Inicio » Opinión » Análisis » Cuenta regresiva hacia una batalla entre Israel y Hezbolá

Cuenta regresiva hacia una batalla entre Israel y Hezbolá

Enlace Judío México e Israel.- Diversos expertos han expresado admiración por Hassan Nasrallah, el líder de Hezbolá. Altos oficiales militares en servicio y retiro, investigadores, y periodistas analizando todo gesto, sonrisa, estallido de enojo y crítica, grito o risa y atribuyendo significado a ello, todos afirman que Nasrallah es de fiar. Él hace promesas y las cumple. Es fiel a sus patrones en Teherán a pesar de los intentos de Líbano por restringirlo.

GENERAL DE BRIGADA (RET.) DR. SHIMON SHAPIRA

El cuadro es más complicado debido a la conclusión: se puede decir con certeza que Nasrallah es un actor y un mentiroso que ha convertido la manipulación en un arte.

Nasrallah sigue de cerca todo lo que se publica sobre él y Hezbolá en Israel y principalmente en el exterior. Atribuye gran importancia a las palabras y comentarios de altos oficiales israelíes, tanto actuales como anteriores. La interpretación que él da a estos informes es que Israel teme al poder militar de Hezbolá y especialmente a los misiles de precisión en el arsenal de Hezbolá con su capacidad de atacar profundo dentro de Israel y en instalaciones estratégicas.

Nasrallah está siguiendo en particular a esos “expertos” que proporcionan detalles y esbozan la enormidad de la amenaza militar de Hezbolá, principalmente los que mencionan los nombres de los lugares y sitios más en peligro dentro de Israel. Altos funcionarios de seguridad afirman que en la próxima guerra no habrá ninguna frontera entre el frente militar y el frente interno civil debido a los misiles impresionantemente precisos de Hezbolá, los cuales borran esta diferenciación. Cuantos más detalles son proporcionados en Israel sobre estos temas, más aliento y placer obtiene Nasrallah. El cree que la sociedad israelí es débil y no está preparada para la guerra, y hará cualquier cosa para evitar un enfrentamiento con Hezbolá.

Ha comenzado la cuenta regresiva

Ha comenzado la cuenta regresiva hacia un enfrentamiento generalizado entre Israel y Hezbolá. La pregunta crucial, basada en la presunción de que Israel no permitirá el establecimiento de fábricas de misiles de precisión en Líbano, es ¿qué sucedería si la próxima (y tercera) vez, Israel en vez de revelar información exacta acerca de estas fábricas de misiles de precisión, sólo atacara estas operaciones? ¿Cómo reaccionaría Nasrallah?

La presunción en vigencia de Israel tiene que ser que la reacción de Nasrallah sería más extensa, y él no estaría satisfecho con lanzar misiles Kornet a instalaciones y vehículos militares. Las respuestas posibles pueden abarcar desde enviar drones suicidas al norte de Israel con el objetivo de atacar blancos militares y civiles a disparar cohetes en instalaciones militares y pueblos cerca de la valla fronteriza.

¿Quién es el jefe?

Esta situación podría desarrollarse en un enfrentamiento más amplio si Israel escala en su reacción aun cuando Nasrallah no quiere una guerra total con Israel.

Es necesario enfatizar que al final del día, Nasrallah no establece los objetivos estratégicos de Hezbolá, y definitivamente no los de las milicias chiíes en Siria, muchas de las cuales funcionan sin la participación de Nasrallah. Sus objetivos son establecidos por Irán y llevados a cabo por el comandante de la Fuerza Quds iraní, Gen. Qasem Soleimani, quien está supervisando personalmente las operaciones militares de Hezbolá. Se ha informado que Soleimani llegó a Beirut inmediatamente después del ataque con misiles Kornet para reunirse con Nasrallah. El comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán, representando al Líder Supremo de Irán, Ali Khamenei, es el que establece los límites del conflicto.

La restricción libanesa existe, pero es insignificante para el objetivo estratégico de Irán.

 

 

*El Gen. de Brigada (ret.) Dr. Shimon Shapira, es investigador principal en el Jerusalem Center for Public Affairs. Se desempeñó como Secretario Militar del Primer Ministro y como jefe de personal del Ministro del Exterior.

 

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

Traducido por Marcela Lubczanski para Enlace Judío México

1 Comment

  1. ALBERTO J. SILBERSZTEIN dice:

    Puede ser que Nasrallah sonría ante su público, pero no vive feliz.
    Desde hace largo tiempo no puede concurrir a espectáculos y/o reuniones sociales, ni siquiera dormir dos noches seguidas en la misma cama… no sin un alto riesgo.
    Sabe que KIDÓN está al acecho de ellos, y que sus miembros no descansarán hasta cumplir con su cometido. Que solo es una cuestión de “tiempo y oportunidad”, y cuanto más avanza el reloj más se le acerca su hora final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *