avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Gran Bretaña hizo este mes lo que la Unión Europea y su potencia más importante, Alemania, se rehúsan a hacer: proscribir al grupo terrorista libanés Hezbolá que es respaldado por Irán.

MARK DUBOWITZ Y BENJAMIN WEINTHAL

Específicamente, Londres impuso la proscripción sobre la llamada ala política de Hezbolá luego de la proscripción de Gran Bretaña en el 2008 contra el ala política de Hezbolá. Al hacerlo, el gobierno británico rechazó la noción que Hezbolá es un grupo “de dos alas” sin mando y control unificados por sus actividades terroristas.

Berlín todavía se apega a ese delirio. El viernes, el gobierno alemán rechazó solicitudes de EE.UU, Israel y un número de países árabes de proscribir a todo Hezbolá.

El enfoque de personalidad dividida de Europa hacia Hezbolá la coloca en extremos opuestos a la realidad — por no mencionar la visión propia de los líderes de Hezbolá respecto de su grupo.

En el 2012, agentes de Hezbolá hicieron explotar un autobús turístico israelí en Bulgaria, matando a cinco israelíes y a un conductor de autobús musulmán. En -respuesta, la U.E. proscribió al ala militar de Hezbolá pero no a su ala política.

La proscripción parcial provocó que el portavoz de Hezbolá, Ibrahim Mousawi, repitiera lo que otros altos funcionarios del grupo han explicado durante años: “Hezbolá es una organización única y grande. No tenemos alas que estén separadas una de la otra.”

El jefe de Hezbolá, Hassan Nasrallah, advirtió que una designación del grupo terrorista en su totalidad por parte de la U.E. agotaría su recaudación de fondos en Europa.

Pero la U.E. continuó ignorando la identidad auto-descripta de Hezbolá como una organización unitaria. La lógica: El deseo de Europa, en particular el de Francia y Alemania, de continuar un “dialogo crucial.”

Su apuesta no rindió frutos. Hezbolá desempeñó un rol crucial en la política de tierra chamuscada del dictador sirio Bashar al-Assad que resultó en las muertes de más de 500,000 sirios y una inundación de refugiados dentro de Europa.

Para su crédito, el Reino Unido ha reconocido ahora el rol de Hezbolá en la destrucción de Siria y su influencia maligna a lo largo de la región. Holanda había sido el único país de la U.E. en proscribir a la organización entera, en el 2004. Fuera de Europa, la Liga Árabe, Canadá, Estados Unidos e Israel todos consideran a la empresa entera de Hezbolá estando involucrada en terrorismo.

Como el principal motor económico de Europa, Alemania podría influenciar un cambio en la política de la U.E. hacia Hezbolá. La administración de la canciller -Angela Merkel se ha ocultado detrás del manto de un presunto requerimiento de consenso de la U.E. para dilatar proscribir al ala política de Hezbolá. Pero las acciones de los holandeses, si no las de los británicos, muestran que Berlín podría actuar sin consenso de la U.E. para nombrar entidad terrorista a Hezbolá.

Alemania ha sido durante mucho tiempo un semillero de actividad de Hezbolá. Los representantes de la organización recaudan fondos, reclutan miembros y difunden una ideología letal antisemita y yihadista.

“Hezbolá entero está contra” la Ley Básica de Alemania, declaró hace poco el ministerio del interior del país, “porque Hezbolá combate el derecho a la existencia del Estado de Israel con medios terroristas. Tal objetivo es antisemita en su naturaleza.”

El ministro del exterior de Alemania, Heiko Maas, quien anunció el año pasado que entró a la política “debido a Auschwitz,” explica que debe hacerse todo para proteger la vida judía en Europa. Merkel declaró en el 2008 que la seguridad de Israel es “no negociable” para su gobierno. Pero Merkel, Maas y el ministro del interior, Horst Seehofer, se niegan a actuar contra Hezbolá.

Los funcionarios alemanes afirman que el gobierno de Merkel no puede prohibir unilateralmente a la organización. Pero lo ha hecho con otros grupos radicales.

La razón verdadera por la que Alemania (y la U.E.) vacilan en proscribir a la totalidad de Hezbolá tiene que ver con apaciguar a Irán, patrocinador de Hezbolá.

Berlín está bien al tanto que Hezbolá está vinculado por el ombligo a Teherán. En el 2010, el entonces embajador de Alemania ante Irán, Bernd Erbel, dijo que quería promover el “tesoro histórico de la amistad germano-iraní.”

Esa amistad valorada estuvo a la vista el mes pasado cuando el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier envió un cálido telegrama de felicitación a Teherán para honrar el 40o aniversario de la fundación de la República Islámica.

Diplomáticos alemanes asistieron a un evento de celebración en la embajada de Irán en Berlín para honrar a 1979, el cual trajo in orden social islámico radical que no se amilana de pedir la destrucción de Estados Unidos e Israel.

Alemania, junto con el resto de la U.E., sigue esposada a distintas ficciones acerca de la naturaleza de la República Islámica de Irán y Hezbolá. Pero Berlín y Bruselas no pueden negar el creciente consenso internacional: Hay sólo un Hezbolá, y persigue sus fines políticos a través del terror.

 

 

 

*Mark Dubowitz es el director de la Fundación para la Defensa de las Democracias, donde Benjamín Weinthal es un miembro.

 

Fuente: New York Post
Traducido por Marcela Lubczanski para Enlace Judío México

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí