avatar_default

RIO DE JANEIRO (JTA) — Ecuador restauró la carrera diplomática de su cónsul de la Segunda Guerra Mundial en Estocolmo, quien fue destituido de su cargo en 1942 después de salvar a más de 100 judíos de los nazis.

Marcus M. Gilban

Varios funcionarios ecuatorianos asistieron a una ceremonia el viernes en Quito, donde el ministro de Relaciones Exteriores, José Valencia, firmó el acuerdo para restablecer a Manuel Antonio Muñoz Borrero en su cargo como miembro del servicio exterior del país, reportó el periódico El Comercio.

La ley revocó el decreto firmado en 1942 por el presidente Carlos Alberto Arroyo del Río que removió a Muñoz Borrero de su cargo de cónsul en Estocolmo.

“Su comportamiento fue un signo de una actitud valiente y humanista, solidaridad y hermandad con aquellos que fueron perseguidos por ser lo que eran, judíos”, dijo Valencia a los medios locales.

Mientras desempeñaba sus funciones diplomáticas en Suecia a partir de 1930, Muñoz Borrero salvó la vida de más de cien judíos al otorgarles pasaportes humanitarios. Antes de la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Ecuador y Alemania en 1942, Muñoz Borrero continuó emitiendo pasaportes por su cuenta. Cuando las autoridades ecuatorianas descubrieron sus acciones, fue relevado de sus deberes y nunca regresó a puestos diplomáticos.

Valencia se disculpó con la familia de Muñoz Borrero y destacó su trabajo como defensor de los Derechos Humanos, al salvar la vida de los judíos “incluso a expensas de su bienestar personal y el de su familia”.

“Su gigantesca obra transcurrió en silencio. No fue hasta que una sobreviviente del Holocausto dijo que se salvó gracias a un pasaporte emitido por él, cuando varios historiadores investigaron su vida”, dijo el sobrino de Muñoz Borrero, Esteban Coello.

“En las últimas décadas, su historia fue reconstruida gracias a los esfuerzos de la familia y otros historiadores en Israel, Argentina, Europa, los Estados Unidos y Ecuador. Hemos logrado reconstruir toda la historia de heroísmo de Manuel Antonio, y este es el paso final para preservar su memoria”, agregó.

En 2011, el diplomático ecuatoriano recibió el título de Justo entre las Naciones del Museo Yad Vashem en Jerusalén.

A principios de este mes, el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, elogió a la comunidad judía de su país en el 80 aniversario de su fundación.

“Hoy permítanme sentirme orgullosamente heredero de varias generaciones de autoridades y ciudadanos, que abrieron las fronteras y el corazón a todos los hermanos judíos que escogieron mi patria para escapar del horror y encontrarse con la paz”, dijo a una audiencia de varios funcionarios judíos y no judíos en la sinagoga de la Comunidad Judía de Ecuador.

Ecuador alberga a unos 650 judíos, muchos de ellos descendientes de alemanes, austriacos, checos y polacos fundadores de la comunidad local.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí