Inicio » Destacado » Informe de Inteligencia: La conexión Israel-Abu Dhabi

Informe de Inteligencia: La conexión Israel-Abu Dhabi

Enlace Judío México e Israel.- Por qué el príncipe heredero de Abu Dhabi Mohammed Bin Zayed se ha convertido en un aliado cercano del estado judío.

YOSSI MELMAN

El New York Times publicó recientemente un perfil elaborado de Mohammed Bin Zayed, el príncipe heredero conocido como MBZ y el gobernante de facto de Abu Dhabi. MBZ contrasta claramente con el notorio y polémico MBS, Mohammed Bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudita.

En el artículo, solo se menciona brevemente a Israel, incluido el hecho de que Israel vendió equipos de inteligencia y actualizó aviones de combate F-16 de fabricación estadounidense al principado, que es una parte dominante de la entidad federada conocida como Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Sin embargo, en el artículo del Times, se revela una porción completa del mundo clandestino de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos. Junto con las historias anteriores, el informe arroja luz sobre el alcance, la profundidad y la naturaleza de las relaciones secretas entre Israel y Abu Dhabi. Pero también proporciona una perspectiva más amplia sobre las relaciones de desarrollo especiales entre Israel y otros estados sunitas.

El artículo afirma que durante el último cuarto de siglo, el príncipe de 58 años de edad ha convertido su pequeño feudo en una fuerza dominante en Medio Oriente, pero también es una fuente de inestabilidad en la región.

La base de la cooperación israelí-Abu Dhabi emana de dos conjuntos de intereses comunes: uno es la animosidad hacia Irán, y el segundo es el odio y el temor del movimiento de la Hermandad Musulmana.

Para lograr sus objetivos, a lo largo de los años, MBZ ha comprado armas y otros equipos militares por valor de cientos de miles de millones de dólares, principalmente de los Estados Unidos, pero también de Israel.

Su padre, el analfabeto Sheikh Khalifa, goza de mala salud, pero oficialmente sigue siendo el gobernante del país que lleva el título de presidente de los Emiratos Árabes Unidos. Nombró como tutor a su hijo un predicador islamista radical que intentó lavarle el cerebro con ideas militantes.

El joven MBZ rechazó los sermones del tutor, que lo traumatizaron. En su lugar, adquirió una educación occidental y desarrolló un odio infinito hacia la Hermandad Musulmana. Estos sentimientos informan sus políticas diplomáticas y militares, y su participación en la creación de alianzas regionales.

Es un rival amargo de Qatar y Turquía, cuyos líderes apoyan las sucursales de la Hermandad Musulmana en todo el mundo árabe. Pero es amigo de Bahrein, Egipto, Jordania y, en menor grado, Arabia Saudita, todos los cuales se oponen a la Hermandad Musulmana.

El presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi, que es un fuerte opositor de Hamás, que es la extensión palestina de la rama egipcia de la hermandad musulmana, considera a MBZ un aliado fuerte. En ese sentido, también Israel, aunque la política israelí, tal como fue diseñada por el Primer Ministro Benjamin Netanyahu con respecto a Hamás, no es una rivalidad directa sino más bien complicada.

Para Netanyahu, Hamás es una especie de “frenemia”, una combinación de enemigo pero también de amigo. Esto se debe a que Hamás, que controla Gaza y desafía a la Autoridad Palestina y la Organización de Liberación de Palestina (OLP), sin saberlo, sirve al objetivo final de Netanyahu: socavar las aspiraciones nacionales palestinas y en el camino “matar” la noción de dos estados, Israel y Palestina unida en Gaza y Cisjordania.

La historia del Times no dice qué compañía israelí actualizó los aviones de combate F-16 de Abu Dhabi, tanto Israel Aerospace Industries (IAI) como Elbit Systems participan activamente en la actualización de aviones de combate rusos y de fabricación estadounidense.

En el pasado, las dos compañías compitieron entre sí mediante campañas de difamación en sus esfuerzos por obtener licitaciones internacionales. Al hacerlo, redujeron sus propias posibilidades de ganar contratos. Después de un incidente en un intento por mejorar a los combatientes colombianos, el Ministerio de Defensa intervino y los obligó a trabajar juntos y cooperar en algunos casos delicados, como vender armas a naciones árabes y musulmanas, lo que hace que este tipo de seguridad y trato con armas sea menos privado y más de gobierno a gobierno (G2G).

Se puede suponer que actualizar el F-16 de Abu Dhabi es un caso similar en el que el Ministerio de Defensa no solo lo aprobó, sino que también impuso una empresa conjunta en el IAI y Elbit. No hay duda de que el acuerdo tuvo que ser aprobado también por el gobierno de Estados Unidos. En cada acuerdo que involucra sistemas militares hechos por Estados Unidos, Israel necesita recibir una licencia del Pentágono y la Casa Blanca. En el caso de Abu Dhabi, fue fácil obtener la aprobación ya que las sucesivas administraciones de Estados Unidos y especialmente la presidencia de Donald Trump consideran a los Emiratos Árabes Unidos, Abu Dhabi y MBZ, en particular, amigos y aliados.

En cuanto a los vínculos de inteligencia, se informó en el pasado que NSO y Verint, dos empresas con sede en Herzliya con filiales internacionales, vendieron sus sistemas a Abu Dhabi. Verint, que se define a sí mismo como “líder en inteligencia procesable”, fabrica y vende software que interviene equipos para interceptar teléfonos, fax, comunicaciones por radio y computadoras, así como para analizar los datos obtenidos.

NSO vendió a MBZ, que también es comandante adjunto de las fuerzas armadas de los Emiratos Árabes Unidos, su famoso software Pegasus. El software permite a sus operadores infiltrarse sigilosamente en todo tipo de teléfonos inteligentes, robar datos y someter al usuario a vigilancia constante, sin que nadie lo note. Grupos de derechos humanos de todo el mundo han criticado a MBZ y su gobierno, la policía y los servicios de seguridad por usar el equipo hecho por Israel para espiar a opositores políticos y acosar a activistas de derechos humanos y disidentes de abusos.

NSO estuvo conectada, una y otra vez, a la guerra cibernética agresiva, vendiendo Pegasus a numerosos servicios de seguridad, incluidos regímenes tiránicos como Myanmar, lo que les permitió perseguir a activistas de derechos humanos y disidentes políticos.

En México, el nombre de la compañía estaba incluso vinculado a la muerte de un periodista de investigación local. Uno de los fundadores de la NSO y actual propietario, Julio Shiloh, trata de limpiar su nombre concediendo entrevistas a entrevistadores comprensivos. Sin embargo, a pesar de que la NSO dañó la imagen israelí como proveedor inescrupuloso de armas letales, el Ministerio de Defensa lo respalda aprobando su solicitud de licencias de exportación.

Los lazos con Abu Dhabi comenzaron bajo el radar, beneficiándose de los esfuerzos decididos del establecimiento de seguridad israelí para ocultarlos y evitar la publicación en los medios de comunicación. Fue Mati Kochavi, un empresario israelí, quien abrió las puertas de la tecnología israelí y los productos militares a los pequeños Emiratos. Embarcándose en un viaje de ego, Kochavi reveló en un discurso en Singapur hace más de una década que estaba vendiendo hardware y software israelíes a Abu Dhabi.

A través de sus firmas con sede en Suiza y su compañía local israelí, Logic, vendió equipos de seguridad nacional para proteger las instalaciones marítimas de petróleo y gas del principado, proporcionándoles escudos de defensa cibernética y seguridad física para drones.

Kochavi empleó a expertos militares israelíes de alto rango y ex jefes de inteligencia y militares, como el general Amos Malka, ex jefe de Inteligencia Militar, y el general Eitan Ben-Eliyahu, ex comandante de la Fuerza Aérea de Israel.

Para esta aventura arrolladora, Kochavi alquiló un avión privado de pasajeros y transportó a docenas de expertos israelíes desde Tel Aviv a través de Chipre para ocultar sus tratos con Abu Dhabi. Sus empleados se quedaron en un barrio elegante y aislado, y trabajaron en turnos rotativos de una semana a dos semanas.

Alrededor de 2012, el encanto y la suerte de Kochavi comenzaron a agotarse. Lenta pero constantemente él, sus negocios e influencia fueron disminuyendo. Avi Leumi, el controvertido fundador y CEO de Aeronautics Defense System (ADS), un fabricante israelí de drones, entró en el vacío que había creado.

Leumi trabajó con Kochavi, pero aunque el establecimiento de seguridad de Abu Dhabi no estaba contento con el desempeño de sus drones, de alguna manera logró mantenerse en el juego. La crisis profesional y financiera entre los dos estados amenazó con dañar su cooperación estratégica contra Irán y la Hermandad Musulmana. El Mossad, la agencia de espionaje extranjera de Israel, se movió para salvar las relaciones.

Una de las tareas tradicionales del Mossad es operar como un ministerio de relaciones exteriores alternativo y administrar los lazos secretos entre el estado judío y el mundo árabe y musulmán.

Tevel es el departamento especial del Mossad a cargo de esta misión. En ese momento, el jefe de Tevel era David Meidan. Hoy en día, él y Leumi, quienes trasladaron su negocio a Chipre, son socios que representan al IAI y a otros productores de seguridad israelíes en los Emiratos.

Otro subproducto de las relaciones especiales entre Israel y Abu Dhabi, que no es una coincidencia, es que los F-16 del Emirato, junto con sus homólogos egipcios, han bombardeado las posiciones de ISIS en la península del Sinaí.

Más al este, la fuerza aérea de los Emiratos Árabes Unidos también está operando junto con Egipto en la guerra civil en Libia, ayudando a las fuerzas del general Khalifa Haftar, que está tratando de apoderarse de todo el país y cuenta con el apoyo de Estados Unidos, Francia y Rusia.

¿Es otra coincidencia que el boletín francés, Intelligence on Line, informara hace unos meses que los representantes de la inteligencia israelí se reunieron con el general Haftar?

Netanyahu se ha jactado repetidamente de que Israel ha logrado formar una coalición contra Irán con algunos estados árabes conocidos como la “Alianza Suní”, junto con Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Egipto, Marruecos y Jordania.

Fuente: The Jerusalem Post – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend