Inicio » Mujer Judía » El respeto por la hija

El respeto por la hija

Enlace Judío México e Israel.- La prohibición del padre de vender a su hija a la prostitución, por primera vez en la historia, declara que la hija es una entidad independiente que no debe ser explotada. Dado el período, esto es nada menos que una revolución.

ARELA YEDGER

Lo puro y lo profano son la norma. La impureza es un movimiento descendente: una caída del estado de purificación; mientras que la santidad es un movimiento ascendente, al más alto grado, quizás distinta de lo profano. El hombre es requerido para un proceso constante de santificación, que es una elevación deliberada de un estado secular a una esfera espiritual superior, con la pureza como la clave de la dedicación.

Parashat Kedoshim está rodeado de dos capítulos relacionados con las normas del incesto (y los apéndices). El capítulo 18 advierte contra la adopción de las leyes de los gentiles, que se expresaban en la promiscuidad sexual y la violación de los límites de las reglas de la familia. La existencia regular de las leyes de la creación depende de la observancia de las leyes del Creador (“y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores” 18:25), mientras que el Capítulo 20 repite las prohibiciones del incesto, al presentar el proceso de santificación del pueblo de Israel, su cercanía a Dios y su recompensa en Israel, su separación de las naciones y sus abominaciones, la preservación de la pureza y la santidad de la familia y el castigo de quienes los transgreden.

En el medio, el capítulo 19 ofrece un tipo diferente de santidad: “Santos seréis, porque santo soy yo . A. vuestro Dios.”. (2) Toda la congregación de Israel está llamada a ser santificada por medio del comportamiento diario, entre el hombre y el Omnipresente y entre el hombre y su prójimo. Respecto al tiempo y al espacio, la santificación se expresa por medio del temor de Dios, la evitación de la profanación de Su nombre, la corrección de la virtud, la realización de la justicia, la contención del “otro”, la asistencia a los necesitados, y la responsabilidad social.

Y en el capítulo 19 aparece un versículo perteneciente a las prohibiciones del incesto
“No contaminarás a tu hija haciéndola fornicar, para que no se prostituya la tierra
y se llene de maldad”. ¿Qué significa?

La hija como una entidad independiente

En el mundo antiguo, a los padres se les permitía vender a sus hijos, que se consideraban su propiedad. Las normas bíblicas también permitieron la venta de niños por razones económicas o la toma de niños como esclavos por parte de los acreedores (II Reyes 4: 9, Isaías 50: 1, Nehemías 5: 5), pero la Biblia señala el sufrimiento y la injusticia involucrados en ello. En el período del Segundo Templo aunque la venta es aceptada, hay una renuencia a hacerlo cuando ello no es resultado de la escasez (Mishná Sota 3: 8, Toseftá Arajin 2: 7).

Las leyes del espacio permiten a los padres vender a sus hijas a la prostitución, que se considera una institución aceptada en la sociedad. Existe un procedimiento para vender a una hija adulta no casada con el fin de deshacerse de la necesidad de mantenerla y disfrutar de sus ganancias. La Torá tampoco prohíbe la prostitución, pero la trata negativamente. Está prohibido traer una prostituta al Templo; las imágenes de la ramera en la profecía son humillantes; el aumento de la prostitución atestigua la desintegración social, pero la prostitución en sí misma está permitida. Por lo tanto, es posible que el padre judío piense que tiene derecho a vender a su hija a la prostitución.

De hecho, a un padre se le permite vender a su hija como criada y casarla. Pero esta es una esposa permanente, tal vez una amante, y no una prostituta. Su venta estaba destinada a mejorar sus condiciones de vida. Es una mitzvá redimirla, y si no fue tomada como mujer legítima, está prohibido abusar de ella y venderla nuevamente (Éxodo 22: 7-11). Nuestro versículo, que exacerba esta tendencia y le prohíbe al padre vender a su hija a la prostitución, no es menos que una revolución.

Esta revolución se refleja en su formulación. En lugar de: “No prostituyas a tu hija”, está escrito, “No profanes a tu hija para prostituirla”. La “profanación” es la “ruptura” de la santidad y su desprecio al igual que la profanación del Shabat, la profanación del Templo, la profanación del Señor y la profanación de la hija. Por primera vez en la historia, la Torá reconoce a la hija como una entidad independiente, creada a la imagen del Creador, y restringe la posesión del padre hacia ella. Es decir, no es un objeto destinado para su uso.

Riesgo de explotación

Nuestros Sabios z¨l y sus sucesores extienden el espectro de la prohibición de la prostitución, desde darla para mantener relaciones que no sean para casarse, mediante la prostitución pagada, contacto sexual prohibido, e incluso vendiéndola a un anciano, con quien podría sufrir y traicionará. Y si me permiten imaginar, también puede ser para su propio uso. La traición más destructiva y dolorosa es la de quien se supone que debe protegerte, y te usa como un instrumento para satisfacer sus deseos. Es por esto que tiene un lugar en Parashat Kedoshim, junto con las figuras de quienes abusan de su poder, para el engaño y la explotación como en el caso del prosélito y el ciego.

Al mismo tiempo, nuestro versículo corresponde al capítulo del incesto. Los versículos del incesto están dirigidos al hombre, y lo restringen a través de las prohibiciones. Aunque en la práctica hay mujeres que cooperan, la Torá no pone el acento en la conducta de la mujer. Ella no salió, no (no) usó una prenda, no gritó. Es el hombre quien no conoció sus límites, que cedió ante el instinto sexual, el ansia de control y la posesividad, que vio a la mujer como un objeto. En la mayoría de los versículos, es el hombre, el conquistador, el dominante, es quien revela a la mujer que “ve su desnudez”.

De hecho, hay exégetas posteriores que sostienen que el objetivo secundario, latente, de las prohibiciones es proteger a las mujeres. En una zona residencial de gran densidad de población cuando la familia extendida vive cerca y los amigos están entreverados unos con otros, en una sociedad donde el honor familiar ordena silencio, la Torá quiere no sólo evitar tensiones y la desconfianza mutua, sino también proteger a las mujeres, a menudo del jefe del hogar y los hombres, que tienen el poder en sus manos. En primera lectura esta exégesis parece reducir los motivos espirituales-religiosos a motivos sociológicos. Pero el versículo ofrece una lectura de apoyo: la Torá, como de costumbre, no elimina la responsabilidad de cualquier lado. Si la mujer cooperaba, ella era castigada. Pero, ¿y si ella era joven, creyendo en él, dependiente de él, bajo su autoridad? ¿Los jueces no considerarán su caso como una extensión de la norma relativa a la hija?

La amenaza del silencio

Y en la sociedad moderna, donde hay una densidad similar en vecindarios, comunidades, escuelas, yeshivot y lugares de trabajo, ¿no es posible que ocurra una situación similar entre un hombre respetado que tiene poder de subordinar a sus vecinos, sus trabajadores, sus estudiantes e incluso sus pequeños alumnos? Por lo tanto, hay dos amenazas para la preservación de la santidad sexual: la influencia cultural del exterior y el silencio interno.
Por lo tanto, la Torá advierte en la continuación del versículo: “No degradéis a vuestra hija haciendo de ella una prostituta, para que tampoco se prostituya la tierra ni se llene de perversidad”. La destrucción de la confianza en el hombre y la exposición de los débiles al abuso sexual llenan la tierra, y la gente de la tierra, con lascivia. Como resultado, la tierra se “alimentará” a sí misma: se negará a darles a los pecadores su lluvia y los vomitará de ella, como lo explica en el tema del incesto.

 

*Investigadora y profesora de Biblia.

 

Fuente: mujeryjudaismo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend