Inicio » Entretenimiento » Cine » Una palabra: ocupación

Una palabra: ocupación

Enlace Judío México e Israel.- Nejemye Tenenbaum se dedicó por largos meses a la realización cinematográfica de un breve pero sacudidor documental que se estrenó en abril de 2019 en el American Documentary Film Festival de Palm Springs, California. Se trata de un material que de manera directa y concentrada revela cuál es su principal preocupación, como judío y como sionista convencido, respecto al presente y futuro del Estado de Israel: la ocupación.

ESTHER SHABOT

De ahí su anclaje narrativo a través del análisis realizado ante la cámara por Gershon Baskin, escritor, analista y activista social israelí que fue pieza esencial en la liberación del soldado Guilad Shalit, quien pasó años secuestrado por el Hamás en Gaza. A partir de esa experiencia, Baskin, apoyado por su trabajo en diversas organizaciones promotoras de la paz y el entendimiento entre israelíes y palestinos, presenta en los minutos en que aparece en escena, una de las más congruentes, sensibles y brillantes argumentaciones acerca del principal desafío que enfrenta el Estado de Israel para su supervivencia como Estado judío y democrático. El desafío de terminar con la ocupación israelí que pesa sobre el pueblo palestino y que al mismo tiempo, se ha convertido en el lastre más pesado para Israel al lastimar y desvirtuar los valores y la vida diaria de la sociedad israelí.

Nejemye Tenenbaum, coincidente y solidario con la visión de Baskin, hace uso de escenas referentes a esa temática para enfatizar el mensaje principal: o Israel se libera de la ocupación con la consecuente obtención de los palestinos de su independencia nacional, o Israel se descompondrá social, moral y políticamente hasta un grado que es difícil imaginar, pero que ya asoma, ominosamente, desde ahora.

La factura del documental es impecable. La agilidad, sobriedad y atinada musicalización a cargo del británico David Buckley, contribuyen a que su mensaje sea más fuerte emocionalmente hablando. A pesar del reto de incursionar en un tema poco atendido y virtualmente ignorado tanto en nuestro medio comunitario como en los materiales de divulgación que nos llegan desde Israel -incluso se podría decir que en muchos círculos oficiales resulta políticamente incorrecto señalarlo-, Tenenbaum se lanzó a esa empresa, leal a sus convicciones y a su amor por Israel. Quienes compartimos ese mismo compromiso estamos a la espera de su pronta y profusa exhibición, por constituir un tabique más en la construcción de una conciencia más clara entre nosotros de nuestra obligación y derecho de pronunciarnos ante la catástrofe que se avecina si las cosas siguen por donde van.

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *