Enlace Judío México e Israel.- En Georgia, la oposición alega que los resultados son un fraude; el voto es visto como prueba de las credenciales democráticas de Tbilisi en medio del impulso para la adhesión a la UE y la OTAN

IRAKLI METREVELI

Georgia eligió a la candidata del partido gobernante, Salomé Zurabishvili, como su primera mujer presidenta, según mostraron el jueves los resultados finales, pero la oposición alegó fraude.

Con todos los votos contados, la ex diplomática nacida en Francia había recibido el 59.52 por ciento de los votos en la segunda vuelta de la ronda del miércoles, dijo la comisión electoral.

Su rival Grigol Vashadze, de una alianza de 11 partidos de oposición liderada por el Movimiento Nacional Unido (UNM) del ex presidente exiliado Mikheil Saakashvili, obtuvo el 40,48%.

La elección fue vista como una prueba de las credenciales democráticas de Georgia mientras la nación del Cáucaso busca la adhesión a la Unión Europea y la OTAN.

También fue un ensayo para elecciones parlamentarias más importantes en 2020, cuando el partido gobernante Georgian Dream (El sueño georgiano) se enfrentará a una serie de partidos de la oposición.

El sueño georgiano es la creación del magnate multimillonario Bidzina Ivanishvili, a quien muchos ven como el gobernante de facto del país, respaldó a Zurabishvili en la votación presidencial.

Grigol Vashadze, ex ministro de Relaciones Exteriores y candidato presidencial de Georgia, habla con periodistas en su sede durante las elecciones presidenciales en Tbilisi, Georgia, el 28 de octubre de 2018. (AP Photo / Shakh Aivazov)

El gran rival de Ivanishvili, el extravagante ex presidente Saakashvili, declaró “fraude electoral masivo” incluso antes de que se publicaran los resultados oficiales.

El oligarca ha eliminado la democracia georgiana y las instituciones electorales“, dijo en el canal de televisión pro-oposición Rustavi-2, refiriéndose a Ivanishvili.

Insto a los georgianos a defender nuestra libertad, la democracia y la ley. Les pido que inicien mítines pacíficos en masa y exijan elecciones parlamentarias rápidas“.

Saakashvili llegó al poder en 2004 en un movimiento de protesta masivo conocido como la Revolución de las Rosas, pero, después de una desastrosa guerra de 2008 con Rusia, huyó del país en 2013 y desde entonces ha sido despojado de su ciudadanía.

Fue condenado en ausencia a seis años de prisión por abuso de cargo, acusaciones que rechaza por motivos políticos. Ahora vive en los Países Bajos.

Salome Zurabishvili, ex ministra de Relaciones Exteriores de Georgia y candidata a la presidencia, sale de una casilla electoral mientras se prepara para emitir su voto durante las elecciones presidenciales en el colegio electoral de Tbilisi, Georgia, el 28 de noviembre de 2018. (Foto AP / Shakh Aivazov)

Las tensiones aumentaron antes de la segunda ronda cuando la oposición acusó al gobierno de intimidación de votantes y afirmó que los activistas del partido gobernante habían atacado al personal de la campaña de Vashadze.

Zurabishvili, a su vez, dijo que ella y sus hijos habían recibido amenazas de muerte a través de mensajes de texto y de voz de personas afiliadas a la UNM.

Los grupos de derechos acusan a los funcionarios gubernamentales de comprar votos en una escala “generalizada” y “sin precedentes” y de fraude electoral, incluso mediante la supuesta impresión de tarjetas de identificación falsas.

Los partidarios de la oposición estarán atentos a los informes de los observadores electorales extranjeros, incluso de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, para ver si sus reclamos de fraude electoral son compatibles.

Los observadores de la OSCE celebraron una conferencia de prensa en Tbilisi el jueves por la noche.

Las protestas callejeras contra los resultados podrían sacudir a la pequeña ex república soviética, que ha sido testigo de guerras civiles, manifestaciones masivas y disturbios desde que obtuvo su independencia en 1991 con la ruptura de la Unión Soviética.

Sin embargo, una transición presidencial fluida sería bienvenida por muchos como un signo de estabilidad en Georgia, que se está convirtiendo en un punto de interés turístico y espera una mayor inversión extranjera.

Hija de refugiados

Zurabishvili, una legisladora independiente de 66 años, es hija de refugiados que huyeron de Georgia en 1921 hacia París, después de la anexión del país por parte del Ejército Rojo.

Su carrera en el servicio exterior de Francia culminó en un puesto en Tbilisi, donde el entonces presidente Saakashvili la nombró ministra de Relaciones Exteriores.

Pero Zurabishvili rápidamente hizo enemigos entre la mayoría parlamentaria, con parlamentarios y algunos diplomáticos de alto rango acusándola de arrogancia e impulsividad.

Cuando fue despedida después de un año en el trabajo, miles de personas salieron a las calles de la capital para protestar por su despido.

Una valla publicitaria recientemente exhibida en Tbilisi muestra al ex presidente Mikheil Saakashvili y sus asociados con las palabras “No a Natsebis, no al mal” (Natsebi es un termino peyorativo con alusiones nazis). (Christina Pushaw)

Vashadze, un diplomático de carrera de 60 años, había criticado el “gobierno oligarca informal” de Ivanishvili en medio del creciente descontento por el fracaso del gobierno para combatir la pobreza.

La votación fue la última encuesta de liderazgo directo de Georgia en su transición a una forma parlamentaria de gobierno.

En la primera ronda del 28 de octubre, Zurabishvili obtuvo el 39% de los votos, contra el 38% de Vashadze.

Más de 3.5 millones de personas fueron elegibles para votar en las elecciones y la participación fue de 56.23%.

Fuente: The Times of Israel / Traducción: Silvia Schnesel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈