Inicio » Opinión » Arte y Cultura » Kafka finalmente llega a Israel

Kafka finalmente llega a Israel

Enlace Judío México e Israel –  Me encuentro sumamente emocionado. Por esta razón dejaré en el tintero 2 artículos que me disponía a escribir esta semana, uno, sobre la presencia del Hezbolá en Latinoamérica y el otro, una entrevista que le realice a la Directora de Cámara. Se los debo para más adelante.

ELÍAS FASJA TAWIL PARA ENLACE JUDÍO

Y es que esta mañana, ante un grupo selecto de periodistas (no sé por qué me encontraba yo) en la Biblioteca Nacional de Israel se presentaron 61 fólderes que contienen los manuscritos inéditos del escritor Franz Kafka así como una serie de dibujos que conforman el llamado archivo Max Brod y que Israel finalmente logró traer aquí.

El pedido fue muy claro. Kafka, cuando estaba a punto de morir, le dijo a su íntimo amigo Max Brod que destruyera todo lo que había escrito. Brod desobedeció esa orden y no solamente no los destruyó, sino que comenzó a publicarlos. Es así como gracias a él conocemos la singular y magnífica obra de uno de los más grandes escritores que ha dado el mundo.

Al morir Brod, en su testamento pidió que todo su archivo, que contiene también obras de él mismo, se entregase a la Biblioteca Nacional de Israel. 

Esther Hoffe, la secretaria inseparable de Brod no cumplió la explicita última voluntad de su jefe y se los quedó. Al morir, en su testamento se lo cedió a sus 2 hijas. Ellas nunca lo quisieron dar a la Biblioteca. Es así como se inició un exhaustivo proceso de juicios que duró 12 largos años hasta que, hace 2 semanas exactamente, Israel ganó, y éste archivo, que se encontraba en una casa en la calle Spinoza de Tel Aviv, en unas cajas de seguridad de un banco suizo y en archivos en Alemania fue recuperado, cumpliendo así la voluntad de Brod. 

Hoy tuvimos el privilegio de apreciar de cerca los manuscritos de las obras literarias de Franz Kafka, como “Carta a mi padre”; 3 variaciones de un cuento titulado “Los preparativos para la boda en el pueblo” escrito en 1907 en hojas muy pequeñas y con la letra muy pegada; un cuento de 6 páginas sin título; un cuaderno pequeño donde escribe una especie de diario contando viajes que realizó; y, además, en algunas de sus hojas escribió en hebreo (cosa que no se sabía), en tanto que en otro cuaderno se ven dibujos que hizo el mismo Kafka. 

También se encontró la tercera parte de una novela que escribió Brod a principios de siglo en Alemania (las otras 2 partes no se encontraron). Un diario que escribieron en conjunto Kafka y Brod llamado “Café Savoy”, nombre de la cafetería en Praga donde se reunían y donde se relatan las conversaciones que sostenían. Max Brod guardó también todas las cartas y tarjetas postales que Kafka le escribió. En fin, un archivo muy rico de contenido para los investigadores y los apasionados de la literatura kafkiana y la vida de este notable escritor.

Esta fue una muy emotiva conferencia de prensa (emotiva para quien le gusta Kafka pues quien esto escribe desde siempre ha tenido admiración a su obra y ha sido una de las más fuertes influencias).

Presentaron y dieron esta información el señor David Blumberg, presidente de la Junta Directiva de la Biblioteca Nacional de Israel; el Dr. Stefan Litt, curador del archivo; Oren Weinberg, director de la Biblioteca Nacional; y el abogado Meir Heller, asesor legal de quien llevó durante estos 12 años la demanda, a quien pregunte al término de la reunión:

—Dígame, abogado ¿por qué razón tanto Esther Hoffe como sus hijas no quisieron cumplir la voluntad de Max Brod? ¿Es por el valor económico del archivo?

—No, señor Fasja. Yo estoy convencido que fue solamente por ego. Por sentir que esta riqueza estaba en sus manos. Por sentir el poder.

Sea como sea, hoy día éste archivo, este tesoro universal, se encuentra ya custodiado por la Biblioteca Nacional de Israel, donde comenzaran de inmediato a hacer restauraciones, a digitalizar los documentos y a hacer investigaciones.

Hoy día, según estimaciones de los profesionales, un manuscrito de Kafka tiene un valor de cien mil dólares.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *