Juntos venceremos
jueves 18 de julio de 2024

Khashoggi, víctima del terror saudí y entusiasta del terrorismo palestino

Enlace Judío México e Israel.- No hay justificación para su asesinato. Pero que no se blanquee lo que él creía – Su compromiso con Hamás y la Hermandad Musulmana, su esperanza de que Israel “moriría por la fuerza”, y los islamistas antisemitas con quienes pasó sus días finales

PETRA MARQUARDT-BIGMAN

El shock y la indignación totalmente legítimos sobre la desaparición y probable asesinato del destacado crítico saudí Jamal Khashoggi ha impedido hasta ahora en gran medida examinar sus puntos de vista.

Quizás inevitablemente, esto ha conducido a teorías de conspiración de la derecha – retweeteadas por Donald Trump Jr – acerca de un perverso complot de los medios ocultando que Khashoggi era realmente un simpatizante de Al Qaeda simulando ser un “reformista periodista demócrata“.

Por lo tanto, puede ser necesario señalar lo obvio: cuando un periodista es asesinado por el gobierno al que criticó, en realidad no importa qué puntos de vista sostuvo. Las opiniones simplemente nunca justifican un asesinato.

Pero en un momento en que el propio presidente de los Estados Unidos difama regularmente a los medios de comunicación, parece particularmente importante que los medios hagan un esfuerzo por demostrar que incluso cuando uno de los suyos es asesinado por las opiniones que sostuvo, sus opiniones no serán blanqueadas.

El New York Times ha hecho tal esfuerzo publicando un artículo que anuncia ya en el título que las opiniones de Khashoggi estaban formadas por una “Enredada mezcla de servicio real y simpatías islamistas“.

El artículo proporciona un bienvenido correctivo a la percepción errónea generalizada de que Khashoggi era una especie de disidente liberal, o incluso progresista.

Pero para decirlo sin rodeos, a menos que usted aliente un Medio Oriente islamista, parece dudoso que la visión de Khashoggi para la región fuera una gran mejora de la agenda de los saudíes autocráticos. Y si bien el Times no cubre este aspecto, si usted es israelí, solo puede preguntarse si las esperanzas de Khashoggi para Medio Oriente no le habrían convertido a usted en refugiado, o peor.

The Times señala que Khashoggi se unió a la Hermandad Musulmana cuando era joven, y que “se mantuvo versado en su estilo conservador, islamista y con frecuencia contrario a la retórica occidental, que podía desplegar u ocultar dependiendo de quién estaba buscando como amigo“.

Según se informa, en la última década, la relación de Khashoggi con la Hermandad Musulmana fue “ambigua“; sin embargo, el documento señala que varios musulmanes miembros de la Hermandad “dijeron esta semana que siempre sintieron que estaba con ellos. Muchos de sus amigos seculares no lo habrían creído“.

Pero hay mucha evidencia que indica que los Hermanos Musulmanes de Khashoggi tenían razón.

Un informe reciente del Washington Post sobre cómo Khashoggi pasó los días antes de su desaparición proporciona una pista digna de mención al citar en repetidas ocasiones al “amigo” de Khashoggi Azzam Tamimi, quien también es citado en el artículo del NYT.

Mientras el Post describe a Tamimi simplemente como “un conferencista palestino británico y presentador en la estación de televisión satelital al-Hiwar“, el NYT explica que la relación entre Khashoggi y su “amigo islamista en Londres” se remonta a principios de la década de 1990, cuando los dos se unieron para una campaña denunciando el golpe militar en Argelia que privó a un partido político islamista de la oportunidad de ganar el control del parlamento.

Pero es importante saber que el viejo amigo de Khashoggi es un incansable promotor del grupo terrorista palestino Hamás; incluso escribió un libro al respecto, titulado “Hamás: Una historia desde dentro“.

Tamimi ha elogiado al grupo terrorista como “defensores de la verdad” que “hacía sacrificios por el bien de todos los musulmanes“. Afirmó que lo considera “un gran honor estar cerca de Hamás” y que “todos los líderes de Hamás son mis amigos“. De hecho, él y el líder de Hamás Khaled Meshal son ex compañeros de escuela, crecieron juntos en Kuwait. Según Tamimi, Hamás “es el verdadero representante del pueblo palestino“.

Tamimi ha elogiado repetidamente los atentados suicidas, y una vez pronunció una violenta diatriba de odio en un mitin en Londres para el Día anual de Quds patrocinado por Irán, donde llamó a la erradicación del “cáncer” que es Israel. En una entrevista en la BBC en 2003, y otra vez en una charla de 2012, incluso expresó su disposición a morir como “mártir” en un atentado suicida contra israelíes.

Según el Washington Post, en las horas previas a su vuelo desde Londres a Estambul, Khashoggi salió a almorzar con Tamimi; tenía que aparecer en el programa de entrevistas de Tamimi – transmitido en un canal de televisión que se considera explícitamente a favor de Hamás – unos días después.

En Londres, Khashoggi acababa de hacer una presentación en una conferencia organizada por Middle East Monitor: un sitio de noticias que simpatiza con Hamás y la Hermandad Musulmana, que también ha mostrado una tendencia hacia las teorías de conspiración antisemita sobre judíos y / o sionistas que hacen de los políticos occidentales sus herramientas.

El editor de Monitor Daud Abdullah, conocido por sus opiniones extremistas, señaló que Khashoggi “estaba dispuesto a enfatizar el apoyo inquebrantable del pueblo saudí [a los palestinos] a diferencia de la política del actual liderazgo“, y que Khashoggi se mostró nostálgico sobre los principios de la década de 1970, “cuando Arabia Saudita bajo el rey Faisal estaba a la vanguardia del apoyo árabe e islámico a la causa palestina y la defensa de los lugares sagrados amenazados por los ocupación militar“.

Eso suena muy similar a lo que Khashoggi le dijo al [medio árabe Al Jazeera hace un año, cuando acababa de empezar a escribir para el Washington Post. Entonces él también “expresó la esperanza de que Arabia Saudita volviera a asumir su liderazgo del mundo árabe y cambiara su enfoque en las causas que son muy importantes para los árabes, principalmente para apoyar a los palestinos en su lucha contra Israel“.

Khashoggi también “deploró la decisión de las autoridades de permitir que algunos en los medios de comunicación sauditas expresaran apoyo a Israel contra los palestinos“.

Pero un analista de Oriente Medio que cree que apoyar a los palestinos en la “lucha contra Israel” debe ser considerada como una de las más importantes causas árabes en un momento en que gran parte de la región está en crisis, traiciona una obsesión enfermiza con el único estado judío del mundo. Priorizando la “lucha palestina contra Israel” por encima de todo, Khashoggi claramente depuso otros conflictos árabes, en particular, Siria.

Pero para Khashoggi, la “lucha contra Israel” era una parte crítica de la agenda islamista que abrazaba. Middle East Monitor reportó en febrero pasado que Khashoggi llamó a los musulmanes “a visitar Jerusalén” porque “necesitamos recordar a los israelíes que Jerusalén es nuestra“, y de nuevo señaló su inequívoco apoyo a la Hermandad Musulmana.

Hablando en Estambul, Khashoggi despidió la “charla sobre el Islam moderado” del príncipe heredero de la corona Mohammed Bin Salman, afirmando que MBS “no tiene respuesta a lo que significa el Islam moderado“.

Khashoggi insistió en que “fueron los estudiosos contemporáneos de la Hermandad Musulmana como Sheikh Ali Tantawi y Sheikh Yusuf Qaradawi los que introdujeron el término Islam moderado. Bin Salman está confundido sobre la elección correcta de moderación […] Los Hermanos Musulmanes son moderados, pero él no quiere admitirlo“.

Es bastante impactante ver a Khashoggi promocionando al notorio Yusuf Qaradawi. como ejemplo de erudito que debería ser acreditado como “Islam moderado“.

Es más probable que los expertos de seguridad occidentales consideren a Qaradawi como “una de las figuras públicas del ala radical de la Hermandad Musulmana“, y el clérigo que con infamia dio legitimidad religiosa a los atentados suicidas. A Qaradawi se le ha prohibido ingresar a numerosos países, incluidos estados árabes, así como a los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia.

Si bien Qaradawi finalmente retiró su apoyo a los atentados suicidas hace dos años, el propio Khashoggi estaba presuntamente entre varios comentaristas árabes que notaron consternados que la bendición de los ataques suicidas de Qaradawi contra los israelíes fueron “utilizados por extensión para justificar el atentado suicida contra compañeros musulmanes“.

Qaradawi una vez sugirió en la televisión que Hitler estaba aplicando un castigo divino al matar judíos: “El último castigo fue llevado a cabo por Hitler … él logró ponerlos en su lugar … Alá mediante, la próxima vez estará en la mano del creyentes“.

Apocalípticamente, Qaradawi promulga la creencia en una batalla divinamente ordenada entre “todos los musulmanes y todos los judíos“. Su “Fatawa en Palestina” hace referencia al hadiz notorio que figura en la Carta de Hamás: “El último día no llegará a menos que combatas a los judíos. Un judío se esconderá detrás de piedras y árboles y las piedras y los árboles dirán: “¡Oh, siervo de Alá, o oh, musulmán! Hay un judío detrás de mí, ven y mátalo“.

Qaradawi considera este hadiz como “uno de los milagros de nuestro Profeta” y ha expresado la convicción de que esta profetizada “batalla” entre judíos y musulmanes “no está motivada por causas nacionalistas o de pertenencia patriótica; está más bien impulsada por incentivos religiosos. Esta batalla no va a suceder. entre árabes y sionistas, o entre judíos y palestinos […]

Es entre musulmanes y judíos, como se afirma claramente en el hadiz. Esta batalla se producirá entre el organismo colectivo de los musulmanes y el organismo colectivo de judíos, es decir, todos los musulmanes y todos los judíos“.

Muchas de sus enseñanzas justifican la conclusión de que él “personifica la combinación de antijudaísmo teológico, antisemitismo europeo moderno y judeofobia impulsada por el conflicto que conforman las actitudes islamistas contemporáneas hacia los judíos“.

Dado que Khashoggi vio la “lucha contra Israel” como central, su promoción de Qaradawi como un parangón del “Islam moderado” parece aún más alarmante.

El intenso odio de Khashoggi hacia Israel se refleja claramente en algunas de sus columnas en Al Hayat publicadas por Monitor en traducción al inglés.

En “Palestina, la ocupación y la resistencia para principiantes“, Khashoggi hizo la afirmación escalofriante de que la “existencia de Israel está fuera del contexto de historia y lógica […], nació por la fuerza, vivirá por la fuerza y morirá por la fuerza“.

Una semana después, Khashoggi escribió una apasionada oda a Hamás. Después de implícitamente rechazar las negociaciones con Israel afirmando que era orden divina que el “precio” por la libertad fuera “sangre y muerte“, Khashoggi elogió a la organización terrorista islamista por lograr el “milagro” de procurar cohetes y explosivos.

Le sorprendió el “rendimiento de combate distinguido de sus hombres” y estaba lleno de admiración de que “la enorme red de túneles que se extiende por millas debajo de Gaza y las fronteras con Israel y Egipto se usaron brillantemente para infligir pérdidas sin precedentes en el enemigo“. ¿Su conclusión? “Todo esto demuestra que el movimiento [es decir, Hamás] no ha perdido tiempo mientras gobernaba en Gaza“.

Cuando Israel se retiró de Gaza en 2005, muchos, incluidos muchos israelíes, esperaban que los palestinos desarrollarían el territorio en un modelo para un Estado palestino; los optimistas incluso esperaban que la Franja de Gaza pudiera convertirse en un Singapur en el Mediterráneo. La determinación de Hamás de convertir Gaza en cambio en un enclave de terror fuertemente armado rompió todas estas esperanzas.

Tiene sentido animar esto como un logro milagroso de Hamás solo si esperas que un día, Israel “muera por la fuerza“.

Quienes aplauden las críticas de Khashoggi al régimen saudí no entienden que estaba en gran medida arraigado en la creencia islamista de que cualquier acomodo con Israel solo podría ser sostenido por regímenes opresivos que hacen caso omiso de la voluntad del pueblo árabe musulmán.

Como dijo una vez el viejo amigo de Khashoggi, Azzam Tamimi: “La mayoría de los árabes y musulmanes no reconocen la legitimidad de la ocupación israelí de Palestina. La existencia misma de Israel en una tierra que fue usurpada por la fuerza [siempre] continuaba siendo considerada como una agresión contra toda la Ummah. Generacion tras generación, los árabes […] aspiraban a ver a Palestina liberada y al proyecto sionista abortado“.

Petra Marquardt-Bigman es una investigadora y escritora germano-israelí con un Ph.D. en historia contemporánea. Twitter: @WarpedMirrorPMB

Fuente: Haaretz / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈