Inicio » Destacado » Nuevo rollo de Torá simboliza un renacimiento judío liberal en la República Checa

Nuevo rollo de Torá simboliza un renacimiento judío liberal en la República Checa

(JTA) – Devuelven una Torá que es una reliquia originaria del país después de haber pasado las últimas décadas en una sinagoga de la Reforma en Londres

MARGARITA GOKUN SILVER/TRADUCCIÓN: SILVIA SCHNESSEL

Una de sus dos congregaciones reformistas judías está utilizando un nuevo rollo de la Torá en esta ciudad histórica para dar la bienvenida a las festividades y la serie de celebraciones solemnes y alegres que concluyen con Simjat Torá: el regocijo de la Torá.

Pero en realidad no es un nuevo pergamino en absoluto.

Originalmente un pergamino checo, la Torá ha pasado las últimas décadas en una sinagoga de la Reforma en Londres. Cómo llegó allí, y cómo llegó a Praga, apunta a la reconstrucción continua de la vida judía en la República Checa y al renacimiento de las tradiciones y la cultura que se perdieron en el Holocausto y bajo el comunismo.

No está claro cómo y cuándo se desplazó el rollo a la Sinagoga de la Reforma Hendon en la capital británica. No fue parte de Memorial Scrolls Trust, una colección de pergaminos checos vendida a la sinagoga de Westminster por el gobierno comunista checo en 1964. En cambio, fue entregada al rabino de Hendon en ese momento, Arthur Katz, por un feligrés en homenaje al legado de Katz. Nacido en Praga y educado en una escuela rabínica en el este de Checoslovaquia, Katz sirvió a una comunidad en Sobeslav cuando los nazis invadieron. Escapó por poco a Inglaterra en 1939.

Después que la Sinagoga de Hendon se fusionó con la sinagoga Edgware Reform Synagogue, la congregación recién formada se dio cuenta de que no había suficiente espacio para todos los rollos. Así que el rabino actual de Hendon, Stephen Katz, hijo de Arthur Katz, se puso en contacto con el rabino Andrew Goldstein, rabino emérito de la Sinagoga Liberal Northwood & Pinner en las afueras de Londres. Goldstein dijo que el joven Katz dijo que quería que fuera a la República Checa. El pergamino fue donado a la Unión Europea para el Judaísmo Progresista, o EUPJ.

A principios de este año, Goldstein lo trajo a Praga como obsequio para ZLU, la Unión Liberal Judía.

El techo de la sinagoga española. (Margarita Gokun Silver)

El nuevo rollo de la Torá de ZLU fue recibido el 28 de abril en una ceremonia en la sinagoga española aquí, donde el rollo fue leído por primera vez en más de 50 años en el país de origen. Una multitud proveniente de más de 25 países se reunió en su santuario, todos participantes de la primera conferencia de la EUPJ en la República Checa. Vinieron por Shajarit, un servicio matutino que ahora es una rareza en el edificio, que antes de la Segunda Guerra Mundial albergaba una próspera congregación judía reformista y hoy funciona como museo y espacio para eventos.

Había tantos fieles para el servicio que a las bancas de madera de la sinagoga, abajo y arriba,hubo que sumarles sillas plegables.

Tuve que obtener la aprobación del jefe de bomberos; probablemente haya alrededor de 470 personas allí“, dijo Jonathan Wootliff, miembro de la Junta Ejecutiva de EUPJ para la República Checa. “Nunca ha habido tanta gente en esa sinagoga desde antes de la guerra, el número más grande para un servicio en la memoria viva“.

Frantisek Fendrych, el presidente de ZLU, dijo que el pergamino se guarda en la Sinagoga Alta, donde se reúne una congregación ortodoxa, porque tiene la seguridad adecuada. La sinagoga está guardando el rollo de ZLU hasta que la sinagoga progresiva tenga su propio espacio: ahora se encuentra en cuartos temporales en el casco antiguo de Praga.

Para Goldstein, llevar la Torá a la República Checa fue una continuación natural de su trabajo de décadas dedicado a resucitar el Progresismo o, como se lo conoce en otras partes, el judaísmo reformista o liberal en el país. El rabino hizo su primer viaje a lo que entonces era Checoslovaquia a principios de los años ochenta. Desde entonces, y especialmente después de la caída del comunismo, ha presidido servicios y presentado conferencias en nacientes comunidades de reforma checa y eslovaca, y ha traído grupos de su congregación y otras.

Según Tomas Kraus, director ejecutivo de la Federación de Comunidades Judías en la República Checa, hay alrededor de 15,000 personas con antecedentes judíos en el país.

Adolf Hitler en el Castillo de Praga, 16 de marzo de 1939. (Crédito de la foto: Bundesarchiv / Wikipedia)

Antes de la guerra teníamos 350,000 judíos [en toda Checoslovaquia] y en [el territorio de] la República Checa actual 120,000“, dijo Kraus. “De los números puedes ver la magnitud de la catástrofe aquí“.

De todos los países europeos, con excepción de Alemania, el Holocausto duró más tiempo en la República Checa. Comenzó con el acuerdo de Munich de 1938 cuando la Alemania nazi anexó los Sudetes de Checoslovaquia y terminó varios meses después del Día V-E, solo después de que el campamento de Terezin fuera finalmente liberado tras una epidemia de tifus.

El recuerdo de lo que le sucedió a los judíos checos durante el Holocausto tiene una fuerte influencia en la identidad de los judíos checos modernos.

La Shoá [juega] un papel importante en la autodefinición de lo que significa ser judío”, dijo David Maxa, un estudiante rabínico en el Colegio Abraham Geiger de la Universidad de Potsdam en Alemania.

Maxa aceptó una cita para convertirse en el próximo rabino reformista de la República Checa cuando sea ordenado.

Una de mis misiones clave es asegurarme de que este tipo de patrimonio sea, al final, positivo, más que solo el duelo por el pasado pero también mirando el futuro“, dijo.

Construir comunidades fuertes y activas es parte de ese futuro. Hoy hay 10 congregaciones en la República Checa; además de las dos congregaciones progresivas, está la comunidad judía ortodoxa de Praga y varias congregaciones no denominacionales. ZLU, fundada hace 18 años por tres personas – Fendrych, Martin Hron y Simona Sternova – ha crecido desde entonces a una membresía de aproximadamente 150. Hasta ahora, ZLU no tenía su propia Torá.

Para ZLU, así como para otros judíos progresistas en la República Checa, el regreso del pergamino es altamente simbólico.

El rollo de la Torá es un gran reconocimiento y honor para nosotros; es un corazón nuevo de nuestra congregación“, dijo Fendrych a JTA por correo electrónico. “Nuestro sueño es volver a tener una vida judía estándar: estamos trabajando para llegar aquí en un futuro cercano a una vida judía más democrática y pluralista para nuestros hijos“.

La vieja sinagoga nueva en Praga, República Checa. (CC-BY-SA 3.0 Wikimedia / Øyvind Holmstad)

La historia de la vida judía en lo que hoy es la República Checa data de hace cientos de años. Praga tiene la sinagoga más antigua de Europa: la antigua sinagoga fue construida en 1270. El país cuenta con muchos filósofos y eruditos judíos conocidos, entre ellos el rabino Jehuda Loew ben Bezalel, el sabio y místico del siglo XVI que figura en las leyendas del Golem, una criatura mítica de arcilla que extrae venganza de los enemigos de los judíos. Y en el siglo XIX, Chequia, entonces parte del Imperio austrohúngaro, fue uno de los centros del judaísmo reformista, nacido para modernizar las creencias y prácticas judías.

Hoy el movimiento Reform está trabajando para restaurar esta vitalidad tradicional de la vida judía checa. Parte de ese trabajo es llegar a los judíos que no están involucrados.

Durante el comunismo, la formación de identidad judía fue altamente estigmatizada“, dijo Maxa. “Estamos tratando de cambiar este tipo de percepción y [construir] una comunidad de sinagoga abierta donde la gente pueda venir y ver que el judaísmo puede traer alegría y significado en la vida cotidiana a [aquellos] que han perdido la conexión con sus raíces judías“.

Sylvie Wittmann, una de las fundadoras de Bejt Simcha, la otra congregación reformista de Praga, se hace eco del sentimiento.

Traiga más Torá, traiga educadores, ayude a los judíos checos a entender su identidad“, dijo. “Necesitamos una vida judía normal“.

El regreso de un pergamino checo y su restauración al lugar que le corresponde -una congregación judía de la República Checa- es parte de esa normalidad.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend