HOLLYWOOD, Florida (JTA) — El vicepresidente Mike Pence dijo que el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel no tiene lugar en el mercado estadounidense, y citó la eliminación de Airbnb de los asentamientos judíos en Cisjordania como un ejemplo del movimiento.

Ron Kampeas

“A raíz de la decisión de Airbnb de prohibir a hogares judíos en Jerusalén y Cisjordania, lo dejamos claro, el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones está mal y no tiene lugar en la libre empresa de EE.UU.”, dijo Pence en la conferencia anual del Consejo Israelí Americano, que tiene lugar este año en el sur de Florida.

Pence no explicó qué específicamente había hecho la administración de Trump para “aclarar” que el BDS no era bienvenido en EE.UU. Como gobernador de Indiana de 2013-2017, Pence fue uno de los primeros en firmar una ley que prohíbe la cooperación estatal con empresas que boicotean a Israel. Hay proyectos de ley similares bajo consideración federal; Pence pudo haber estado señalando el apoyo de la administración a la legislación.

Airbnb aún anuncia viviendas dentro de las fronteras de Israel en 1967.

Pence, durante mucho tiempo un líder pro-Israel que se remonta a sus días en el Congreso, tuvo muchas ovaciones durante la conferencia y dijo repetidamente, ante los aplausos, que Donald Trump es el presidente más pro-Israel de la historia.

“Es un gran placer servir con un hombre que ha hecho que la alianza entre EE.UU. e Israel sea más fuerte que nunca, el presidente Trump”, dijo.

Pence señaló las acciones relacionadas con Israel de Trump, incluido el traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén y la retirada del Acuerdo Nuclear de Irán de 2015.

En una lista de instancias en las que Trump había cumplido con su “voto para combatir el antisemitismo”, Pence enumeró la retirada de EE.UU. del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que se enfoca desproporcionadamente en Israel, el incidente de Airbnb, aunque no dijo qué había hecho Trump con respecto al BDS, y el traslado de la embajada a Jerusalén.

Grupos judíos han pedido a la administración que restablezca los fondos para un esfuerzo de Seguridad Nacional para rastrear a los extremistas de derecha que Trump casi ha cerrado y nombrar a alguien para el papel asignado por el Congreso de un monitor de antisemitismo en el extranjero. Pence no abordó estos temas.

Al final de su discurso, Pence abordó la masacre del mes pasado en el complejo de una sinagoga de Pittsburgh, cuando un pistolero antisemita mató a 11 devotos.

“Creo que no puede haber un mejor ejemplo del amor del presidente por el pueblo judío que la forma en que el presidente respondió ante el terrible ataque de la sinagoga Tree of Life”, dijo Pence.

Trump visitó el lugar del asesinato tres días después del ataque, pero no habló. Varios judíos locales protestaron contra Trump y los políticos locales le pidieron que no viniera. El hombre armado, mientras criticaba a Trump como si estuviera en deuda con los judíos, había aceptado una afirmación presentada por Trump sin pruebas de que los migrantes centroamericanos planeaban “invadir” EE.UU. El pistolero culpó a los judíos por la “invasión”.

“Este ataque antisemita fue un ataque no sólo contra la comunidad judía”, dijo Pence. “Fue un asalto contra todos nosotros en EE.UU.”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈