Inicio » Opinión » Análisis » Las 5 veces que Nikki Haley deleitó a la comunidad pro-Israel

Las 5 veces que Nikki Haley deleitó a la comunidad pro-Israel

(JTA) — Cuando Nikki Haley dijo el martes que dejaría el cargo de embajadora de EE.UU. a fines de este año, los lamentos israelíes y pro-israelíes se volcaron rápidamente.

Ron Kampeas

Haley no se limitó a defender a Israel y su gobierno, encabezado por el primer ministro Benjamin Netanyahu, como lo habían hecho sus antecesores bajo las administraciones demócrata y republicana. Ella lideró un cambio de juego: bajo su supervisión, y con la aprobación del presidente Donald Trump, el apoyo a Israel se convirtió en una propuesta “con o contra nosotros”. Atacar a EE.UU. por defender a Israel, y contar con ser atacado de vuelta, fue el credo de Trump-Haley.

Una gran parte de los dos años de Haley en el organismo mundial fue acerca de Israel.

“Gracias por su apoyo, que condujo a un cambio en el estatus de Israel en la ONU”, dijo Danny Danon, embajador de Israel ante las Naciones Unidas, en Twitter.

El primer ministro Benjamín Netanyahu también ofreció su gratitud en una declaración.

“Quisiera agradecer a la embajadora @nikkihaley, quien dirigió una inflexible lucha contra la hipocresía en la ONU y en nombre de la verdad y la justicia de nuestro país”, dijo.

Los antecesores de Haley también habían respaldado firmemente a Israel en el cuerpo, pero hubo deslices. El último se produjo en diciembre de 2016, cuando la embajadora Samantha Power autorizó, a través del Consejo de Seguridad, una resolución que criticaba la política de asentamientos de Israel en los últimos días de la administración de Obama, aproximadamente un mes antes de la inauguración de Trump.

Fue un caso raro de un funcionario estadounidense que respaldó parcialmente las críticas de EE.UU. a Israel.

Netanyahu y la comunidad pro-israelí de centro y derecha ven a las Naciones Unidas como un nido de víboras, y cualquier concesión es vista como una traición. Ese fue el mensaje en la despedida del Comité de Asuntos Públicos Americano Israelí  a Haley en una sola palabra: “Consistentemente”.

“Apreciamos el fuerte liderazgo de @nikkihaley @USUN”, dijo AIPAC en Twitter. “Gracias por defender consistentemente los intereses de EE.UU. y nuestro democrático aliado Israel”.

Aquí están las cinco veces que Haley cambió el juego para Israel mientras fue embajadora ante las Naciones Unidas.

Recorte de fondos a la UNRWA

Israel y funcionarios a favor de Israel han criticado durante mucho tiempo a la UNRWA, la agencia de la ONU que administra la asistencia a los refugiados palestinos y sus descendientes, ya que dicen que es una definición demasiado amplia de lo que denota un refugiado palestino, permitiendo efectivamente que el estatus continúe indefinidamente.

Haley ayudó a encabezar la decisión de la administración de Trump el mes pasado de cortar los fondos para la agencia. El año pasado, EE.UU. aportó 360 millones de dólares, la mayor parte del presupuesto. Este año, después de destinar más de 60 millones de dólares, hubo una congelación y esta se volvió permanente el mes pasado.

Hablando en agosto en la Fundación para la Defensa de las Democracias, Haley dijo que el dinero podría fluir nuevamente si la UNRWA reconfigurara radicalmente la forma en que cuenta a los refugiados, reduciendo el número de 5 millones a 500,000.

“Seremos un donante si reforma lo que hace”, dijo de la UNRWA, “si realmente cambian el número de refugiados a un recuento preciso, miraremos hacia atrás para asociarnos con ellos”.

(Grupos liberales a favor de Israel criticaron los recortes de fondos, diciendo que eran crueles, y señalaron que los funcionarios de seguridad israelíes han argumentado durante mucho tiempo que la asistencia a la UNRWA ayuda a estabilizar la región).

Esa alocada fiesta en la ONU

Haley utilizó el veto de los EE.UU. para anular una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU el año pasado que criticaba el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel por Trump, pero sus partidarios tomaron la medida ante la Asamblea General para al menos obtener una victoria moral. (Las resoluciones del Consejo de Seguridad tienen fuerza de ley internacional; las resoluciones de la Asamblea General representan poco más que declaraciones).

Haley se puso a trabajar y logró un impresionante grupo de 64 miembros para que no votaran o votaran en contra de la resolución en la Asamblea General. Luego los invitó a una fiesta.

“Es fácil para los amigos estar con usted en los buenos momentos, pero son los amigos que están con usted en los tiempos difíciles los que nunca se olvidarán”, dijo la misión de EE.UU. en Facebook en enero. “Gracias a los 64”.

Abandono del Consejo de Derechos Humanos

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU convierte a Israel en un tema permanente de la agenda, incluso si incluye entre sus miembros a algunos de los peores violadores de los Derechos Humanos en el mundo, como Irán, China y Venezuela. El gobierno de Obama notó reiteradamente la anomalía, pero se apegó al Consejo en obligar a sus miembros a condenar los abusos en otros países.

Haley y el gobierno de Trump se quedaron durante 18 meses antes de llegar a la conclusión de que los insultos no valían la pena. El organismo “no era digno de su nombre”, dijo Haley en una aparición en conjunto con el secretario de Estado Mike Pompeo en junio.

Cancelar el reporte de apartheid

La Comisión Económica y Social de la ONU para Asia Occidental publicó un informe en marzo de 2017 acusando a Israel de apartheid. Haley, nueva en su papel, se propuso presionar al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para retirar el informe de la web. Guterres, sin duda desconfiando de tener un mal comienzo con la administración de Trump, hizo valer su informe en la agencia y el reporte desapareció pronto.

“Que tal propaganda anti-israelí provenga de un cuerpo cuya membresía casi no reconozca universalmente a Israel, no es sorprendente”, dijo Haley antes de la cancelación.

Rezando en el Muro de los Lamentos

Dos meses después del incidente del apartheid, Haley le dijo a la Red de Radiodifusión Cristiana que el Muro Occidental pertenecía a Israel, una desviación brusca de la política del anterior poder ejecutivo de no hablar acerca de quién reclama qué en Jerusalén. A finales de año, Trump reconoció a Jerusalén como la capital de Israel.

Fue un ejemplo temprano del papel de Haley como una señal de humo para un cambio significativo de la administración de Trump en la política de EE.UU. La nombraron hace un año para señalar que la administración Trump se retiraría del Acuerdo Nuclear de Irán y, como se señaló anteriormente, preparó el escenario para cortar el financiamiento de la UNRWA.

Sin embargo, reconocer el Muro Occidental como israelí pareció personal. Visitando Jerusalén un mes después de su entrevista con CBN, se separó de su cuerpo de seguridad para tocar el lugar sagrado y preguntar a los fieles cómo rezar.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

3 Comments

  1. Jaime Blanco Carbajal dice:

    Honor y Gloria al escogido pueblo de Dios , Israel el grande entre los grandes te saludo y te honro con mi respeto por siempre.

  2. LORENZO dice:

    AKA DESDE CHIAPAS, MEXICO SALUDITOS A TODOS

  3. LORENZO dice:

    ME GUSTARIA CNOCER MAS ACERCA DE LA NACION DE ISRAEL ES UN PUEBLO BELLO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend