Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » Lo que callamos las paisanas

Lo que callamos las paisanas

Enlace Judío México e Israel.- Supuestamente (muy supuestamente), las paisanas nos contamos todo y somos super amigas y super unidas y no tenemos secretos entre nosotras. Pero, ¿qué creen? hay temas de los cuales nos da pavor hablar y no le decimos a nadie. Ni a nuestra mejor amiga ni a nuestra peor enemiga. Lo más chistosos de todo es que todas vivimos cuestiones similares pero nos hacemos como que no.

LA MEIDELE EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Los tratamientos y/o cirugías plásticas que nos hemos hecho: Nunca decimos que nos pusimos botox, nos operamos las chichis por gusto (todas dicen tener problemas de espalda, ¡ay sí, ajá!), nos hicimos tratamientos reductivos quita celulitis mágicos, etc. Pero lo simpático es que nos hemos encontrado con amigas cientos de veces afuera de las clínicas de cirujanos plásticos o medicina estética y aún así nos seguimos haciendo mensas de lo que estamos haciendo en ese lugar. Nunca aceptaremos que tuvimos que recurrir a ayuda profesional para vernos como nos vemos.

Cuánto pesamos. Preferimos decir nuestra edad que nuestro peso. Lo peor de todo es que no solo no decimos cuánto pesamos… mentimos al respecto. Si pesamos 65kg decimos 60ks, si nos preguntan cuánto subimos en el embarazo y la respuesta es 20 kg, decimos que 15kg. Si pesamos demasiado poco nos aumentamos 5kg, si nos dicen que bajamos, siempre decimos que nos falta mucho más.

Qué tan buena es nuestra muchacha. Será miedo a que nos la roben… pero siempre que alguien nos pregunta que tal es nuestra muchacha o nana, nos hacemos medio mensas. La respuesta siempre es un seco y frío “eh” cuando en realidad les quisiéramos besar los pies por todo lo que hacen por nuestras familias. Pero no queremos que la vecina nos eche el mal de ojo.

Qué tan seguido tenemos sexo con nuestras parejas o en su defecto nos peleamos. Cuando la pregunta trata de sexo nos hacemos medio mensas, si la realidad es que tenemos una vez a la semana o cada dos semanas, inventamos que 2 o 3 veces por semana pero cambiamos el tema rapidito. Cuando la realidad es que casi a diario nos hacemos mensas y decimos que 3 o 4 veces por semana para no hacer sentir mal a la otra. Pero la realidad es que rara vez decimos la verdad. ¡Ah! y, por supuesto, cuando se trata de qué tan seguido peleamos todas decimos “yo casi nunca”. ¿Quién nos cree?

Cuánto ganamos. Ya sea mucho o muy poco, es un tema delicado. Preferimos no hacer sentir de menos a alguien o generar envidia. Así que nos la pasamos trabajando calladitas, como si no estuviera pasando nada, ganando los millones de pesos, o por el contrario, partiéndonos el lomo por 5 pesos la hora. Pero nadie sabe en realidad cuánto ganamos. Es mejor evadir el tema, al parecer.

 

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend