Inicio » Destacado » El asesinato de Khashoggi complica el plan ‘OTAN árabe’ – dicen fuentes de EE.UU.

El asesinato de Khashoggi complica el plan ‘OTAN árabe’ – dicen fuentes de EE.UU.

Enlace Judío México e Israel.- La estrategia de una OTAN árabe del presidente Donald Trump para contener el poder iraní en Oriente Medio forjando a los aliados árabes en una alianza de seguridad respaldada por Estados Unidos tenía problemas incluso antes del asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi. Ahora, dijeron tres fuentes estadounidenses, el plan enfrenta nuevas complicaciones.

JONATHAN LANDAY, YARA BAYOUMY

El asesinato de Khashoggi el 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul provocó indignación internacional contra el príncipe heredero Mohammed bin Salman, y funcionarios turcos y algunos legisladores estadounidenses acusaron al gobernante de facto del reino de ordenar el asesinato.

La Alianza Estratégica de Medio Oriente (MESA) apunta a unir a los gobiernos musulmanes sunitas en Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar, Omán, Bahrein, Egipto y Jordania en un pacto de seguridad, político y económico liderado por Estados Unidos para contrarrestar al Irán chiíta.

Pero las disputas entre los aliados árabes, especialmente un boicot económico y político de Qatar liderado por los saudíes, han obstaculizado la fundación de la alianza desde que Riad la propuso el año pasado.

Se esperaba una reunión cumbre en Estados Unidos donde Trump y los líderes árabes firmarían un acuerdo preliminar sobre la alianza en enero. Pero las tres fuentes de Estados Unidos y un diplomático del Golfo dijeron que la reunión ahora parece incierta. Ya se ha aplazado varias veces, agregaron.

El asesinato de Khashoggi planteó “un montón de problemas” que deben resolverse antes de que el plan, conocido informalmente como la “OTAN árabe“, pueda avanzar, dijo una fuente de Estados Unidos. Un problema es cómo los estadounidenses podrían hacer que el príncipe heredero saudí, referido por las iniciales MbS, asista a la cumbre sin causar indignación generalizada.

No es aceptable“, dijo la fuente.

Un alto funcionario de la administración de Trump negó el martes que la muerte de Khashoggi complicara el progreso de la alianza y dijo que MESA “es mucho más grande que un país y un tema“.

Arabia Saudita negó la participación de MbS en el asesinato de Khashoggi y dijo que se estaba llevando a cabo una investigación sobre la responsabilidad.

Robert Malley, uno de los principales asesores de Oriente Medio del ex presidente Barack Obama, quien ahora dirige el International Crisis Group, una organización de prevención de conflictos, dijo que sería difícil para MbS asistir a la cumbre de enero “teniendo en cuenta lo sucedido y cuán crudos son los sentimientos”.

No estoy seguro de que él quisiera venir a Estados Unidos en este momento“, dijo Malley.

El general retirado de la Infantería de Marina, Anthony Zinni, jefe negociador de MESA en la administración, dijo que la iniciativa “está avanzando”, pero agregó que el impacto de la muerte de Khashoggi no estaba claro.

Todavía no sé cómo afectará el proceso. En espera de la investigación final y las decisiones“, dijo Zinni a Reuters en un correo electrónico reciente. “Creo que puede haber una espera hasta que se complete la investigación (tal vez forenses si se encuentra un cuerpo) antes de que se discuta un camino a seguir”.

Los ocho miembros potenciales de la alianza no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre su compromiso con MESA.

Muchos obstáculos

Incluso antes de las consecuencias del asesinato de Khashoggi, dos documentos clasificados de la Casa Blanca vistos por Reuters muestran que la administración estaba luchando por encontrar formas de superar las disputas regionales y hacer avanzar a MESA para contener a Irán y limitar la influencia china y rusa en la región.

Nuestros socios regionales están compitiendo cada vez más y, en el caso de la ruptura de Qatar, entrando en una competencia abierta en detrimento de los intereses estadounidenses y en beneficio de Irán, Rusia y China“, escribió el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton al Secretario de Estado Mike. Pompeo y el secretario de Defensa, Jim Mattis, en una carta a fines del verano, antes de la muerte de Khashoggi.

Para detener estas tendencias negativas, debemos cambiar el cálculo estratégico de nuestros socios“, escribió Bolton en la carta sin fecha, escrita en respuesta a una nota del 29 de junio sobre MESA de Pompeo y Mattis.

Tres funcionarios estadounidenses, hablando bajo condición de anonimato, dijeron que ha habido un debate dentro de la administración sobre si Washington puede persuadir a los aliados árabes para que dejen de lado sus diferencias, con Bolton emergiendo como un proponente clave para el plan.

Un cuarto funcionario de EE.UU. dijo que los objetivos generales de MESA se comparten ampliamente dentro de la administración, pero hay discusiones sobre el mejor enfoque para alcanzar un acuerdo.

Una portavoz del Departamento de Defensa refirió las preguntas al Departamento de Estado, pero señaló los comentarios anteriores de Mattis en apoyo de la alianza.

Un funcionario del Departamento de Estado dijo que la administración continuó “comprometiéndose con nuestros socios para trabajar hacia” la alianza.

PLAN DE LA CASA BLANCA

El plan de la administración apunta a promover la estrategia “America First” de Trump para reducir los compromisos militares extranjeros y hacer que los aliados asuman más de la carga de su propia seguridad, al tiempo que promueven los intereses de Estados Unidos en Medio Oriente, según uno de los documentos de la Casa Blanca.

Los intereses de los Estados Unidos en la región van desde la venta de armas y los extremistas islamistas en Yemen, Irak y Siria hasta asegurar el libre flujo de petróleo a los mercados globales para mantener los precios estables.

Un documento de la Casa Blanca, redactado antes de la muerte de Khashoggi, dijo que Trump había advertido a los líderes de Arabia Saudita y a los otros miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) de seis naciones, así como a Egipto, que “el status quo es insostenible y que Estados Unidos no continuará invirtiendo en la seguridad de Medio Oriente” si no resolvían sus disputas.

No dio detalles de la amenaza de Trump o cuándo la hizo.

Washington despliega aeronaves, buques de guerra y más de 30,000 militares en las bases de los países del CCG. Altos funcionarios militares de Estados Unidos dicen que no tienen intenciones de cambiar esa postura.

El documento de estrategia, titulado “Visión general del concepto de la Alianza Estratégica de Oriente Medio“, exige una serie de medidas a corto y mediano plazo que requieren “muy pocos, si es que alguno, nuevos compromisos de recursos de Estados Unidos con la región“.

Las medidas incluyen el desarrollo de “centros operativos” regionales destinados a integrar fuerzas en áreas como defensa con misiles, guerra terrestre y otros campos, según el documento y una fuente familiarizada con el plan.

Un objetivo a largo plazo sería una alianza formal de tratados y un pacto multilateral de libre comercio negociado en unos cinco a siete años, según el periódico. También planteó la posibilidad de que el pacto pudiera incluir eventualmente a Irak, el Líbano y otros países, y se pudieran establecer vínculos formales con Israel y “aliados europeos y asiáticos selectos“.

Sin esos “estados finales“, decía el documento, “es poco probable que nuestros socios regionales se comprometan“.

Fuente: Reuters / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend