Enlace Judío México e Israel – El 15 de mayo, en Ramat Shalom Francisco Gil-White presentó la ponencia “La Biblia judía y la democracia moderna”. A través de un recorrido histórico, el investigador postuló su teoría sobre el papel del judaísmo en la construcción de Occidente. 

 

“Es muy importante la identidad social para darle significado a la vida. Un componente importantísimo que vale la pena vivir tiene que ver con la autoestima que le damos a las categorías sociales a las que pertenecemos”, dijo Francisco Gil-White como parte de su ponencia “La Biblia judía y la democracia moderna”, en las instalaciones de Ramat Shalom.

“La importancia que le damos a las identidades sociales es lo que nos vuelve vulnerables por gente cínica. Se aprovecha de nuestras identidades. La manipulación de las identidades es susceptible de generar mucho conflicto social” Comentó Gil-
White.

Francisco Gil-White es maestro en ciencias sociales y antropólogo. Ganó en premio de la prestigiada Human Behaviour Sociaty. Actualmente es catedrático del ITAM. Recordó su trabajo en la Universidad de Pensilvania, en el departamento de Psicología, donde se interesó en el conflicto árabe-israelí.

“Primero, a través de mis investigaciones y experiencias personales, me di cuenta que el antisemitismo sigue muy fuerte. Me
hice la pregunta ¿Qué demonios pasó con la Shoá? ¿Cómo es posible que sucede la Shoá y unas décadas después vuelve a resurgir el antisemitismo?”

Dijo que al adentrarse en el tema se interesó cada vez más. “Me fui en mis estudios más atrás en el tiempo y la historia para poder entender las causas de las causas. ¿Cómo es posible que un crimen de este tamaño haya sucedido?”, se preguntó.

Dijo que siguió su camino por la historia: a la Primera Guerra Mundial, los prejuicios antisemitas de la civilización occidental, el cristianismo y “al final terminé haciendo un estudio de dos mil quinientos años atrás de historia política occidental”. Señaló que estos conocimientos, elaborados en una serie de libros llamada El colapso de Occidente, lo llevaron a tener nuevas dudas sobre la Shoá y “la trayectoria histórica y política que nos llevó” ahí.

Dijo que, al estudiar el tema, se dio cuenta que la Shoá, contrario a lo que siempre había sabido, no fue un evento único. “Al recorrer dos mil quinientos años de historia judía, lo que vi es que más bien parecía normal. Tenemos que en el siglo
XIX hubo unos ataques gigantescos contra el pueblo judío en el Imperio Ruso llamados Pogroms, que involucraban saqueos, violaciones y asesinatos.”

También habló de la Inquisición y las cruzadas. “Hubo expulsiones, conversiones forzadas y asesinatos en masa”. Dijo que el efecto acumulativo de todas esas persecuciones provocó que Europa Oriental se vaciara casi completamente de judíos. “De tal suerte que cuando Hitler realiza su gran matanza en el siglo XX estaba matando casi solo judíos de Europa Oriental.”

“Es increíble la recurrencia, la consistencia, la estabilidad sociológica de la gran matanza de judíos. Esto es muy interesante para mí como ser humano obviamente. Pero como científico, ya que a mí me interesa en especial el tema del racismo. El grupo de científicos a los que yo pertenezco nos proponemos descubrir cuáles son las leyes de la historia cultural. Cómo podemos hacer una verdadera ciencia cultural, rigurosa, matemática del proceso histórico cultural del hombre.”

Aterrizando hacia el tema central de su ponencia, Gil-White dijo que “estudiando al pueblo (judío) me enamore de ellos y de la Torá. Me di cuenta que la libertad, la paz, la solidaridad y la igualdad, es decir que todas las cosas que asociamos y atesoramos en la democracia moderna, que nos vuelven orgullosos de la trayectoria que hemos recorrido como occidentales en los últimos siglos, son cosas que constituyen un legado del pueblo judío para occidente. Esta es la conclusión a la que llegué: Sin la Torá no hay democracia moderna.”

Agregó que “el antisemitismo es la reacción antidemocrática. Es la estrategia de reacción de aquellos que quieren destruir el proceso democrático de occidente. Por lo tanto, los que nos quieren esclavizar buscan destruir la Torá.”

Opinó que, hoy en día, “no hay mejor lugar para los derechos humanos, respeto a la mujer, leyes que garanticen un trabajo digno. En ninguna parte del mundo no hay más igualdad ante la ley, mejor estado de derecho, más compasión, más altruismo institucionalizado que en occidente.”

Gil-White finalizó su conferencia con una frase que resonó fuerte entre la audiencia: “el Holocausto tiene todo el sentido del mundo. Sus abuelos fueron asesinados porque ustedes son muy importantes. Porque ustedes transformaron occidente a lo largo de 25 siglos. (…). Ustedes son los autores de la libertad occidental. Tienen que tomar el destino en sus manos. Aliarse con los gentiles que lo reconocen. Proteger a occidente porque occidente está en graves problemas.”

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico