Inicio » Opinión » Análisis » Ex asesor de seguridad nacional: Israel debe revisar los tratados con China

Ex asesor de seguridad nacional: Israel debe revisar los tratados con China

Enlace Judío México e Israel.- La inversión externa es crucial para la salud de la economía israelí, pero no si se hace a expensas de la seguridad del país o del aliado más importante del país.

JACOB NAGEL

En las noticias que apenas se notaron el año pasado, el Prof. Avi Shimhon, principal asesor económico del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, y Meir Ben Shabbat, Asesor de Seguridad Nacional de Israel, recibieron instrucciones de desarrollar un mecanismo para evaluar la amenaza de inversión estratégica por parte de actores externos en la infraestructura crítica de Israel. Su tarea fue descrita como una burocrática corriente de molino. Pero estaba claro que el liderazgo de Israel estaba reevaluando la inversión estratégica extranjera en el estado, incluidos los planes chinos para la reconstrucción y operación del puerto marítimo más grande del estado en Haifa.

Este movimiento hace mucho tiempo que está atrasado. La decisión de trabajar con China en el puerto de Haifa ya ha clasificado a los tomadores de decisiones de EE.UU. y, según informes, ha alarmado al Pentágono. De hecho, hay rumores de que la Marina de los EE.UU. ya no podrá atracar sus barcos en Haifa si el acuerdo con China se lleva a cabo.

China es una de las principales preocupaciones del Pentágono en estos días. Pekín tiene ambiciones globales. Además de su creciente actividad en el Mar de China Meridional, ha lanzado nuevas iniciativas económicas y políticas como One Belt One Road, que está diseñada para dar a los chinos un punto de apoyo en países que se extienden desde Asia central hasta el Levante. Además, los programas e instalaciones de infraestructura crítica de Israel se han vuelto importantes para China en los últimos años.

El puerto de Haifa no es el único objetivo. China también tiene sus ojos en el puerto de Ashdod, los túneles subterráneos y los sistemas de control en las montañas del norte de Carmel, los túneles subterráneos de Tel Aviv y sus sistemas de control, y el sistema de transporte público de Israel.

La importancia estratégica de esta infraestructura no se puede exagerar, dado que parte de ella se ejecuta junto a instalaciones militares clave, empresas importantes, proveedores de alimentos y más.

El transporte público puede ser el más sensible, dado que miles de cámaras, equipos de comunicación sofisticados y servicios de emergencia están conectados a un concentrador central al que China puede acceder o incluso controlar, si se logra un acuerdo.

Las compañías chinas también han puesto a las compañías israelíes en su punto de mira. Por ejemplo, hubo intentos de adquirir el gigante de seguros Phoenix y una importante compañía de satélites de comunicación civil israelí.

Surgió lentamente, pero ahora hay un debate saludable en Israel sobre las tensiones entre la mejora de la economía y el posible impacto perjudicial de permitir que China u otros actores internacionales tengan una mano en la infraestructura estratégica del país.

Es difícil entender cómo los tomadores de decisiones israelíes no vieron cómo una inversión estratégica china en el puerto de Haifa o los túneles subterráneos de Tel Aviv podrían ser peligrosos para la seguridad de Israel, cómo podría crear fricciones con el aliado más importante de Israel o cómo podría proporcionar municiones a los detractores vociferantes de Israel.

La respuesta es en realidad bastante simple. Hasta hace poco, la inversión en infraestructura civil importante no se consideraba un problema de seguridad nacional ni siquiera un problema diplomático. Bajo el estatus regulatorio actual, estos problemas ni siquiera llegan a los tomadores de decisiones relevantes porque no están categorizados como temas relacionados con la defensa y la seguridad. Los ministerios relevantes, como el Ministerio de Transporte (para el caso del puerto de Haifa), están tomando las decisiones desde su punto de vista muy estrecho. Esto es un fracaso en el sistema de burocracia israelí y un desafío que los líderes israelíes esperan abordar.

Es un desafío que otros países, incluidos los EE.UU., también han tardado en abordar. Los cambios recientes en el Comité de Inversión Extranjera en los Estados Unidos (CFIUS) fueron revisados por la nueva legislación aprobada en agosto, la Ley de Modernización de la Revisión del Riesgo de la Inversión Extranjera (FIRRMA). Se espera que esto altere la política estadounidense sobre inversión estratégica china de maneras que Washington no ha implementado hasta ahora.

Los tomadores de decisiones en Israel no necesitan una nueva legislación, pero ahora entienden que la inversión estratégica es un desafío estratégico y se debe cumplir con políticas proactivas. Este es un tema que no puede ser resuelto por los burócratas responsables del desarrollo de la infraestructura solamente. Debe ser manejado directamente por aquellos que ven el espacio de defensa y seguridad como crucial. Debe ser manejado directamente por un comité regulador interinstitucional encabezado por la Oficina del Primer Ministro (NSA + DG), con la participación de todos los actores relevantes. Este comité debe tener autoridades de licencias reales y no meramente recomendaciones de las autoridades.

La inversión externa es crucial para la salud de la economía israelí, pero no si se hace a expensas de la seguridad del país o del aliado más importante del país.

 

Fuente: The Jerusalem Post / Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend