avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El nombre del hombre del prefecto romano que ordenó la crucifixión de Jesús según la tradición cristiana, Poncio Pilato, fue descifrado en un anillo de bronce hallado en excavaciones cerca de Belén, en Cisjordania.

El anillo fue encontrado durante una excavación dirigida por el profesor Gideon Forster de la Universidad Hebrea de Jerusalén, entre los años 1968 y 1969, como parte de los preparativos para abrir a los visitantes el sitio arqueológico de Herodión, un palacio-fortaleza contruido por Herodes el Grande a inicios del siglo I, informó el sitio Haaretz.

El anillo fue uno de los miles de artículos encontrados en la excavación. El famoso nombre en él fue discernido después de una limpieza a fondo, cuando fue fotografiado con el uso de una cámara especial en los laboratorios de la Autoridad de Antigüedades de Israel. La inscripción en lo que aparentemente era un anillo de estampado incluía una imagen de una vasija de vino rodeada por el nombre “Pilatus” escrito en lengua griega.

El nombre de Pilato se ha relacionado con el del gobernador romano Poncio Pilato, mencionado en el Nuevo Testamento cristiano como el verdugo de Jesús. Pilato fue el quinto de los líderes romanos en la región de Judea. Gobernó entre los años 26 a 36 del siglo I, ​​aunque algunos dicen que su gobierno comenzó desde el año 19.

“No sé de ningún otro Pilato de la época y el anillo muestra que era una persona de estatura y riqueza”, dijo el profesor Danny Schwartz a Haaretz.

Un anillo de este tipo es también un sello de la orden equestre en la época romana, a la que pertenecía Pilato. El anillo es bastante simple, por lo que los investigadores creen que fue utilizado por el gobernador en el trabajo diario, o que pertenecía a uno de sus funcionarios, que lo usarían para firmar en su nombre.

En la historia reciente, ha habido otro hallazgo arqueológico con el nombre de Pilato, que también se relaciona al personaje de la tradición cristiana. En la década de 1960, el profesor Forster también encontró una piedra con el nombre inscrito en ella.

Es probable que Pilato también usara el palacio-fortaleza de Herodión como sede administrativa del gobierno central.

El historiador Josefo dice que llevó hasta Jerusalén medallones icónicos que llevaron el busto imperial del César, en contra de la ley judía que prohibió tales imágenes en la ciudad santa. Hubo una gran protesta después de que se descubrió este acto, que terminó cuando Pilato amenazó a los manifestantes con una masacre masiva.

“Los judíos parecían haberlo ensayado antes de tiempo, cayendo al suelo como uno solo, estirando los cuellos para proclamar cómo sacrificarían sus vidas para no violar las enseñanzas de la Torá. Pilato respondió ordenando de inmediato que se retiraran las estatuas en Jerusalén, escribió Josefo.

En otra instancia, Josefo cuenta cómo Pilato usó los tesoros del Templo de Jerusalén para pagar las renovaciones del sistema de agua que Herodes había construido en Jerusalén.

“Se puede ver que tenía un vínculo natural con el Herodion”, dijo Roee Porath, encargada de los trabajos arqueológicos actualmente en el sitio. “Incluso para Herodes era más que un sitio de tumba con un palacio. También fue un importante sitio de gobierno. Se puede ver el significado inusual que este sitio tenía”.

Fuente: Haaretz / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí