Inicio » Opinión » Arte y Cultura » La vida del torero judío gay Sidney Franklin

La vida del torero judío gay Sidney Franklin

(JTA) – En el mundo taurino de los años 20 y 30, Sidney Franklin se definió no solo por su carácter estadounidense, su elegancia o su personalidad de tipo duro, sino también por su carácter judío. El primer estadounidense en alcanzar el estado de matador en España, fue apodado “El Torero de la Torá“.

JOSEFIN DOLSTEN

Pero Franklin tuvo una relación complicada con su identidad judía. Sidney Frumkin, nacido en una familia judía ortodoxa en el vecindario Park Slope de Brooklyn, se enfrentaba a menudo con su padre tradicional. El hecho de que fuera gay (aunque no abiertamente) lo hizo sentir aún más alejado de su religión.

El lunes, el Centro de Historia Judía ofrecerá una conferencia sobre Franklin. En junio, que es el mes del Orgullo, la charla explorará sus identidades judías y homosexuales.

Estaba lleno de contradicciones“, dijo Rachel Miller, directora de servicios de archivos y bibliotecas en el centro con sede en Manhattan. “Es divertido mirarlo hoy cuando tenemos una perspectiva muy diferente ahora de la que teníamos hace 100 años sobre el género y la identidad ‘queer’, también la identidad judía y los efectos del trauma“.

Miller ha estado investigando la vida de Franklin desde 2010. Ella se topó con su historia mientras revisaba los materiales sobre él que tenía el centro y le intrigó saber sobre sus antecedentes familiares. Sus padres huyeron del antisemitismo en Rusia para establecerse en Nueva York, donde permanecieron sus hermanos.

Entonces, ¿qué pasa con este que se va a la Ciudad de México y España y cualquier otro lugar como torero?“, se preguntó Miller.

Desde muy joven, Franklin se enfrentó con su padre, un corpulento oficial de policía que disciplinaba físicamente a sus hijos.

Sidney se rebeló básicamente contra cualquier cosa que su padre en particular representara, y tuvieron una relación muy difícil“, dijo Miller. “Según los términos de hoy, llamaríamos abusivo a su padre“.

A la edad de 18 años, Franklin dejó Brooklyn para México. Fue allí donde descubrió su amor por las corridas de toros, aprendiendo del prominente torero Rodolfo Gaona. Parecía impasible ante los peligros del sangriento deporte.

Si tienes agallas“, Franklin dijo una vez, “puedes hacer cualquier cosa“.

Al mudarse a España para perseguir su pasión, alcanzó la fama en parte debido a sus habilidades taurinas y los círculos que frecuentaba.

En 1929, Franklin conoció a Ernest Hemingway. El célebre autor se convirtió en un amigo cercano y escribió sobre Franklin en su libro “La muerte de la tarde“, que explora la tradición taurina.

Franklin es valiente con un valor frío, sereno e inteligente, pero en lugar de ser torpe e ignorante, es uno de los manipuladores más hábiles, elegantes y lentos de un cabo de los que luchan hoy“, escribió Hemingway. “Su repertorio con la capa es enorme, pero no intenta, por medio de un variado repertorio, escapar de la actuación de la verónica como la base de su trabajo con la capa, y sus verónicas son clásicas, muy emotivas y están hermosamente sincronizadas y ejecutadas. No encontrarás a ningún español que lo haya visto pelearse y niegue su talento y excelencia con la capa“.

En 1932, Franklin jugó el rol de sí mismo en la película de Hollywood “The Kid From Spain” junto a Eddie Cantor.

Aunque el torero era judío, participaba en algunos rituales católicos antes de sus peleas, incluyendo que las monjas oren por él, dijo su sobrina, Doris Ann Markowitz, a la Agencia Telegráfica Judía.

Cuando alguien le preguntó por qué permite que las monjas oren por él si en realidad es judío, dijo que los toros son católicos“, recordó. “Fue sólo una broma. No tomaba en serio la religión per se“.

Pero como lo demuestra su apodo, su identidad judía todavía jugó un papel importante en su vida, al menos en términos de cómo otros lo vieron.

Otro aspecto menos conocido de su identidad fue su sexualidad. Franklin era gay pero nunca habló públicamente de su sexualidad, aunque Miller dijo que era “un secreto a voces” en el mundo taurino.

Markowitz dijo que la familia sabía sobre su sexualidad, pero nunca habló de ello. Cuando visitaba a su familia, dijo, Franklin llevaba a un valet llamado Julio, que también era su pareja romántica.

Julio, Julie, solíamos llamarlo, vivía con nosotros en nuestra casa, en el sótano con mi tío, y fue muy fácil ver la relación especial que tenían“, dijo Markowitz.

Sin embargo, Franklin intentó ocultar su sexualidad, incluso estableciendo una relación con una mujer y otras aventuras heterosexuales en su poco confiable autobiografía de 1952, “Bullfighter from Brooklyn” (El Torero de Brooklyn).

Miller dijo que ser parte del mundo taurino permitió a Franklin escapar de algunas especulaciones sobre su sexualidad. Pero ese mundo también le permitió expresarlo de otras maneras.

[Franklin] explotó esta imagen masculina de sí mismo, que yo también sentí que era un acto de encerrarse en el armario, pero al mismo tiempo una actuación“, dijo Miller.

Los relatos de él fotografiado por primera vez con un traje taurino – el práctico y extravagante “traje de luces” que incluye pantalones ceñidos y una chaqueta corta y acolchada con un intrincado brocado – muestran lo mucho que disfrutó el glamour de este deporte.

Se miraba en el espejo, y pasaban las horas y no tenía bastaba para verse con este brillante traje dorado y plateado“, dijo Miller.

Cuando su carrera taurina terminaba, Franklin dirigió un café en Sevilla. En 1957, fue encarcelado por tener ilegalmente un automóvil en el país, cumpliendo nueve meses de una condena de 25 meses. Después de su liberación, regresó a América del Norte, donde viajaba ida y vuelta entre Texas y México. Murió en 1976, pasando los últimos años de su vida en un asilo de ancianos.

Recordando la vida de su tío, Markowitz lo recuerda como “una figura más grande que la vida“.

Cuando entraba en una habitación, la iluminaba“, dijo, “y cuando entraba en esa habitación era, sin lugar a dudas, el foco de atención de todos“.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *