Inicio » Opinión » Historia Judía » Armin Wegner: el escritor alemán que defendió a los judíos

Armin Wegner: el escritor alemán que defendió a los judíos

Enlace Judío México e Israel.- Armin T. Wegner, nacido en Alemania en 1886 en una antigua familia aristocrática prusiana, trabajó como agricultor, trabajador portuario, tutor privado, editor y orador público, todo después de recibir su doctorado en derecho. Se describió a sí mismo como “lleno de un profundo deseo de desentrañar el misterio de las cosas“.

MENUCHA CHANA LEVIN

A la temprana edad de dieciséis años, publicó su primer libro de poesía “Nunca he sido más viejo que un joven de dieciséis años“. Otros poemas establecieron su reputación como uno de los poetas más talentosos de su tiempo. Sin embargo, la verdadera pasión de Wegner fue un profundo compromiso con la justicia y la humanidad. Sirviendo como enfermero voluntario en Polonia durante la Primera Guerra Mundial, recibió la Cruz de Hierro por su valentía al asistir a los heridos bajo fuego.

En abril de 1915, después de que Alemania se aliara con Turquía, Wegner fue enviado a Medio Oriente como miembro del Cuerpo Sanitario Alemán. Observó de primera mano las horrendas atrocidades cometidas por el ejército turco contra el pueblo armenio. A pesar de las órdenes de las autoridades turcas y alemanas de restringir la información y las pruebas visuales, Wegner recolectó documentos y tomó cientos de fotografías en los campos de deportación armenios. Con la ayuda de embajadas de otros países, envió parte de este material a Alemania y Estados Unidos.

Sin embargo, pronto fue arrestado y obligado a servir en las salas de cólera, donde enfermó gravemente.

Wegner quedó profundamente afectado por el genocidio armenio y se convirtió en un miembro activo del movimiento pacifista y en un firme defensor de los derechos humanos. En 1920, se casó con Lola Landau, una talentosa escritora y poeta judía que tenía dos hijos de su primer matrimonio. Juntos tuvieron una hija, Sybil.

Durante la década de 1920, Wegner alcanzó la cima del éxito como escritor. Se convirtió en una celebridad con su libro Five Fingers Over You, que predijo el ascenso de Stalin. Su libro de viajes, En la encrucijada del mundo, vendió más de 200,000 copias.

Luego, en 1933, Wegner optó por arriesgar todo: su hogar, su exitosa carrera y su propia libertad, al hablar en protesta por el trato que Hitler había dado a los judíos. De hecho, fue el único escritor en la Alemania nazi que defendió abiertamente a los judíos al protestar contra el boicot organizado por el estado. La carta abierta de Wegner (“Sendschreiben”) a Hitler se escribió a principios de abril de 1933. Dado que ningún periódico alemán se atrevería a publicarla, Wegner envió la carta a la sede del partido nazi en Munich solicitando que se la enviara a Hitler. La carta de seis páginas, originalmente titulada “Para Alemania” detallaba la grandeza histórica del pueblo judío, sus importantes contribuciones a toda la humanidad y específicamente a Alemania. Advirtió que una continuación de la campaña antisemita traería desgracia al pueblo alemán.

El jefe de la cancillería, Martin Bormann, acusó recibo de la carta y dijo que “se presentaría ante el Führer en breve“. En respuesta, Wegner fue arrestado unos días después por matones de la Gestapo en Berlín, arrojado a un calabozo y torturado hasta que perdió la conciencia. Sufrió pasando por siente campos de concentración y prisiones nazis antes de escapar a Italia, donde permaneció por el resto de su vida.

Lamentablemente, Wegner sintió que la gente lo había olvidado. Una vez comentó: “Alemania me quitó todo, incluso a mi esposa“.

La esposa de Wegner, Lola Landau, exitosa autora, poeta y dramaturga, también sufrió bajo los nazis antisemitas. Sus publicaciones fueron prohibidas, lo que causó problemas financieros para su familia. Lola envió a sus tres hijos a varias escuelas en toda Europa mientras trataba de encontrar un refugio seguro para todos ellos. Fue durante este período de tiempo que comenzó a conectarse con su herencia judía y, inevitablemente, se dio cuenta de que el único país donde podía establecerse con seguridad era Palestina. En enero de 1936, emigró allí sin Armin, seguida por dos de sus hijos. Su otro hijo se estableció en Australia.

Mientras buscaba una nueva patria, Landau no tenía mucho tiempo para escribir; su tiempo libre lo dedicaba a trabajar en nombre de organizaciones sionistas. Después de su llegada a Palestina, continuó trabajando para establecer el nuevo estado judío. Sin embargo, volvió a escribir de nuevo en la década de 1950 con poco éxito: el idioma de su poesía era el alemán.

Uno de sus poemas conmovedores, originalmente escrito en alemán, fue traducido al inglés:

Llevamos las huellas de tierras extranjeras
Grabadas en nuestras caras con cortes dolorosos
Expulsados de los prados tiernamente amados
Cargamos sobre nuestras espaldas países que quedan atrás
“.

En 1968, Armin Wegner recibió el título de Justo entre las Naciones en Yad Vashem en Israel. Aunque no salvó directamente ninguna vida judía, se le pidió que plantara un árbol en honor al coraje que mostró al hablar en contra de los nazis. Falleció en Roma en 1978 a la edad de 92 años.

Su epitafio de lápida tiene estas líneas apropiadas en latín:

Amavi iustitiam odi iniquitatem Propterea morior in exsilio” – Amé la justicia y odié la injusticia. Por eso muero en el exilio.

Fuente: The Jewish Press / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *