(JTA) — Palestinos en la ciudad de Nablus en Cisjordania, lanzaron bombas incendiarias y dispararon armas de fuego contra soldados israelíes que escoltaban a peregrinos judíos que visitaron la tumba de José.

Las fuerzas de seguridad israelíes también encontraron dos dispositivos explosivos en la tumba, que fueron desactivados por zapadores.

Las tropas respondieron a los ataques con gas lacrimógeno y fuego vivo. La agencia de noticias palestina WAFA dijo que 20 manifestantes palestinos resultaron heridos en los enfrentamientos.

Alrededor de 1,000 peregrinos judíos rezaron en la tumba durante la visita nocturna del miércoles.

La tumba de José es sagrada para judíos, musulmanes y cristianos. Los judíos israelíes deben recibir permiso para visitar el supuesto lugar de entierro del patriarca judío; las visitas son coordinadas con el ejército israelí.

Bajo los Acuerdos de Oslo de 1993, el sitio debía permanecer bajo control israelí, pero el ejército israelí evacuó a los locales en octubre de 2000 durante la Segunda Intifada y la tumba fue incendiada por palestinos. Fue renovada y restaurada, pero luego fue incendiada y destrozada nuevamente en octubre de 2015.

Los devotos judíos, en coordinación con los militares, realizan peregrinaciones nocturnas mensuales al sitio restaurado.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción