avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Varsovia dice que la composición de la delegación procedente de Jerusalén sugiere que las conversaciones se enfocarán en restaurar las propiedades judías

Polonia dijo el lunes que había cancelado una visita de funcionarios israelíes que tenían la intención de plantear el tema de la restitución de las propiedades judías incautadas durante el Holocausto, un asunto que Varsovia insiste que está cerrado.

Polonia decidió cancelar la visita de funcionarios israelíes después de que la parte israelí realizó cambios de última hora en la composición de la delegación, sugiriendo que las conversaciones se enfocarán principalmente en los asuntos relacionados con la restitución de propiedades“, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Varsovia en un comunicado en su sitio web.

Dijo que la delegación, encabezada por Avi Cohen-Scali, director general del Ministerio de Igualdad Social de Israel, debía presentarse en Varsovia el lunes.

En un comunicado el domingo anunciando la visita de la delegación, el Ministerio de Igualdad Social había dicho que estaba encabezando los esfuerzos para “ampliar el círculo de los que reciben restitución“, incluida la promoción de la legislación a tal efecto en “otros países“. Destacó especialmente una propuesta para promover el reconocimiento de las víctimas rumanas del Holocausto por parte de Alemania y Rumania.

La entonces ministra de la tercera edad, Guila Gamliel, habla durante la conferencia semanal del gobierno en la oficina del primer ministro Netanyahu en Jerusalen el 30 de diciembre de 2015. (Marc Israel Sellem / POOL)

En la declaración, la ministra de Igualdad Social, Guila Gamliel, elogió al gobierno polaco por “su firme postura frente a las voces de protesta antisemita“, al tiempo que advirtió que el tiempo se estaba “acabando” en el esfuerzo por restaurar las propiedades judías robadas durante el Holocausto.

Aparentemente, Gamliel aludió a un mitin de varios miles de nacionalistas en la capital polaca el sábado contra una ley estadounidense sobre la restitución de propiedades judías incautadas durante el Holocausto, un tema que surgió antes de las elecciones parlamentarias a finales de este año.

La protesta tuvo lugar en medio de un aumento dramático en el discurso de odio antisemita en la vida pública en Polonia y parecía ser una de las manifestaciones callejeras antijudías más grandes en los últimos tiempos.

El partido Derecho y Justicia (PiS) de Polonia, así como la oposición centrista y liberal, han restado importancia a la ley firmada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en mayo de 2018, insistiendo en que no tendrá ningún impacto en Polonia.

Manifestantes de extrema derecha protestan contra el proyecto de ley 447 de Restitucion del Holocausto del Senado de los Estados Unidos, en Varsovia, el 11 de mayo de 2019. (Alik KEPLICZ / AFP)

La Ley de Justicia para los Sobrevivientes Hoy (JUST) de los Estados Unidos, conocida como la ley 447, requiere que el Departamento de Estado de los Estados Unidos informe al Congreso sobre el progreso de países como Polonia respecto a la restitución de activos judíos incautados durante la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias. Los manifestantes en Varsovia dijeron que pagar una compensación arruinaría la economía de Polonia.

El primer ministro Mateusz Morawiecki se hizo eco de los sentimientos de los manifestantes en un mitin de campaña el sábado y dijo que son los polacos quienes merecen una compensación.

Las organizaciones judías, particularmente la Organización Mundial de Restitución de Judíos, han estado buscando una compensación para los sobrevivientes del Holocausto y sus familias, consideran que la compensación es una cuestión de justicia para una población que fue objeto de genocidio.

Polonia es el único país de la Unión Europea que no ha aprobado leyes que regulen la compensación de bienes saqueados o nacionales, y el jefe de WJRO, Guideon Taylor, señaló el sábado que tales bienes “continúan beneficiando a la economía polaca“.

La Polonia de antes de la guerra era un corazón judío, con una comunidad centenaria que ascendía a unos 3,2 millones, o alrededor del 10 por ciento de la población del país en ese momento. La mayoría de los judíos polacos fueron asesinados en masacres o campos de concentración.

La via ferrea que conduce a la infame “Death Gate” en el campo de exterminio de Auschwitz II Birkenau el 13 de noviembre de 2014 en Oswiecim, Polonia. (Christopher Furlong / Getty Images / via JTA)

Las preocupaciones antisemitas sobre Polonia han resurgido recientemente.

En junio pasado, el primer ministro Benjamin Netanyahu y Morawiecki pusieron fin a un estancamiento diplomático por una ley polaca que convirtió en delito penal acusar a la nación polaca de complicidad en el exterminio de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Como parte de los entendimientos, Polonia acordó enmendar la ley para eliminar cualquier sanción penal.

Pero la declaración conjunta de los dos líderes sobre el asunto fue criticada en Israel por aparentar aceptar la posición oficial de Polonia de que no era en modo alguno responsable de los crímenes del Holocausto.

El año pasado, el presidente Reuven Rivlin le dijo a su homólogo polaco, Andrjez Duda, que si bien “no hay duda de que hubo muchos polacos que lucharon contra el régimen nazi … no podemos negar que Polonia y los polacos intervinieron en el exterminio“.

El museo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén dijo que “décadas de investigaciones históricas revelan que … la asistencia de los polacos a los judíos durante el Holocausto fue relativamente rara, y los ataques e incluso el asesinato de judíos fueron fenómenos generalizados“.

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, izquierda, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en una conferencia sobre la paz y la seguridad en el Medio Oriente en Varsovia, Polonia, 14 de febrero de 2019. (AP / Michael Sohn)

Sin embargo, sí dijo que el término “campos de exterminio polacos“, que ha calificado especialmente a los polacos, era una “tergiversación histórica“.

En febrero, el ministro interino de Relaciones Exteriores, Israel Katz, provocó la ira de Polonia diciendo que “los polacos absorben el antisemitismo con la leche de sus madres“.

Polonia luego canceló la participación de Varsovia en una cumbre de países de Europa central en Jerusalén, calificando los comentarios de Katz como “racistas“.

En abril, el Congreso Judío Mundial condenó a una ciudad polaca después de informes de que los residentes colgaron y quemaron una efigie “hecha para parecer un judío estereotipado” en un renacimiento de una antigua tradición de la Pascua.

El lunes, Yair Lapid, no. 2 en el partido opositor Azul y Blanco, criticó a Netanyahu y Katz por la cancelación de la visita de la delegación israelí a Varsovia, diciendo que “el gobierno polaco vuelve a avergonzar al gobierno israelí sobre el tema del recuerdo del Holocausto.

Si Netanyahu y Katz no detienen esto y dejan de negociar el Holocausto, el mundo sabrá que la memoria del Holocausto no es sagrada para el gobierno israelí“, dijo. “Esta deshonra debe parar“.

Fuente: The Times of Israel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí