Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Los Rosemberg en la silla eléctrica.

Los Rosemberg en la silla eléctrica.

ENLACE JUDÍO: Historia del matrimonio que en plena Guerra Fría fue condenado por espionaje para la Unión Soviética y por ello ejecutados en la silla eléctrica a pesar del clamor general en protesta por ello.


Los primeros ejecutados en la silla eléctrica de EE.UU. , acusados de espionaje para la Unión Soviética,  fueron  un matrimonio judío y era el año 1953:  El,  Julius Rosemberg,  judío,  nacido en  el Lower East Side de Nueva York el 12 de mayo de 1818, graduado en ingeniería eléctrica por el City College of N.Y,  líder de la Liga de Jóvenes del Partido Comunista, casado en 1939 con Ethel Greenglass. Ella,  judía, nacida en  Manhattan el 25 de septiembre de 1915, secretaria de una compañía naviera, ambos padres de dos hijos varones, Michael y Robert, nacidos en 1943 y 1947 respectivamente.

Como dice Bob Dylan en la canción que compuso para recordar su historia , Eisenhower era presidente y el senador Joe era el Rey.

Julius Rosenberg empezó a trabajar en los Laboratorios de Ingeniería  de Army Signal Corps,  en Fort Monmouth, Nueva Jersey, en 1940. Un lugar clave para la industria armamentística durante la Segunda Guerra Mundial. Trabajó entre radares durante cinco años. Hasta que la empresa  supo de su militancia en el partido comunista y fue despedido inmediatamente. No sabían que desde el Primero de Mayo trabajaba como espía para el NKVD, ni que  había proporcionado miles de informes clasificados como top secret, como los planos del primer avión caza de combate de los Estados Unidos.  Además, reclutó agentes  para el servicio de NKVD. Entre otros,  su cuñado, David Greenglass, que trabajaba en un laboratorio donde aún los proyectos eran más secretos.

La URSS y los Estados Unidos fueron aliados durante la Segunda Guerra Mundial, pero los estadounidenses no compartieron información con la nación soviética,  ni buscaron ayuda alguna de ella. Occidente se sorprendió, así pues,  por la velocidad con la que los soviéticos pudieron realizar su primera prueba nuclear, llamada  “Joe 1” y realizada  el 29 de agosto de 1949.

En enero del ´50, fue detenido Klaus Fuchs, físico alemán que robó información confidencial y en cuyo proceso delató a David Greenglass. Este fue detenido por el FBI, que confesó los hechos y mucho más. Como que su esposa, Ruth, había sido reclutada por la esposa de Julius Rosemberg, Ethel, su hermana. También contó que  Julius había pasado secretos a la URSS  a través del agente de contacto soviético Anatoli Yakovlev.

El 17 de junio de 1950, Julius Rosenberg fue arrestado bajo sospecha de espionaje.  El 11 de agosto del mismo año  fue arrestada Ethel Rosenberg. (Un tercer acusado, Morton Sobell,  no pudo ser arrestado en un primer momento: huyó a la Ciudad de México, donde trató de encontrar una manera de llegar a Europa sin un pasaporte, pero fue descubierto y extraditado a EE.UU.)

El juicio de los Rosenberg y Sobell comenzó el 6 de marzo de 1951, bajo la presidencia del juez Irving Kaufman. David Greenglass declaró que había pasado información a su cuñado , Julius, que luego Ethel transcribía en su máquina de escribir.  Los Rosemerg se acogieron al derecho de no tener que contestar a lo que se les pregunta. Y el 29 de marzo fueron condenados por un delito de espionaje.

El juez Kaufman dijo que el delito cometido era peor que el asesinato, pues poner en manos de los rusos la bomba atómica años antes de que nuestros mejores científicos predijeran que Rusia perfeccionaría la bomba causó la agresión comunista en Corea, que provocaron 50,000 muertes y vaya a saberse cuántos millones de personas inocentes  pagarían  por la traición.

Parte de la sociedad norteamericana se unió para hacer presión  ante lo que consideraban que la pena de muerte era una pena excesiva.  En las manifestaciones convocadas incluso se hablaba de antisemitismo, cosa improbable ya que el juez Kaufman era judío.  En Europa, El filósofo  existencialista y  marxista (y luego ganador del Premio Nobel) Jean-Paul Sartre  calificó el juicio como “un linchamiento legal que mancha con sangre a toda una nación” . Otros, incluidos no comunistas como Jean Cocteau, Albert Einstein , o reconocidos  comunistas como  Bertolt Brecht, Frida Kahlo y Diego Rivera, protestaron  por la posición del gobierno estadounidense . Los  franceses se referían al Rosemberg Gate como  el caso Dreyfus de Estados Unidos (aunque en este caso no había pruebas falsas para calumniar a nadie, sino pruebas fehacientes que la ley federal pena incluso hoy)  Picasso escribió una carta pública calificando el caso como crimen de lesa humanidad. Hasta el Papa de Roma telefoneó a Eisnehower. Todo fue en vano.

Los Rosemberg fueron  trasladados al correccional  de Sing Sing , en  Nueva York,  para que se realizara  su ejecución. Ambos fueron electrocutados por el verdugo Joseph Francel al anochecer el 19 de junio de 1953, poco antes de que fuera Shabat. Primero fue ejecutado quien fuera ingeniero eléctrico; falleció con la primera descarga eléctrica. Su esposa, después de la tercera descarga, todavía tenía pulso. Se aplicaron otras dos más. De su cabeza salía humo, dijeron los testigos.

Los servicios funerarios se llevaron a cabo en Brooklyn el 21 de junio. Ethel y Julius Rosenberg fueron enterrados en el cementerio de Wellwood, un cementerio judío en Pinelawn, Nueva York, con quinientas personas. Decenas de miles gritaban a sus puertas.

Los Rosenberg fueron los únicos dos civiles estadounidenses que fueron ejecutados por actividades relacionadas con el espionaje durante la Guerra Fría.

David Greenglass, hermano de Ethel Rosenberg y testigo clave de la fiscalía, se retractó de  lo testificado diciendo  en 2001 que ya no recordaba bien pero que cree que la redactaba las notas era su esposa Rut. Que mintió para salvarse él y su esposa,que le dolió mucho tener que inculpar a su hermana pero que no sentía remordimientos porque,  al imputarla , él no pensaba que su hermana acabara electrocutada en la silla eléctrica.

Sobel admitió en 2008 haber sido espía ruso y confirmó que Julius pasaba información a los espías rusos, pero que era información sin importancia, para corroborar lo que los rusos ya sabían, y que aunque Ethel estaba al tanto de las andanzas de su marido para conseguir un sueldo extra con el que alimentar a dos hijos, no estaba involucrada en ninguna actividad que fuera delictiva.

Los dos hijos de los Rosemberg, huérfanos que ningún miembro de su familia quiso adoptar, lucharon durante años por demostrar la inocencia de sus padres. Fueron adoptados por su profesor del colegio, Mr, Meerepol, nombre que portan hoy. Una de las nietas de los Rosemberg siguió los pasos de su padre y su tío, y realizó un documental sobre todo el caso de espionaje de sus abuelos. A pesar de continuas peticiones de exoneración , la administración norteamericana  de ninguno de sus  gobiernos jamás se ha pronunciado sobre este  polémico tema.

© enlace judío

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend