Inicio » Opinión » Análisis » El presunto ataque muestra que Israel está persiguiendo a los iraníes en el desierto de Siria

El presunto ataque muestra que Israel está persiguiendo a los iraníes en el desierto de Siria

Enlace Judío México e Israel – El ataque a la base aérea T-4 en el norte de Siria, atribuido a Israel en la madrugada del lunes es el tercero en suelo sirio en una semana. En los dos casos anteriores, Israel reaccionó a fuego contra su territorio. Esta vez, según medios extranjeros, los blancos eran intereses iraníes.

AMOS HAREL

Este año, Irán cambió algunas de las características de su actividad en Siria.

Ante los persistentes ataques de Israel y la insatisfacción con Rusia y el régimen de Bashar al-Assad, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán trasladó la mayor parte de sus actividades del aeropuerto internacional de Damasco a una base más alejada en el centro de Siria: T4, que está al lado de Homs. Los iraníes han operado desde esa base antes, y en 2018, Israel la bombardeó en varias ocasiones.

En el pasado, los ataques israelíes apuntaron a envíos de armas de Irán a Hezbolá a través de Siria. También pretendían frustrar el atrincheramiento de las fuerzas iraníes en Siria – el despliegue de drones y sistemas de defensa aérea desde sitios que los iraníes establecieron para sí mismos dentro de bases sirias.

El ataque de la madrugada del lunes se suma a dos incidentes anteriores la semana pasada. Primero, un lanzador antiaéreo sirio fue destruido en Quneitra, en el Golán sirio, luego de que disparó proyectiles a aviones israelíes. Siria informó que dos soldados murieron en el ataque. El sábado por la noche, dos cohetes fueron disparados desde Siria hacia territorio israelí, uno de los cuales aterrizó en el área del Monte Hermón. No se registraron bajas. En respuesta, la Fuerza Aérea de Israel atacó blancos del ejército sirio.

El establishment de defensa israelí aún no ha determinado exactamente quién disparó los cohetes del sábado por la noche. La explicación sobre este tipo de incidentes a través de los años (fuego errante durante los intercambios entre las fuerzas de Assad y los rebeldes) dejó de ser relevante desde hace un año.

El régimen de Assad tiene el control total del sur de Siria y no hay una fuerza significativa que lo desafíe. El ejército sirio ha regresado a los Altos del Golán en la frontera con Israel, en un formato que recuerda el despliegue de sus brigadas en vísperas de la guerra civil y tiene un control razonable sobre lo que sucede allí.

Al mismo tiempo, las defensas aéreas sirias están preparadas, nerviosas y buscan todas las oportunidades para derribar aviones que se aproximan al espacio aéreo sirio.

Por lo tanto, el lanzamiento de cohetes contra el Hermón este sábado parece un movimiento deliberado relacionado con el régimen. Pero la fuerza detrás de él podría ser el ejército sirio, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán o una de las milicias chiítas que Irán opera en el sur de Siria. También hay varias razones: para conmemorar el Día Al Quds, que este año estuvo marcado por numerosas amenazas de Irán y Hezbolá contra Israel; otra amenaza de Irán por las tensiones con Estados Unidos en el Golfo; o venganza de Siria por un ataque aéreo anterior.

Si se suponía que el lanzamiento del cohete sería una venganza, fue contraproducente. Algunas horas después, aviones israelíes atacaron varios blancos en el sur de Siria. La oposición siria reportó más tarde decenas de víctimas, entre ellas, soldados iraníes. Podría ser que hubo víctimas en el ataque aéreo, pero el número parece inflado.

El lunes por la mañana llegó el ataque contra la base T4, aparentemente dirigido a Irán. Los medios en Siria citan dos víctimas. Israel responsabilizó al régimen de Assad por el incidente en el Hermón y no hizo acusaciones específicas contra Irán.

Estos incidentes demuestran que, aunque Assad ha recuperado el control sobre el territorio, el área fronteriza no es completamente estable. El liderazgo israelí sigue diciendo que no puede aceptar el atrincheramiento de fuerzas iraníes en Siria y, de vez en cuando, respalda sus palabras con hechos. Sin embargo, la fricción entre ambos ejércitos es menos intensa que hace un año, en parte porque Irán está siendo más cauteloso que antes. Pero la tensión latente se mantiene.

Mientras tanto, Israel también está trazando líneas rojas con respecto al Líbano. Recientemente envió una advertencia al gobierno en Beirut a través de EE.UU., contra los intentos de Irán y Hezbolá de establecer líneas de producción para mejorar los misiles guiados en posesión de Hezbolá en el Líbano.

Fuente: Haaretz / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *