avatar_default

(JTA) – Si bien el rol de consolador principal es un título que ningún presidente busca, Donald Trump cumplió bien este rol, expresando sus “más sinceras condolencias” a las víctimas y consolando al rabino Yisroel Goldstein, líder espiritual de la sinagoga, en una llamada que Goldstein llamó “tan reconfortante”.

AARON KEYAK

El ataque terrorista en Chabad de Poway el 27 de abril, ocurrido en Shabat y el último día de Pésaj, fue horrible, y solo el último crimen de odio entre el creciente número de actos antisemitas en los últimos años. El tiroteo dejó un muerto y tres heridos.

El flagelo del antisemitismo global debe ser erradicado y debe ser una de las principales prioridades de la administración. Al igual que la compasiva respuesta del presidente Trump a Poway, el reciente nombramiento de Elan Carr como enviado de antisemitismo es un paso en la dirección correcta, aunque por mucho tiempo esperado.

Pero desde una perspectiva comunal judía, también existe la evidente omisión de una posición permanece sin cubrir: el enlace judío de la Casa Blanca.

El presidente Trump nunca ha tenido un enlace judío oficial.

Durante más de 40 años, los presidentes han designado enlaces con la comunidad judía. Procedían de diferentes orígenes, desde expertos en derechos civiles y en política doméstica hasta especialistas en asuntos internacionales y agentes de campaña, y desde una variedad de denominaciones y matices personales de la fe judía.

El segundo enlace judío del presidente Barack Obama, Jarrod Bernstein, señaló las “diversas vertientes de la comunidad judía estadounidense“, y dice que si bien “somos un solo pueblo y una comunidad en muchos aspectos, tenemos un conjunto diverso de temas que nos importan cuando nos quebrantamos por región o corriente de judaísmo“. Cuando Jeffrey Berkowitz fue nombrado para el puesto en 2005 bajo la presidencia de George W. Bush, se informó que era “interesante” que fuera reformista, a pesar del “amplio apoyo que el presidente Bush ha recibido de los ortodoxos y judíos más religiosamente conservadores“.

Durante la administración de Reagan, Marshall Breger “se enfrentó a un momento difícil [como enlace judío] cuando Reagan decidió asistir a una ceremonia en Bitburg, Alemania, en un cementerio de soldados nazis de las SS. Breger no pudo convencer a Reagan de cambiar sus planes, pero mantuvo abiertas las líneas de comunicación entre la Casa Blanca y la comunidad judía en un momento de crisis, un esfuerzo que creía que ayudaba a sensibilizar a la administración“.

Incluso cuando el enlace judío no pueda cambiar la posición de su jefe, una comprensión matizada y completa de la comunidad judía es esencial para asesorar a la persona más poderosa de la tierra.

Un aspecto que une a las más de dos docenas de enlaces es que cada uno de ellos habló a toda la comunidad judía: liberales y conservadores políticos, laicos y religiosos, republicanos, demócratas e independientes, y por supuesto a los principales movimientos denominacionales.

Que ya estemos a mitad del primer mandato de Donald Trump sin un enlace judío no es la mayor diferencia entre este presidente y sus seis predecesores inmediatos. Cuando se trata de hablar con los judíos de EE.UU., la estrategia del presidente Trump es no hablar con todos los 7 millones, es no intentar siquiera hacerlo con la mayoría de nosotros.

Si bien el presidente continúa recibiendo consejos de su yerno y de su hija Jared Kushner e Ivanka Trump a través de un lente mayormente ortodoxo en una amplia gama de temas, esto no sustituye a un individuo dedicado a cargo de la comunicación con la comunidad judía. Además, sus carteras expansivas dejan poco tiempo para participar en el compromiso comunal cotidiano.

La falta de enlace con el contacto regular con la diversa comunidad judía se mostró cuando el presidente Trump organizó una reunión informativa reciente de la Casa Blanca para discutir ostensiblemente temas “que impactan a la comunidad” en la víspera de Pésaj. Ni un solo líder de movimiento de las dos denominaciones judías más grandes en los Estados Unidos, ni conservador ni reformista, fue invitado.

Si bien la inclusión completa y honesta de la comunidad ortodoxa es, por supuesto, esencial para cualquier esfuerzo de acercamiento judío de cualquier presidente, la insistencia de este presidente en priorizar de manera desproporcionada solo al 10 por ciento de los estadounidenses de origen judío en tal medida tampoco es correcta.

Es apropiado y bienvenido que los judíos estadounidenses ortodoxos hayan asumido un papel más importante en nuestra conversación política nacional, tanto en temas nacionales como internacionales. Sin embargo, un presidente de los Estados Unidos que cree que pueden dejar de lado a grandes segmentos de la comunidad judía en sus conversaciones con la comunidad judía deja el consejo y la experiencia del presidente incompletos y, al menos, perjudica a la totalidad de la judería estadounidense.

Tanto si el enlace judío es ortodoxo como el del presidente Obama o reformista como el del segundo presidente Bush, el cargo exige un compromiso diario, si no cada hora, y el trabajo arduo de servir como conducto hacia y desde la administración. Si el presidente Trump tuviera una persona en este rol, verían rápidamente que no hay una sola denominación o segmento de la comunidad judía que represente al conjunto.

La inclusión es un proceso de aprendizaje. Hace tan solo una década, la Agencia Telegráfica Judía (JTA) observó cómo algunos judíos ortodoxos que asistían al retiro de la Coalición Judía Republicana sentían que sus necesidades religiosas no estaban siendo satisfechas. Ahora, para crédito de RJC, eso está lejos de ser el caso. Los judíos ortodoxos ahora están alojados en sus convenciones con comida súper kosher y servicios religiosos.

Con nuestra comunidad nuevamente bajo ataque, las palabras del presidente Trump son de hecho reconfortantes. En contraste con la peligrosa respuesta del presidente a la masacre de Pittsburgh, cuando inicialmente sugirió que la sinagoga debería haber tenido mejor seguridad, esta vez lo hizo bien. Pero el hecho de que la Casa Blanca todavía no tenga un enlace judío es un error que debe abordarse.

El autor es el ex jefe del Consejo Nacional Demócrata Judío (NJDC) y cofundador de Bluelight Strategies, una empresa de comunicaciones con sede en Washington, DC.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí