Inicio » Noticias » Antisemitismo » ¿El Museo Judío de Berlín apoya el BDS?

¿El Museo Judío de Berlín apoya el BDS?

Enlace Judío México e Israel.- La renuncia de su director, después de un tweet que parecía apoyar el movimiento anti-Israel BDS, tiene a muchos cuestionando la función de la institución en su comunidad.

TOBY AXELROD

El Museo Judío de Berlín, en el centro de la capital de Alemania, llama la atención con una fachada dentada y cincada que invoca a una Estrella de David destrozada.

Ahora está llamando la atención por otra razón: su director, el erudito judaico Peter Schafer, renunció la semana pasada, un año antes de lo planeado, después de un tweet que resultó muy mal. El miembro del personal que envió el tweet fue despedido sumariamente.

Pero el tweet, que lo hizo parecer como si el museo simpatizara con el movimiento de boicot anti-Israel, o BDS, fue simplemente la última gota en años de disputa sobre el papel y la imagen de la institución. Los críticos en particular alegaron que carecía de neutralidad en el conflicto israelí-palestino.

Este puede ser el caso de una institución que se adelantó demasiado a sus partes interesadas o, como acusan los críticos, demasiado a la izquierda del consenso comunal sobre Israel. Otros ven un museo que trata de equilibrar los roles tradicionales con las nuevas demandas de relevancia.

Las sociedades quieren que los museos sean más interesantes, más involucrados y más vulnerables; No podemos evitarlo”, dijo en una entrevista telefónica Emile Schrijver, presidente de la Asociación de Museos Judíos Europeos con sede en Ámsterdam. La asociación de 30 años de antigüedad tiene más de 60 miembros.

Los museos de hoy desempeñan un papel democratizador, dijo Daniela Eisenstein, directora del Museo Judío de Franconia, en el estado alemán de Baviera. “Son espacios importantes de debate público“, donde “todos los aspectos de un tema pueden ser discutidos abiertamente y públicamente“.

¿Hay algún límite?

En esta foto de archivo tomada el 21 de agosto de 2014, el director del Museo Judío de Berlín, Peter Schaefer, posa frente al Museo Judio de Berlin. (Wolfgang Kumm / dpa / AFP))

Schafer mismo dio una respuesta en una entrevista que dio a la revista Spiegel antes de renunciar.

El Museo Judío de Berlín se ve a sí mismo como un foro para discusiones y conversaciones sobre cuestiones de relevancia social“, dijo. “Queremos ofrecernos, queremos moderar“.

Pero, agregó, “nuestra tarea no es difundir nuestras propias opiniones políticas sobre estas cuestiones. … Y en este caso, ha salido muy mal“.

Desde su inauguración oficial el 11 de septiembre de 2001, con el mandato de presentar casi 2,000 años de historia judía en Alemania, el museo de Berlín ha desarrollado una personalidad distintiva. Al igual que el edificio angular diseñado por Daniel Libeskind, el museo intenta ser nervioso. Ha sido muy popular, atrayendo a más de 600,000 visitantes por año.

Uno de sus éxitos más conocidos fue su exhibición de 2013, “The Whole Truth” (Toda la verdad), que los periodistas apodaron “Jew in in box” (Judío en el armario) y ofreció una transparencia en la que invitados especiales se sentaron y respondieron las preguntas de los visitantes. Una exhibición de 2014, “¡Snip It!” se adentró en la circuncisión y los esfuerzos en Alemania y otros lugares para prohibir la práctica.

Un visitante se para en la sala ‘The Ram’ en la exposición ‘Obediencia. Una instalación en 15 Salas’ en el Museo Judio en Berlin, Alemania, el jueves 21 de mayo de 2015. El director britanico Greenaway y su esposa Boddeke muestran sus interpretaciones de la historia biblica de la orden de Dios a Abraham de sacrificar a su propio hijo hasta el 13 de septiembre, 2015. (Maurizio Gambarini / dpa vía AP)

Pero el museo ha sido criticado: en 2011, por albergar a Judith Butler, erudita antisionista, para una charla sobre “tensiones que crea un mundo globalizado para las identidades nacionales”; montando una exposición sobre Jerusalén que algunos decían que favorecía una narrativa palestina; y recientemente por dar la bienvenida a una delegación iraní para discutir una posible exhibición sobre la cultura judía iraní.

Fue estúpido de mi parte recibirlos“, dijo Schafer, quien cumplirá 76 años a finales de este mes, a Spiegel la semana pasada. Aunque no había querido dar a los iraníes “un foro para las burlas políticas“, eso es lo que sucedió.

No se puede recibir una delegación de Irán sin estar asociado con el régimen de los mullah y ser instrumentalizado por ellos“, dijo Sigmount Koenigsberg, el comisionado de antisemitismo para la comunidad judía de Berlín, en una entrevista telefónica con la Agencia Telegráfica Judía. “La dirección del museo judío no tenía antena“.

Luego vino el tweet.

El 6 de junio, la cuenta de Twitter del museo compartió un artículo del diario de izquierda Taz sobre la oposición a una resolución del Bundestag del 17 de mayo que calificó al movimiento BDS como antisemita. El museo lo declaró un “de lectura obligatoria“.

El tweet también repitió una línea del artículo sin usar comillas: “La decisión de los parlamentarios no ayuda en la lucha contra el antisemitismo“. Esa línea “podía leerse” como opinión del museo, Schafer reconoció a Spiegel antes de renunciar para evitar daños mayores. Apoyar el movimiento de boicot, desinversión y sanciones, o incluso cuestionar los esfuerzos para combatirlo – se ha convertido en un tabú sobre la derecha y el centro judíos.

Josef Schuster, presidente del Consejo Central de Judios en Alemania, hablando en la sinagoga de Westend, en Frankfurt, Alemania, el 26 de septiembre de 2016. (Hannelore Foerster / Getty Images a través de JTA)

Josef Schuster, jefe del Consejo Central de Judíos en Alemania, llamó al tweet “la última gota” y se preguntó si el museo debería tener la palabra “judío” en su nombre.

La conexión del museo con las instituciones judías oficiales parece escasa. Algunos observadores han señalado que el museo ni siquiera está cerrado en la mayoría de las festividades judías y tiene un restaurante no kosher.

Luego de la partida de Schafer, Schuster le comentó a Taz que el museo necesita más participación judía, ya sea en la persona de un nuevo director o de alguna otra manera.

Pero Schrijver, el presidente de la asociación de museos, dijo que los museos judíos no son judíos ni son solo para (y solo por) judíos. Dijo que obtienen fondos públicos y privados, aportes de judíos y no judíos, y que vienen en todas las formas y tamaños, desde aquellos con solo unos pocos miles de visitantes por año a “grandes instituciones donde es natural que se pueda enviar un tweet sin que el director lo sepa”.

Las intenciones también son importantes, dijo Eisenstein del Museo Judío de Franconia. El “enlace twitteado fue enviado como una lectura recomendada y no como una declaración política“, dijo.

El papel de los museos judíos europeos hoy en día ha evolucionado lejos de lo que era en las décadas inmediatas de la posguerra. Los primeros en abrir fueron principalmente reencarnaciones de instituciones de la preguerra creadas para preservar la memoria de un mundo judío que ya estaba desapareciendo antes de la guerra, explica Schrijver, quien también es el director del Museo Histórico Judío de Ámsterdam y el Barrio Cultural Judío.

Una mujer pasa junto a la obra de arte ‘Golem’ de Joshua Abrabanel durante una presentación de prensa para la exhibición ‘Golem’ en el Museo Judio de Berlin, Alemania, el jueves 22 de septiembre de 2016. El mito de la vida artificial, desde homunculos y cyborgs hasta Robots y androides, es el foco de una exposicion sobre el Golem en el Museo Judío de Berlin. (Foto AP / Michael Sohn)

La década de 1970 trajo un cambio radical en la conciencia del Holocausto, lo que llevó a la creación de museos del Holocausto, muchos de ellos financiados con fondos públicos.

Hay una presión sobre los museos judíos europeos para que sean inclusivos“, dijo Schrijver, quien se ha enfrentado a preguntas “tales como ‘¿por qué solo trata con el Holocausto cuando también hay otros genocidios? ¿Qué pasa con los refugiados de hoy que también tienen problemas’? Siempre tendremos que lidiar con algún tipo de presión social, y eso no es un problema negativo, es solo un hecho. No me importa. Es por eso que estamos allí“.

Pero “no estoy interesado en compartir mis opiniones sobre el Estado de Israel con el público“, agregó. “La gente debería [más bien] hablar sobre mi programación conmigo“.

No se trata solo de museos judíos que luchan con cuestiones de misión. En septiembre, en Kyoto, Japón, el Consejo Internacional de Museos propondrá una nueva definición del papel del museo en su Conferencia General.

Ese rol incluye la confrontación con las “preocupaciones y conflictos globales actuales sobre el cambio climático y la destrucción de la naturaleza, el desplazamiento y la migración, las guerras, la desigualdad y la descolonización”, como lo dice el consejo en su sitio web.

El Museo Judío de Berlín ha sido un precursor.

Han hecho muchas cosas buenas, por ejemplo, en la exposición de la circuncisión: fue divertido e histórico“, dijo el político del Partido Verde Volker Beck en una entrevista telefónica.

Pero, agregó, “diría que este museo tiene un problema de orientación … una actitud muy negativa hacia Israel“.

El problema no es que el museo lidie con temas controvertidos. Más bien, dijo Beck, es que “dan apoyo a las actitudes antiisraelíes“.

Las críticas provienen de políticos y periodistas, incluso del gobierno israelí, que el año pasado pidió a la canciller Angela Merkel que retirara los fondos del museo de Berlín y otras instituciones.

Tales tensiones podrían haberse evitado, lamentó Koenigsberg, quien se ha ofrecido a hablar con la administración del museo en el pasado.

De alguna manera“, dijo, “están en su propia burbuja“.

Fuente: The Times of Israel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend