Enlace Judío México e Israel.-The Other Side of the Wind (EUA, 2018, 122m) es una de las películas más ansiadas por los amantes del cine. Orson Welles la comenzó a filmar en 1970 pero no lograba terminarla. Después de su muerte fueron los colaboradores los que la finalizaron y vio la luz en este 2018.

NEDDA G. DE ANHALT DESDE NUEVA YORK EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO

En verdad, este es un filme que pertenece al género de la cajita china o muñequita rusa; estamos ante un filme sobre otro filme, cuyo director es nada más y nada menos que John Huston. Además de él, aquí aparecerán más de ochenta actores en cameo rolls entre ellos, Frank Marshall, Peter Bogdanovich con los labios a veces pintados de rojo, Susan Strasberg muy linda con su pelo largo y uno de mis actores favoritos ya envejecido, Edmond O’Brien, que hizo uno de los mejores thrillers llamado Con las horas contadas (1949).

Más que una comedia enloquecida esta cinta póstuma de Orson Welles es una colosal autoparodia de cómo realizar una película. Y en el proceso escucharemos la micción de John Huston cuando entra al baño o veremos a un grupito de actores desnudos y la cámara haciendo especial énfasis sobre los senos de una de las concurrentes. Pocahontas hace su aparición y sostiene un duelo sexual de persecución con un actor; evidente burla de todos estos blancos maquillados para lucir como indígenas. Nada parece tener pies ni cabeza en este filme y hay un momento dado en que Huston saca un rifle y dispara a los guionistas porque carece de buenos diálogos. O en otra ocasión un técnico pregunta cuál es la diferencia de un dolly shot y un traveling (si es que no me equivoco en este segundo término pues repito las cosas de memoria).

Bien mirado, este testamento que nos ha dejado el creador de El ciudadano Kane (1941) es un homenaje que intentó con toda conciencia celebrar y honrar los rostros en su mayoría envejecidos de los actores más relevantes de una época dada del cine hollywoodense.

Otra de las gratas sorpresas de este festival fue American Dharma (EUA/Reino Unido, 2018, 100m) del gran documentalista Errol Morris. Él dirige la entrevista de Steve Bannon, que trabajó en la Casa Blanca al principio del mandato del Presidente Donald J. Trump. Las preguntas y las respuestas son un fascinante ping pong de opiniones. Tanto Bannon como la voz sin cara que lo está entrevistando son brillantes en sus preguntas y respuestas.

La idea de tomar diferentes escenas de las películas de guerra de Hollywood interpretadas con los parlamentos, respectivamente, de Gregory Peck, Kirk Douglas y John Wayne con la situación política actual, le confieren una textura intelectual a dicha entrevista. En especial, al final cuando se cita un diálogo con Falstaff -personaje de ficción creado por Shakespeare, que es algo vanidoso y pendenciero- y el rey Enrique IV. Éste último lo despide porque ya la misión del consejero se ha cumplido. La similitud de actitudes es obvia. Lo más notable de este filme fue que al final, los concurrentes de la sala aplaudieron esta cinta.

 

 

Continuará…

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈