Inicio » Noticias » Israel » 500 niños británicos contraen el sarampión que se propaga desde Israel

500 niños británicos contraen el sarampión que se propaga desde Israel

Enlace Judío México e Israel.- El médico de Londres dice que el brote de sarampión se centra en los ultraortodoxos debido a la “desconfianza en las autoridades seculares“; el Ministerio de Salud israelí y los hospitales dispensan tratamiento

MICHAEL BACHNER

Según los informes, más de 500 niños en la comunidad ultraortodoxa judía de Gran Bretaña han recibido vacunas de emergencia en los últimos dos meses, en medio de una epidemia de sarampión que se cree se originó en judíos del Reino Unido que regresaron a sus hogares después de pasar las Altas Fiestas en Israel.

Israel se encuentra actualmente en las garras de un brote de sarampión, que se atribuye a las personas que rechazan las vacunas para ellos o para sus hijos por razones ideológicas u otras.

El brote se ha centrado en las comunidades ultraortodoxas, donde las tasas de inmunización son generalmente más bajas. Los funcionarios médicos se han estado esforzando por educar y vacunar a miles de personas en Jerusalén, Beit Shemesh y otros lugares.

En el Reino Unido, se han reportado más de 60 casos de sarampión desde principios de octubre, un asombroso aumento del 253 por ciento desde enero, principalmente en los distritos de Hackney y Haringey, en el norte de Londres, que son el hogar de una gran población ultraortodoxa, informó el miércoles The Jewish Chronicle.

Ilustrativo: ultraortodoxos caminando por la calle en la zona de Stamford Hill de Londres, 17 de enero de 2015. (Rob Stothard / Getty Images a traves de JTA)

Según el doctor Joseph Spitzer, del centro médico de Cranwich Road Surgery en Londres, las tasas de inmunización en la comunidad ultraortodoxa local son “definitivamente más bajas que la población general y hay muchas razones para ello“.

Entre esas razones, detalló las grandes familias Haredi y la falta de tiempo para vacunar, los mitos urbanos desacreditados generalizados sobre los “peligros” de la vacuna MMR, y también la desconfianza de las autoridades seculares.

Los padres que no aprovechan la inmunización de sus hijos son absolutamente irresponsables“, dijo Spitzer al Jewish Chronicle. “La epidemia se extinguirá, como hacen todas las epidemias, pero espero que la gente aprenda de ella y en el futuro no juegue a la ruleta rusa con sus hijos“.

Cientos de personas en Israel se enfermaron con el virus infeccioso este año, y un niño de 18 meses murió en Jerusalén, la primera muerte de este tipo en el país en 15 años.

Ha habido un fenómeno creciente de padres que se niegan a vacunar a sus hijos, debido a varias afirmaciones desacreditadas de que la práctica de salvar vidas es peligrosa.

Ilustrativo: Bebe con sarampion (CC BY CDC Global, Flickr)

Mientras tanto, funcionarios de alto nivel en varios hospitales israelíes acusaron al Ministerio de Salud de no contener la epidemia de sarampión, diciendo que era “irrazonable” esperar que localicen a todas las personas que han estado en contacto con cada paciente y piden una campaña de vacunación en todo el país para inmunizar a toda la población, informó el diario Yedioth Ahronoth.

También dijeron que no hay suficientes salas de aislamiento para todos los pacientes de sarampión, informó el periódico.

El Ministerio de Salud respondió al informe culpando a los hospitales por la falta de salas de aislamiento y por no vacunar adecuadamente a sus empleados.

Los miembros de la Knesset el mes pasado aprobaron por unanimidad un proyecto de ley que otorgaría a las autoridades israelíes el poder de sancionar a los padres que no vacunan a sus hijos y prohibir la entrada a todas las instituciones educativas, incluidos los jardines de infancia, para cualquier niño o persona que no haya sido vacunado contra una enfermedad cuando existe una preocupación nacional por un brote de la enfermedad.

La ley, si se autoriza en su totalidad, permitiría al Ministerio de Salud hacer un seguimiento de los niños que no reciben las vacunas en las clínicas de bienestar de bebés administradas por el estado y enviar a sus padres una advertencia oficial si continúan rechazándose. Los funcionarios del ministerio podrían entonces decidir aplicar sanciones financieras en un esfuerzo por presionarlos para que acepten vacunarse.

Las sanciones tomarían la forma de créditos fiscales reducidos y beneficios sociales que podrían sumar una pérdida de no más de 2,000 NIS (aproximadamente $ 530) por mes.

Raoul Wootliff contribuyó a este informe.

Fuente: The Times of Israel / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend