Juntos venceremos
viernes 19 de julio de 2024

Una fotógrafa indígena y judía quiere contar la historia de su gente antes de que sea demasiado tarde

(JTA) – A la edad de 20 años, la fotógrafa Kali Spitzer dejó su hogar en Victoria, Columbia Británica, para viajar al norte y sumergirse en la cultura de su padre, que es indígena miembro de Kaska Dena, un pueblo de las Primeras Naciones nativo de Canadá. 

JOSEFIN DOLSTEN

Durante aproximadamente siete meses, vivió entre sus parientes en la zona de Daylu y cerca de ella, donde aprendió habilidades tradicionales como el abalorio, la caza, la pesca, la captura y el bronceado de alces y caribúes.

Fue tan hermoso, desafiante y aleccionador“, dijo la fotógrafa de 31 años a la Agencia Telegráfica Judía en una entrevista telefónica desde su casa en Vancouver. “Y también hubo mucha tristeza que vino de eso, de no poder crecer inmersa en mi cultura“.

Spitzer, que hasta entonces había sido criada principalmente por su madre judía ashkenazi, regresó inspirada y ansiosa por enseñar a otros sobre la cultura indígena. Descubrió que la mejor manera de hacerlo era a través de una pasión que durante mucho tiempo había tenido: la fotografía.

Como parte de una serie titulada “Una exploración de la resiliencia y la resistencia“, Spitzer fotografió a una amplia gama de mujeres y personas no conformes con el género, muchas de las cuales son indígenas o de raza mixta. Las imágenes de esa serie se han exhibido a nivel internacional, incluso en Canadá, Estados Unidos, Inglaterra y Alemania, y se presentaron recientemente en National Geographic.

Kali Spitzer, a la izquierda, fue criada principalmente en Victoria por su madre judia, Eloise a la derecha. (Byron Flescher; foto de Eloise por Kali Spitzer)

En la exposición, las fotografías a gran escala van acompañadas de grabaciones de voz de los sujetos que cuentan sus historias.

El objetivo principal es crear un espacio seguro donde nos vean y oigan, y espero que al hacerlo, quizás algunas personas vengan al espacio que normalmente no tienen y tengan una conexión realmente humana con la gente en las imágenes“, dijo.

El proyecto de Spitzer explora los desafíos de ser una raza mixta.

Siendo judía y nativa, siempre había personas que me decían que no creían que pareciera nativa, o cosas así, o simplemente que mi identidad estaba siendo cuestionada constantemente“, dijo. “Sabiendo que otras personas también pasan por eso, creo que es realmente importante mostrar qué tan diversos somos y que todos encajamos, en algún contexto“.

Aunque Spitzer se ha centrado principalmente en sus raíces indígenas en su trabajo, también espera documentar su herencia judía en proyectos futuros, incluso viajando a los lugares de donde vinieron sus familiares en Rumania y Polonia.

Ella dice que incluso cuando su trabajo no aborda directamente el judaísmo, siempre permanece en el fondo.

Creo que mi ascendencia judía me informó como [ser] humano, por lo tanto [informa] todo lo que hago“, dijo.

La artista con sede en Vancouver cree que es importante capturar las historias de los pueblos indígenas antes de que mueran los ancianos, y con eso, su cultura.

Siento que hay más urgencia para documentar nuestra cultura, nuestro idioma y nuestra gente, porque estamos en una carrera contra el tiempo de perder nuestro conocimiento“, dijo.

La fotografa utiliza un proceso que le da a su trabajo un aspecto envejecido y antiguo. (Kali Spitzer)

De niña, el padre de Spitzer fue retirado de su familia como parte de una política del gobierno canadiense en la que se enviaba a jóvenes indígenas a escuelas residenciales administradas por la iglesia. El objetivo del programa, que se desarrolló hasta 1996, era asimilar a los niños nativos a la sociedad canadiense.

Los niños fueron sacados a la fuerza de sus hogares y de la tierra y se colocaron en estas instituciones realmente abusivas donde el objetivo era la asimilación y matar a los indios y asimilarlos a la cultura religiosa blanca“, dijo Spitzer. “Creo que muchas veces mi trabajo se enfoca más en eso porque es muy reciente“.

Spitzer ha estado haciendo fotografía desde los 12 años. Durante sus estudios en Santa Fe en el Instituto de Artes Indígenas Americanas y en el Colegio Comunitario de Santa Fe, se interesó en los procesos alternativos de fotografía. Comenzó a usar un proceso de colodión húmedo, o de hojalata, en el que una pieza de metal o vidrio se reviste con laca o esmalte para desarrollar una fotografía. El resultado es una imagen envejecida y antigua. En su trabajo, los sujetos de Spitzer aparecen casi iluminados, contra un fondo más oscuro, a veces manchado o desigual.

Hay muchas variables diferentes y es definitivamente posible obtener una imagen realmente clara, pero también me gustan esas variables y no saber realmente cómo se desarrollará“, dijo.

Spitzer dijo que el crecer judía y Kaska Dena llegaron con equipaje pesado.

Definitivamente hubo muchas partes desafiantes, provenientes de dos personas bastante oprimidas de diferentes maneras“, dijo.

Pero ella no ve conflicto entre sus raíces.

Siempre pensé que eran complementarias entre sí“.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈