Inicio » Comunidad » “Por nuestra raza, habló su espíritu”: Reciben Chertorivski y Harp Helú premio al Máximo Mérito como egresados de la FCA UNAM

“Por nuestra raza, habló su espíritu”: Reciben Chertorivski y Harp Helú premio al Máximo Mérito como egresados de la FCA UNAM

Enlace Judío México e Israel – Ante una multitud de amigos, familiares, funcionarios y personalidades diversas, Isaac Chertorivski y Alfredo Harp Helú recibieron el reconocimiento al Máximo Mérito como Egresados de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM. 

Con un banquete pletórico y rodeados por sus amigos y familiares, Isaac Chertorivski y Alfredo Harp Helú recibieron la distinción al Máximo Merito como Egresados de la Facultad de Contaduría y Administración  (FAC) de la Universidad Nacional Autónoma de México, evento al que asistió el propio rector de la UNAM, el doctor Enrique Graue, además de Tomás Rubio Pérez, director de la Facultad de Contaduría y Administración quien dijo que “este acto es un acto muy especial ya que se rinde homenaje a quienes por su valiosa aportación social, por su trascendencia profesional, a nivel nacional e internacional, han trascendido como egresados de nuestra universidad. Por supuesto, también, porque siempre han puesto en alto el nombre de la facultad, de la UNAM y han merecido la distinción como máximos egresados en estos 90 años de la facultad.”

Sobre Isaac Chertorivski, Rubio Pérez dijo que “ha sido un ejemplo de educación, de cercanía de fuerza, un universitario siempre combativo, un tanque de guerra”.

Al expresarse sobre Alfredo Harp Helú, dijo que era “un ejemplo de disciplina, de constancia, de fortaleza, de bondad, de sencillez y siempre de apoyo. Tiene unas palabra que le hemos escuchado todos: ‘la mejor inversión está en México’.”

“En ambos galardonados se nota el aprecio, el cariño, la pasión por su alma mater, el reconocimiento de que su paso por las aulas contribuyó a cambiar su realidad; ellos también han cambiado la realidad de la comunidad de la Facultad de Contaduría, de la comunidad de la universidad y, por su puesto, de la sociedad mexicana”, concluyó.

Así se dio paso a la entrega de las medallas y los diplomas, en medio de grandes ovaciones y aplausos. El primero de los homenajeados en tomar la palabra fue Isaac Chertorivski, visiblemente conmovido.

“Es muy difícil, después de haber escuchado esto, hablar. Yo tengo una característica (…) sí tengo un muy mal carácter, pero soy bien sentimental y chillón. Doctor Enrique Graue, rector de la máxima casa de estudios, ya ganamos setenta y tantos lugares en la encuesta mundial de universidades en tu periodo, estamos muy orgullosos, rector.”

Agradeció a los presentes y al embajador de Israel en México, Jonathan Peled. “Quiero dar un agradecimiento especial a cuatro invitadas de honor: Sofía, Victoria, Valentina, Itziry. De pie. Mis nietas.” Incapaz de contener el llanto, agradeció así la presencia de su familia, y fue correspondido por un aplauso sonoro de un público contagiado por la emoción.

Habló sobre 13 momentos memorables de su vida, en los que recordó a viejos compañeros de la facultad, incluyendo a Enrique Borja. Dijo que tenía el honor de haber sido el primer detenido de su facultad durante el conflicto de 1968, y habló del día en que la FAC se sumó a la huelga de la UNAM, que culminó con la masacre del 2 de octubre.

Dijo que para él, la familia y los amigos eran lo más importante en la vida, y agradeció la presencia de tantos de ellos que habían ido a acompañarlo en su homenaje. “No me quiero retirar de aquí sin decir: le debo todo a la UNAM. Sin la UNAM, nada”, dijo con la voz quebrada.

Por su parte, el empresario Alfredo Harp Helú dijo que “antes que nada quiero felicitar por los 90 años a la Facultad de Comercio y Administración (antiguo nombre).”

Saludó a los presentes y recordó que fue en 1961 cuando ingresó a la Escuela de Comercio y Administración, ahora Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM. “En ese entonces tenía yo 16 años y jamás imaginé los restos de esta nueva etapa de mi vida universitaria. Estaba emocionado de entrar a la UNAM y sin saberlo, sus siglas iban a grabar mi vida para siempre.

“Sí, he sido muy afortunado porque los amigos no son un derecho, son una bendición y aunque pasen los años, la amistad nunca envejece. Se renueva cada vez que nos vemos. Y por eso estoy tan contento este día de estar rodeado de mis amigos y familiares. Compartir con ustedes este momento me llena de alegría.”

Habló de esos primeros años como estudiante, cuando trabajaba en la fábrica de hilos de un tío suyo, en el “maravilloso Centro Histórico de la Ciudad de México.” Recordó sus trayectos desde el centro hasta la universidad en un auto que “parecía el Arca de Noé”, pues en él le daba “aventón” a varios de sus compañeros.

Narró brevemente su paso ascendente por el mundo de las finanzas y recordó a su exsocio Roberto Hernández, con quien fundó la Casa de Bolsa Acciones y Valores, que “se volvió la más importante de México en aquella época. Después adquirimos Banco Nacional de México, Banamex, en 1991, y formamos el Grupo Financiero Banemex-Accival, que en ese entonces era el más sólido de México.”

Reconoció que, por $200 pesos al año ($20 centavos actuales) pudo tener una educación que lo preparó para triunfar en el mundo de los negocios, “tuve a los mejores maestros”, recalcó.

También habló sobre la pluralidad y el laicismo de la UNAM, lo que le da un alcance muy extenso y que “me permitió saber lo que era nuestro país y yo creo que por eso estoy tan comprometido con México.”

“También pude encabezar la transformación de la sociedad hacia un mundo más humano.” Recordó que cuando era estudiante de la UNAM, el equipo de futbol profesional de dicha institución, los Pumas, ascendió a Primera División. “Siempre late el Goya en mi corazón”, dijo.

“Estoy convencido que la UNAM sí es una esperanza para nuestro país. Y hacer equipo por esa institución es una extraordinaria fórmula para apoyar y mejorar y enriquecer a nuestro querido México.”

Dijo que es un egresado orgulloso y comprometido con su alma mater, y que desea que otros mexicanos se beneficien de la institución, por lo que ha otorgado 66 mil becas anuales a nivel licenciatura. “Los triunfos de la UNAM son también mis victorias y serán campeonatos para nuestro querido México”, concluyó.

 

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *