Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Revelado: el plan secreto del Tercer Reich para dividir América del Sur en 4 territorios nazis

Revelado: el plan secreto del Tercer Reich para dividir América del Sur en 4 territorios nazis

Enlace Judío México e Israel.- Lleno de subterfugios e intrigas, ‘The Tango War’, un nuevo libro de la periodista Mary Jo McConahay, muestra que América puede haber jugado un papel más importante en la Segunda Guerra Mundial de lo que se creyó anteriormente.

RICH TENORIO

Como gran parte de Europa, África y Asia quedaron bajo el control de las Potencias del Eje en 1941, el presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, se enfrentó a un descubrimiento escalofriante: un supuesto mapa alemán de planes de posguerra para América del Sur, en el que las naciones del continente serían reemplazadas por cuatro territorios nazis.

El documento, que pronto se vio oscurecido por el ataque japonés a Pearl Harbor que resultó en el ingreso de los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial, indica que América Latina jugó un papel más importante en el conflicto de lo que muchos piensan. Es una de las muchas revelaciones en un nuevo libro, “La guerra del tango: la lucha por los corazones, las mentes y las riquezas de América Latina durante la Segunda Guerra Mundial“, de la periodista Mary Jo McConahay.

Los que se alistaron en la “lucha” del subtítulo del libro incluyen a líderes como FDR y artistas como Walt Disney, quien viajó a la región para hacer películas que crearían un puente cinematográfico entre el público estadounidense y latinoamericano. La primera película de Disney, “Saludos Amigos“, con Donald Duck, Goofy y un loro brasileño llamado José “Joe” Carioca, se estrenó en los Estados Unidos hace 76 años, en febrero.

McConahay también habla sobre la única unidad latinoamericana que luchó en Europa durante la guerra: las 25,000 “Cobras Fumadoras” brasileñas que se distinguieron en Italia en 1945, perforando la formidable Línea Gótica y capturando a miles de prisioneros.

Hay momentos incómodos en la historia: la decepcionante respuesta de la región a los refugiados judíos durante el Holocausto, incluido el barco condenado Saint Louis; un programa secreto de los EE.UU. que secuestró a japoneses y alemanes étnicos en América Latina, incluidos judíos, para intercambiarlos por estadounidenses encarcelados por el Eje; y las Ratlines que ayudaron a los criminales de guerra nazis a escapar a América del Sur.

El interés de McConahay en la región fue provocado por su difunto padre, quien sirvió allí con la Marina de los Estados Unidos y compartió reminiscencias. Se convirtió en una periodista galardonada mientras cubría las guerras de América Latina. Después de escribir dos memorias de su tiempo allí, McConahay decidió abordar el papel de la región en la Segunda Guerra Mundial.

Este proyecto de establecimiento de precedentes plantea desafíos.

Un controvertido ‘mapa secreto’ dividio a la America del Sur en cuatro territorios nazis. Su fondo en negro debido a la tecnologia de mimeografo utilizada para crear esta copia que llego a la Casa Blanca. (Biblioteca Presidencial Franklin D. Roosevelt)25

No pude encontrar ningún libro en inglés que pudiera hablar sobre todo el arco de experiencia de la Segunda Guerra Mundial en América Latina“, dijo McConahay. “¿Hay algunos tomos académicos? Sí hay. Pero no hay nada para el lector general, tal vez un lector que ni siquiera esté particularmente interesado en América Latina pero tal vez sí en la Segunda Guerra Mundial. O un lector interesado en América Latina pero no en la Segunda Guerra Mundial. O simplemente un lector que quiere una buena lectura para un viaje en avión“.

Independientemente de la motivación, los lectores pueden encontrarse con algunas sorpresas sobre la vasta región de habla hispana y portuguesa que se extiende desde el río Bravo hasta el extremo sur de Argentina.

Me parece que la gente no es consciente de la importancia de América Latina durante la Segunda Guerra Mundial“, dijo McConahay.

En los eventos de publicidad de libros, “Indago por qué Roosevelt estaba tan preocupado por América Latina por las posibles quintas columnas que podrían estar entre las poblaciones allí debido al fascismo“, dijo. La región estaba “tan cerca de la joroba de África, pronto tomada por el Reich“, señaló, y “una increíble mina de materiales absolutamente fundamentales para la guerra“.

Evocando el título del libro, Axis and Allies (Ejes y aliados) formó una sombra en la región a través de estrategias como la propaganda y el espionaje, con gente común atrapada en el medio.

Recuerdos de tales individuos iluminan la historia. Como reportera, McConahay dijo que “lo primero que me viene a la mente” cuando descubre información es “¿puedo encontrar personas que aún estén vivas, una persona que pueda brindar información sobre estos increíbles eventos?

Así fue como compartió el impacto del Saint Louis en una familia de refugiados judíos alemanes en 1939.

El patriarca Ludwig Unger fue condecorado por luchar por el Kaiser en la Primera Guerra Mundial. Cuando su tierra natal se volvió contra él con el ascenso de Hitler, escapó a Guatemala a través de una conexión familiar. Unger cambió su primer nombre a Luis y esperó a que su esposa, Betty Unger, y su hermana, Gusti Hansen, llegaran en el St. Louis, un lujoso barco de pasajeros convertido en barco de refugiados con destino a La Habana.

Las hermanas Gusti [Hansen] y Betty Unger a bordo del barco de refugiados judios St. Louis en ruta a Cuba en 1939. Los cubanos rechazaron el barco. Lo mismo hicieron todos los demas paises de las Americas, incluido Estados Unidos. (Cortesia de David Unger)

La nave era “una metáfora, me pareció, por el punto al que podían llegar el cinismo y la insensibilidad de los latinoamericanos y de los Estados Unidos“, dijo McConahay.

El libro también comparte la adversidad que enfrentan los judíos latinoamericanos “nativos“, cuya presencia se remonta a la época de Colón y sus seis tripulantes “conversos“. Sobreviviendo a la Inquisición, a los Sefardim (o judíos españoles) se unieron posteriormente correligionarios de Alemania. En general, dijo McConahay, coexistían pacíficamente con los no judíos antes de que la guerra expusiera el antisemitismo.

Realmente fue la Segunda Guerra Mundial lo que lo destapó y lo dejó florecer“, dijo McConahay. “Había muchas historias sobre judíos y sus vecinos felices juntos, jugando a la pelota, y de repente un vecino judío observa a un vecino no judío ponerse el uniforme verde del partido fascista local.

El antisemitismo estaba en toda América Latina … Incluso el Partido Nazi era legal [en América Latina] hasta cierto punto. A menudo, los grupos eran de cosecha propia. Esto llevó a evitar que los judíos ingresaran a América Latina. En muchos casos, los países latinos consideraron la ley de Estados Unidos como modelo. La ley de Estados Unidos en ese momento trataba de cuotas“, dijo.

En el libro, escribe que 84,000 inmigrantes judíoslograron suplicar, engatusar o sobornar para refugiarse en América Latina entre 1933 y 1945, menos de la mitad de los admitidos en los últimos quince años“.

Un retrato de Jose Arturo Castellanos en la Italia de los años treinta. (Cortesia de Rene Boehm a traves de Alvaro y Boris Castellanos)

Algunos funcionarios latinoamericanos en Europa actuaron con valentía, entre ellos José Arturo Castellanos, un cónsul general de El Salvador en Ginebra, quien salvó a unos 40,000 judíos de los campos de exterminio; y Gilberto Bosques Saldívar, un cónsul general mexicano en Marsella, quien rescató a decenas de miles de judíos antes de ser capturado por los nazis y necesitaba que su gobierno organizara un intercambio de prisioneros en nombre del “Schindler mexicano“.

Los líderes latinoamericanos desempeñaron un papel complejo. McConahay describe a Lázaro Cárdenas, el presidente mexicano al comienzo de la guerra, como deseando vender petróleo a los países democráticos, pero obligado a venderle al Reich. Sin embargo, su país era una voz solitaria contra el Anschluss (la anexión) en la Liga de las Naciones.

Rafael Trujillo, de la República Dominicana, famoso, aunque no altruista, ofreció su nación como refugio a los judíos. A Jorge Ubico de Guatemala se lo presenta como un fascista y un salvavidas a los judíos en el libro; El ex profesor del MIT Hans Guggenheim fue citado elogiando a Ubico por ayudar a los miembros de su familia a escapar de Europa, aunque rechazó a la abuela de Guggenheim, quien murió en Auschwitz.

Los judíos alemanes en América Latina también tenían que temer el secuestro por parte de Estados Unidos. A través de un programa secreto, los alemanes étnicos y los japoneses en la región, incluso si no eran pro-Eje, fueron llevados a los campos de internamiento en los Estados Unidos, donde podrían ser intercambiados por estadounidenses en cautiverio del Eje. Los judíos alemanes temían a los presos pro-nazis con influencia en estos campos, y la posibilidad de ser “repatriados” al Reich y una posible muerte.

Los hijos de Iwaichi e Isoka Naganuma nacieron en Perú y se bautizaron como católicos, con nombres españoles y prominentes padrinos peruanos. Todos fueron llevados a un campamento de los Estados Unidos para “extranjeros enemigos” (Cortesía de la familia Naganuma)

Cuando tienes un proyecto secreto fuera de la ley, basado en la ‘raza’ o el origen étnico, tendrás estos absurdos“, dijo McConahay.

De ochenta a 90 prisioneros judíos alemanes fueron trasladados a un campamento en Argel, Louisiana, lejos del elemento pro-nazi.

Por lo que sé, nunca se intercambió a nadie [de vuelta a Alemania]“, dijo.

Después de la guerra, hubo una salida masiva de nazis que escaparon de Alemania a América Latina.

Lo que temían los países democráticos después de la guerra era la fuerza de la Unión Soviética y la propagación del comunismo“, dijo McConahay. “No es tan sorprendente que los obispos en la Iglesia Católica facilitaran el paso de hombres con sangre en sus manos a vidas libres en América Latina.

La actitud y las creencias de estos eclesiásticos eran que estos fascistas serían, como se le llamó, una ‘reserva moral’ para el futuro. Tenían experiencia luchando contra el comunismo. Fueron las últimas personas en dejarse conquistar por el comunismo. Sus vidas tenían que ser salvadas“.

El ex nazi Walter Rauff. (Dominio publico)

Los casos infames incluyeron a Adolf Eichmann, sujeto de la reciente película “Operacion Finale“, y al Dr. Josef Mengele. Quizás el ejemplo más extraño sea el ex nazi Walter Rauff, identificado en el libro como un agente de inteligencia de posguerra para Estados Unidos, Israel y Siria.

Los aliados de EE.UU. y EE.UU. querían el tipo de experiencia que estos hombres habían desarrollado“, dijo McConahay, señalando que algunos de ellos trabajaban en industrias estadounidenses y argentinas y eran asesores de dictadores latinoamericanos.

Y, dijo, “miles y miles y miles más que estos pocos expertos viajaron a América Latina, especialmente a Argentina y Chile, que tenían gobiernos pro-fascistas“.

Rauff “murió de muerte natural en Chile“, dijo McConahay. “Hubo mucha gente que lloró en su funeral, que hicieron el saludo nazi cuando lo enterraron“.

El controvertido mapa que le mostraron a Roosevelt en la víspera de Pearl Harbor nunca se realizó. McConahay se pregunta cuánto habría diferido de lo que ocurrió.

Cuando observo la historia de la Guerra Fría en América Latina, los dictadores de tipo fascista lucharon contra los reformistas, los demócratas y los comunistas, todos como si fueran un solo enemigo“, dijo McConahay.

Cuatrocientos mil en varios países fueron asesinados en este período, finales de los años 60, 70 y 80, en su mayoría por gobiernos militares autoritarios apoyados por Estados Unidos“, dijo. “Me pregunto, para la gente común – por supuesto que esto es especulación – ¿qué habría cambiado si los regímenes fascistas reconocidos se hubieran apoderado de todo el hemisferio sur?

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

1 Comment

  1. Alexander Kelman dice:

    Este artículo me recordó la anécdota de mi Padre cuando contaba que a mi Abuela (rusa judía), a mi Padre y Tíos se los quissieron llevar autoridades uruguayas a una especie de campo de consentración cuando Uruguay le declaró la guerra a la Alemania Nazi porque nuestro apellido era de origen alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend