Enlace Judío México e Israel.- En una nueva memoria, Stephen Flatow comparte su dolor personal y sus batallas legales contra el terrorismo después del asesinato de su hija, Alisa.

GIL TROY

En abril de 1995, un terrorista palestino asesinó a Alisa Flatow, una estadounidense de 20 años.

Además de ilustrar la obsesión de los palestinos con matar judíos y no construir Palestina, este crimen mostró que seis meses antes del asesinato de Itzjak Rabin, los terroristas palestinos ya estaban saboteando el Proceso de Paz de Oslo.

Esta tragedia también movilizó a Stephen Flatow contra la infraestructura terrorista que asesinó a su hija. La determinación de Flatow creó una nueva herramienta contra el terrorismo: la ley; drenó miles de millones de las redes que financiaban el terrorismo; y desplazó creativamente a Irán, el gran terrorista del mundo.

Su batalla fue “ganaré, pero nunca podrá compensarme por lo que he perdido“, escribe Flatow en su nuevo libro, La historia de un padre: Mi lucha por la justicia contra el terrorismo iraní.

Esa frase sutil, llena de lágrimas, captura la pesadilla que acechaba su vida y ambos lados de sus notables memorias. Es un emocionante thriller jurídico-político y un tributo a una hija desaparecida.

La primera dimensión es un thriller de Hollywood de la vida real. Un hombre normal, un abogado de bienes raíces de Nueva Jersey, que busca justicia, castiga el mal, enfrenta la hipocresía e inspira a millones de personas. Flatow quería demandar a los iraníes por financiar al asesino de Alisa. Asumió que el proceso de descubrimiento los avergonzaría, exponiendo los males de la ‘mullahocracia’. Pero – ¡sorpresa! El tribunal rápidamente le otorgó a su familia $ 250 millones.

Entonces comenzó el verdadero drama.

Como Flatow me explicó recientemente en Jerusalén, el gobierno estadounidense “también se vio afectado por el juicio“. El entonces presidente Bill Clinton temió que esta decisión pudiera desencadenar a muchos rangers estadounidenses solitarios contra gobiernos extranjeros, complicando la política exterior estadounidense. Menos explicable fue la suavidad de Clinton hacia Irán, que Barack Obama imitó. Eso es “lo que todavía me frustra más“, dice Flatow. “Nunca pude entender cuál era su objetivo“.

Gracias a la persistencia sobrehumana de Flatow (cabildeo, engatusamiento, acorralamientos, discursos, opiniones), los Flatow finalmente recibieron aproximadamente una décima parte del premio. Hoy en día, el dinero financia buenas causas, especialmente el tipo de programas de un año en Israel que Alisa estaba disfrutando cuando fue asesinada.

Lamentablemente, fueron traicionados.

Flatow se negó a tomar “un centavo” del contribuyente estadounidense. Los Clintonitas implicaron que los fondos provenían de $ 400 millones en activos incautados a Irán. Solo en 2016, cuando el gobierno de Obama le pagó inexplicablemente a Irán los $ 400 millones, más $ 1.3 mil millones en intereses, Flatow se dio cuenta de que había sido engañado.

Lo que hace que el libro sea más memorable es el viaje emocional que Flatow comparte con el lector mientras se desarrolla la intriga internacional.

Alisa era una niña vivaz que, como todos los niños, no era perfecta, y se preguntaba por qué las cosas salían mal cuando lo hacían. Una vez, cuando se rompió el pie, Flatow le explicó a Alisa: “Las cosas pasan. Simplemente no entendemos por qué. Estabas en el lugar equivocado en el momento equivocado“.

FLATOW ESCRIBE conmovedoramente sobre su insoportable vuelo de última hora a Israel, con su hija mantenida en vida artificialmente, para autorizar el fin de su vida, y compartir sus órganos con otros. Será un desafío para los lectores, viendo cómo ha pastoreado con amor todo el camino, leer el libro sin que se les nuble la vista.

En el funeral, después de relatar con calma el amor israelí y estadounidense que los envolvió, Flatow dijo: “Lo que más me rompe el corazón es esto. Hay una familia que lamenta la pérdida de un hijo. Y hay una familia bailando de alegría porque su hijo se suicidó, y mató a mi hija“.

Más tarde, recuerda haber sido interrogado por su abogado, Tom Fay, quien le preguntó: “Sr. Flatow, ¿Usted era el padre de Alisa Flatow?

Flatow respondió: “No“.

Fay “parecía perdido”. Flatow explicó: “Todavía soy su padre“.

Fay lloró. El juez se giró, tratando de ocultar sus emociones. Flatow se dio cuenta entonces de que podría ganar.

Hoy, Flatow dice a los estudiantes ortodoxos: “Debes aprender a defenderte como persona y como judío. La historia nos ha enseñado que si no nos defendemos a nosotros mismos, nadie más lo hará. Pero nosotros lo hacemos de manera civil“. A los judíos no religiosos les dice: “Israel es nuestro hogar. Siempre podemos mirar hacia Israel en busca de nuestra fortaleza y nuestra inspiración“. Luego agrega: “Por favor, comprendan que las personas allí están bajo una presión tremenda y que merecen nuestro apoyo“.

Flatow ha vivido una vida plena, con una esposa amorosa, cuatro hijos sobrevivientes y 16 nietos. Tiene días completos, a menudo se despierta a las 5 a.m. Pero, dice, “Eventualmente, todas las noches, te quedas sin vapor. Nunca te recuperas del todo”.

Este héroe judío, este héroe estadounidense, este ser humano extraordinario, termina su poema de amor a su hija, al judaísmo, a Israel, al sionismo y a la humanidad, con las palabras desgarradoras: “Solo puedo esperar que yo encuentre mi lugar correcto“.

Nosotros también lo esperamos, mientras imaginamos cuántas vidas salvaron él, y Alisa por extensión, al perseguir a los terroristas y sus facilitadores, poniéndolos a la defensiva para variar.

El autor es el autor de The Zionist Ideas, recientemente publicado, una actualización y expansión de la antología clásica de Arthur Hertzberg, The Zionist Idea, publicada por la Jewish Publication Society. Un distinguido erudito de Historia de América del Norte en la Universidad de McGill, es autor de 10 libros sobre historia de Estados Unidos, incluyendo La Era Clinton: América en la década de 1990.

Fuente: The Jerusalem Post / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈