Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Los judíos de Oxford: entre su pasado de hace 800 años y la actualidad

Los judíos de Oxford: entre su pasado de hace 800 años y la actualidad

Enlace Judío México e Israel.- Los miembros del Magdalen College de la Universidad de Oxford asistieron a una ceremonia para enterrar a los judíos que se hallaban hasta 1190, en el que era un cementerio judío hasta que allí mismo se construyera el College.

Los huesos fueron descubiertos hace unos años por la universidad durante las obras de construcción, explicó el Dr. Michael Ward, quien asistió a la ceremonia en nombre del grupo de Oxford Jewish Heritage.

“El sitio de la universidad está justo en el límite de la ciudad medieval de Oxford y en las tierras que el rey entregó en el siglo XIII a los judíos. “Después de algunas investigaciones, la universidad estableció que los restos casi con certeza pertenecían a los miembros de la comunidad judía de Oxford”, dijo.

En ese momento, los judíos en Oxford tenían que enterrar a sus muertos en Londres, por lo que cuando el rey le dio a la comunidad la tierra para su cementerio “fue de gran beneficio para la comunidad judía”, dijo el Dr. Ward. “Se puede imaginar que fue un gran esfuerzo y un gran viaje para transportar cuerpos desde Oxford a Londres en esos días.

“Sabemos que la tierra se entregó más tarde, al hospital de St Johns, y gradualmente eso se transformó en la universidad”. La comunidad judía en Oxford recibió un segundo cementerio hasta que fueron exiliados por el rey Eduardo en 1290. Una breve ceremonia fue dirigida por el rabino Norman Solomon y representantes del comité del Patrimonio Judío de Oxford y la Congregación Judía de Oxford. El Dr. Ward dijo: “Dijimos kadish: la ceremonia fue la culminación de un proyecto de tres años. “No solo hemos devuelto los restos a su lugar de descanso, sino que ahora tenemos una placa conmemorativa después de 800 años para marcar el primer cementerio judío en Oxford”.

Los judíos que llegaron con Guillermo el Conquistador a Inglaterra lo hicieron desde Ruan y desde el Imperio Sacro Germánico y la zona del Rin en 1056. La evidencia de esta presencia ashkenazi está demostrada por la arquitectura germánica de las sinagogas medievales inglesas y también por el diseño de las lápidas sepulcrales. También en Inglaterra, los judíos eran siervos del Rey, ellos y sus bienes le pertenecían. Algunos de estos judíos hicieron grandes fortunas como fue el caso de Aarón de Lincoln.

Principalmente funcionaban como financieros de la Corona. Otros en cambio eran médicos, orfebres y joyeros. Algunos se dedicaban a la elaboración del vino, o vendían quesos y pescado. También comerciaban con la lana y los granos. En Oxford, alquilaban viviendas para los estudiantes de la Universidad. Otras actividades estaban relacionadas con las habituales en todas las comunidades judías, como maestros, copistas, rabinos y todo lo relacionado con los rituales de la vida y de la muerte.

Para 1130 los judíos se habían instalados entre 20 a 25 sitios diferentes. En algunos llegaron tan lejos como a Newcastle, Gales e Irlanda. Las principales comunidades eran las de Oxford, Cambridge, Stamford, Northampton, Norwich, Canterbury, Lincoln, York y Londres.

Algunos historiadores reclaman que existe mucha mayor documentación que testimonia la presencia judía que las señalizaciones existentes en la actualidad, parece como que los ingleses desconocieran la presencia judía en los tempranos tiempos del medioevo. Se ha podido determinar que el cementerio judío más antiguo se hallaba en Oxford en donde ahora se encuentra el Magdalen College.

Pero en el 1231 el rey le dio ese lugar a un hospital y los judíos se fueron a lo que es ahora el jardín botánico de Oxford, allí en la zona de los rosales se hallaba el cementerio judío. Cuando los judíos fueron expulsados quedaron las tumbas de sus muertos, y en el 1641, cuando se estaba excavando para instalar allí el jardín botánico, fueron encontrados los huesos que allí debieron dejar. Los ingleses llamaron a los cementerios de los judíos “jewish garden”, porque eran lugares pacíficos, alejados de las murallas y tenían flores y plantas.

El Jardín de las Rosas también tiene un pedestal de piedra conmemorativa señalando la antigua presencia de un cementerio judío. En Merton College tenía su casa un judío llamado Jacob of London, un importante financista de su época, en lo que ahora es la residencia académica. Jacob estaba cada vez más enfermo por lo que decidió vender su propiedad en 1267 al obispo, para algunos esto significa que uno de los judíos de Oxford había participado en la fundación de la primera verdadera universidad de Oxford. Todo esto se conoce porque el contrato de compraventa, starr en inglés, ha sobrevivido al paso del tiempo y aún existe, siendo el documento más viejo que se halla en el College.

Entre los judíos adinerados existía la costumbre de construir casas bellas y cómodas, y la mayor parte de ellas tenía sótanos de piedra, donde guardaban sus bienes. Los propietarios judíos y los dueños de propiedades también jugaron un papel importante en el establecimiento de la universidad. El Merton College, uno de los primeros colegios de Oxford, se estableció en la década de 1260 con la ayuda del judío Jacob de Oxford, que contribuyó decisivamente a la compra e incluso a los diseños específicos de algunos de los edificios. El Colegio Balliol y la Iglesia de Cristo también fueron dotados de propiedades que originalmente eran propiedad de los judíos medievales de la ciudad.

Como profesores privados, los judíos también ayudaron a los estudiantes y académicos de la universidad en su estudio de los textos hebreos. El filósofo franciscano Roger Bacon (c1220–92), quien pasó muchos años de su vida en Oxford, no solo escribió con admiración genuina por los judíos, sino que también era un excelente hebraísta y, con toda probabilidad, estaba personalmente familiarizado con los miembros de la comunidad judía, hablaba con respetados eruditos judíos, como nuestro conocido Jacob de Oxford.

La relación entre los hebraístas cristianos y los eruditos judíos parece haber sido estrecha en varios casos en los siglos XII y XIII. Esto fue así en relación a la ayuda brindada por los eruditos en el estudio de textos hebreos y de la Biblia hebrea, la Septuaginta (la traducción griega de la Biblia) y la Vulgata (Biblia latina). Han sobrevivido varios manuscritos medievales en los que el texto hebreo de la Biblia ha sido cuidadosamente traducido, con el latín escrito palabra por palabra sobre el hebreo en lugares para crear una edición bilingüe, permitiendo que las dos versiones se puedan comparar directamente.

La vieja judería de Londres se hallaba entre la calle Gresham y lo que se llama la Iglesia de la Judería de San Lorenzo (Saint Lawrence). Allí había pequeños comerciantes judíos que ocupaban las calles con sus ven tas de diferentes productos. En 2001, en una excavación en una calle se encontró una mikve medieval en la St. Milk. Estaba construida desde mediados de los años XII en el sótano de una casa, con bloques de piedra arenisca verde, provenientes de Surrey. A partir de 2001 luego de su descubrimiento, fue desarmada cuidadosamente y llevada para su exhibición y cuidado en el Museo Judío de Londres, en Camden.

 

 

Fuente: cciu.org.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend