Inicio » Opinión » Análisis » Hezbolá ahora está dando órdenes al ejército de Siria y lo está utilizando para espiar a Israel

Hezbolá ahora está dando órdenes al ejército de Siria y lo está utilizando para espiar a Israel

Enlace Judío México e Israel – A principios de este mes, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en Reino Unido, informó que aviones de combate israelíes atacaron posiciones de Hezbolá en el lado sirio de los Altos del Golán. Israel no comentó el reporte.

AVI ISSACHAROFF

El informe indicó que el ataque apuntó a un puesto en Tel al-Hara, una montaña que se considera un punto estratégico en el Golán sirio, una posición de la defensa aérea siria y un centro de inteligencia de Hezbolá en la ciudad de Quneitra, cerca del cruce fronterizo con Israel monitoreado por la ONU.

El grupo terrorista libanés respaldado por Irán ha intentado crear un frente en el Golán sirio durante años, pero anteriormente no había podido obtener una posición en el área. Sin embargo, tras la conquista de la zona fronteriza por el presidente sirio Bashar Assad el verano pasado, Hezbolá volvió a intentar establecer la infraestructura necesaria para amenazar a Israel cerca de la frontera.

Los supuestos ataques israelíes cerca de la frontera fueron inusuales. En el pasado, Israel atacó pueblos y localidades a lo largo de la frontera de los Altos del Golán al identificar intentos de Irán y Hezbolá de establecer células e infraestructura en el área.

Pero el incidente pone de relieve una realidad que una vez fue impensable en Siria: con Hezbolá, uno de los principales poderes que marcan el tono en el país después de años de guerra civil, en algunos casos, las fuerzas del ejército sirio ahora toman órdenes de la organización y la ayudan a espiar a Israel.

La presencia de Hezbolá en el territorio sirio frente a la frontera israelí es parte de la expansión del grupo terrorista en Oriente Medio (Yemen, Irak, Siria y el Líbano, entre otros países), y la guerra civil que se ha librado en Siria durante aproximadamente ocho años.

Su mayor influencia es particularmente notable en la región del sur del país árabe que los sirios llaman Hauran. En la misma zona que dio lugar a las protestas contra Assad en marzo de 2011 en la ciudad de Daraa, ahora los soldados sirios reciben órdenes de comandantes de Hezbolá.

Un segmento del ejército sirio que controla la parte sur del país trabaja en estrecha colaboración con muchos agentes de Hezbolá para recaudar información, y también ayuda al grupo con sede en Líbano a prepararse para una guerra futura con Israel. (Además de ayudarlo a lidiar con la oposición local).

Para ponerlo en términos más simples, estas tropas sirias ahora están sirviendo al ejército chií de Hezbolá en el Líbano. El fallecido padre de Bashar, Hafez Assad, se estaría revolcando en su tumba: durante su mandato, el anciano Assad luchó contra Hezbolá en el Líbano y mató a cientos de sus miembros.

¿Cómo cambiaron las cosas? La guerra civil fue, sin lugar a dudas, el evento clave, con el ejército sirio que ahora depende de Hezbolá e Irán para sobrevivir.

Al comienzo de la guerra, cuando el régimen de Assad parecía estar en sus últimas etapas, Hezbolá envió a numerosos asesores a la región cuyo propósito declarado era simplemente ayudar en la lucha contra los grupos de la oposición en Hauran. Han sucedido muchas cosas desde entonces, y hace aproximadamente un año, se decidió la batalla con el apoyo de fuerzas iraníes y rusas particularmente: el régimen ganó. Pero Hezbollah no se detuvo en ese punto, comenzó a establecer sus fuerzas de forma permanente en toda Siria, particularmente en el sur.

Este proceso se llevó a cabo con un poco de vacilación de los líderes de Hezbolá, especialmente con respecto a las repercusiones financieras de dejar tropas en territorio sirio. Al final, venció el pensamiento estratégico de que las tropas deberían posicionarse contra Israel en el lado sirio de los Altos del Golán.

Esto tuvo que hacerse de manera clandestina: los acuerdos alcanzados entre Israel y Rusia, prohíben la presencia de Irán y Hezbolá a una distancia de aproximadamente 80 kilómetros de la frontera siria con Israel.

Y por ende, el “Cuartel Sur” de Hezbolá está operando en secreto en el territorio conocido como Hauran. Es una organización militar en todos los sentidos, que opera con varias decenas de libaneses y cientos de sirios, la mayoría de Hauran: gracias a las dificultades financieras causadas por la guerra, Hezbolá ha tenido problemas para reclutar a un buen número de locales para cumplir sus propósitos.

La fuerza, liderada por el comandante libanés Munir Ali Naim Shaiti (mejor conocido como Hajj Hashem), ahora se está enfocando cada vez menos en las amenazas domésticas y mucho más en la antigua amenaza: Israel.

La Sede Sur está armada con misiles antitanque y cohetes de corto alcance particularmente poderosos, con un peso mínimo de aproximadamente 250 kilogramos y una efectividad de alrededor de cuatro kilómetros. Su propósito original era atacar blancos de la oposición, pero ahora están siendo reutilizados con el objetivo de destruir aldeas israelíes en los Altos del Golán o en la alta Galilea.

El propósito de la Sede Sur es recopilar información de alta calidad del lado israelí de la frontera. Funciona bajo el radar de las fuerzas internacionales y hace todo lo posible por ocultar sus huellas. A fin de evitar ataques israelíes contra sus fuerzas, Hezbolá ha hecho todo lo posible por disfrazar su actividad. Su gente no actúa abiertamente, y ha reclutado tropas del 1er Cuerpo del Ejército de Siria para ayudar en sus operaciones.

Se cree que el grupo ha establecido aproximadamente 20 puestos de vigilancia en los Altos del Golán sirios frente al territorio israelí. Cada posición está tripulado por soldados sirios, a menudo acompañados por miembros de Hezbolá pero a veces solos. Estos soldados reúnen inteligencia según las órdenes de Hezbolá: ejercicios de entrenamiento en el lado israelí, rutina diaria de seguridad, actividad en aldeas y más. La información se envía a varias salas de operaciones de Hezbolá en el Golán sirio, y desde allí se transmite al cuartel general en el Líbano y / o a los iraníes.

Además, la Sede Sur utiliza la tecnología para intentar escuchar al lado israelí, a través de redes de comunicaciones u otros medios.

El líder de Hezbolá, Ali Musa Daqduq, sospechoso de formar una célula terrorista para la organización en los Altos del Golán sirios. (Fuerzas de Defensa de Israel)

Simultáneamente, Hezbolá continúa desarrollando sus capacidades ofensivas en los Altos del Golán. Estos esfuerzos son liderados por el veterano terrorista Ali Musa Daqduq, también conocido como Abu Hussein Sajed, un hombre libanés buscado en Estados Unidos por ataques contra fuerzas estadounidenses en Irak y planear un ataque en Karbala en 2007 que causó la muerte de cinco soldados estadounidenses.

Según el Departamento del Tesoro de EE.UU., Daqduq ha servido “como comandante de una unidad de fuerzas especiales de Hezbolá. Fue arrestado en 2007 y encarcelado en Irak, pero liberado hace cinco años y enviado al Líbano.

Daqduq comanda una unidad operativa en todos los sentidos, cuyo propósito es actuar principalmente en situaciones de escalada y llevar ejecutar ataques terroristas a gran escala. En marzo, el ejército israelí anunció que había expuesto una célula de terrorista de Hezbolá liderada por Daqduq y establecida en una aldea fronteriza en los Altos del Golán sirios.

Si bien los oficiales al mando de esta unidad son libaneses, la mayoría de sus tropas, que suman aproximadamente doscientos, son sirios, que fueron reclutados, entre otros lugares, en comunidades drusas como Hader y Arnah en el Golán sirio.

La preocupación ahora es que la inteligencia y las armas operativas se unan: si los comandantes de Hezbolá deciden usar las tropas de Daqduq para llevar a cabo un ataque contra Israel desde el Golán sirio, es probable que lo hagan con la información proporcionada por el cuartel general del sur de Hajj Hashem.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *