Inicio » Entretenimiento » Las perlas de Perla / Daniel Catán: músico judeo-mexicano de Ópera

Las perlas de Perla / Daniel Catán: músico judeo-mexicano de Ópera

Enlace Judío México e Israel.- Daniel Catán nació en la ciudad de México en 1949, estudió filosofía en la Universidad de Sussex e hizo su doctorado en la Universidad de Princeton.

PERLA SCHWARTZ PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Él tiene el mérito de haber sido el primer compositor mexicano cuyas óperas fueron representadas en los Estados Unidos. Además de obras operísticas, compuso música orquestal como “El árbol de la vida”, “El vuelo del águila” y “Mariposa de obsidiana para soprano, coro y orquesta”, basándose en un poema de Octavio Paz.

Asimismo, Catán compuso música para cine y música de cámara como ” Encantamiento”.

Entre las partituras para ópera que compuso se encuentran: “La hija de Rapaccini”(1991) con libreto de Juan Tovar, basándose en un poema de largo aliento de Octavio Paz, “Florencia en el Amazonas” (1996) con libreto de Marcela Fuentes Berain partiendo de elementos de la literatura de Gabriel García Márquez, “Salsipuedes” (2004) que se estrenó en Alemania en 2009 y “El cartero” en base a la novela homónima de Antonio Skarmeta, que se estrenó en Estados Unidos en 2010, entre otras.

Hombre de múltiples talentos, la muerte le tomó por asalto, cuando tenía 62 años en Austin Texas, con varias partituras inconclusas en su estudio.

En 1998 se hizo acreedor al Premio Plácido Domingo por su contribución a la ópera y dos años más tarde en el 2000 fue becado por la Fundación Guggenheim.

Sumamente creativo, Daniel Catán también destacó como docente.

Él amó más el bel canto por encima de la música; trabajó afanosamente para lograr el sonido más bello, el más nítido y potente. Filósofo, compositor y hedonista, buscaba en su música lo que le daba placer y alegría, imposible separar a Catán el hombre con el gran músico, fue también docente.

Ser cosmopolita por elección, ciudadano del mundo, su música rebasó fronteras. Su línea melódica es voluptuosa y sumamente sensual. A su orquestación se le puede definir como pictórica y fantasiosa, hasta los umbrales de la psicodelia; asimismo, es posible afirmar que se vincula con la ensoñación, teniendo los elementos oníricos como centro.

A la hora de morir, Daniel Catán se encontraba trabajando en una partitura basada en la película “Meet John Doe” de Frank Capra.

Para Juan Arturo Brennan, su música enriqueció de manera definitiva los catálogos de la ópera mexicana contemporánea.

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend