos como los “Cascos Blancos”.

En una operación nocturna, Israel ayudó a transportar a los “Cascos Blancos” a través del territorio de Israel hacia Jordania, a petición de los países occidentales, entre ellos EE.UU. y Canadá.

Las Fuerzas de Defensa de Israel dijeron que se comprometieron en el gesto “fuera de lo común” debido al “riesgo inmediato” para las vidas de los civiles que representaba el avance de las fuerzas del régimen respaldadas por Rusia durante la campaña militar sobre la región sur de Siria.

El ejército argumentó que la razón primordial del cierre de operaciones humanitarias se debe a que el régimen de Bashar Al-Assad ha reconquistado la zona sur de Siria en su totalidad, después de una operación militar entre junio y julio contra uno de los últimos reductos de la oposición en el país.

“Las FDI ven en el régimen sirio a la parte responsable de todo lo que sucede en el territorio sirio”, dijo el ejército en una declaración el 6 de septiembre, cuando congeló su programa humanitario.

Con la “Operación Buen Vecino” congelada, el ejército a principios de este mes comenzó a demoler la clínica de Mazor Ladaj, con la asistencia de los grupos no gubernamentales que la atendieron durante más de un año.

De acuerdo a reportes, tras la recaptura de esta región por Damasco, Israel ha pedido a Rusia que se asegure de que las fuerzas del gobierno sirio no dañen ni masacren a civiles durante los combates.

Si bien Israel se ha mantenido en gran medida al margen de intervenir directamente en la guerra civil siria, la presencia en el territorio de Siria de Irán y sus aliados militares, como Hezbolá, lo han preocupado en los últimos años debido a que esto podría representar una amenaza de seguridad en su contra.

El mes pasado, las FDI confirmaron que al menos desde 2017 han llevado a cabo más de 200 ataques utilizando cerca de 800 proyectiles en contra de objetivos de Irán apostados en el territorio del país árabe, un inusual anuncio por parte del ejército israelí en lo que va de la guerra civil que se ha extendido por más de 7 años.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend