Inicio » Noticias » Ciencia y Tecnología » Reconstruyen en Israel el rostro de nuestro ancestro de hace 100,000 años

Reconstruyen en Israel el rostro de nuestro ancestro de hace 100,000 años

Enlace Judío México e Israel – Conoce a “Denise”, el primer perfil anatómico reconstruido de lo que, hasta ahora, eran considerados los misteriosos denisovanos, un grupo de humanos arcaicos.

MAAYAN JAFFE-HOFFMAN

La imagen fue revelada hoy por científicos de la Universidad Hebrea de Jerusalén. El equipo de investigación indica que su estudio muestra posibles estrategias que se podrían utilizar para aplicaciones forenses.

Los habitantes de Denisova vivían en Siberia y Asia Oriental antes de extinguirse hace aproximadamente 50,000 años, comentó el Prof. Liran Carmel, quien dirigió el estudio. Pero nadie sabía exactamente cómo se veían. Desde su descubrimiento original en 2008, los investigadores sólo tenían tres fósiles con los que trabajan: un hueso de la punta del dedo meñique de “Denise”, algunos dientes y un hueso de la mandíbula inferior recientemente hallado.

Los investigadores lograron reconstruir el perfil de una mujer denisovana durante un período de tres años al examinar patrones de metilación en su ADN.

Reconstrucción impresa en 3-D de una mujer denisovana (Foto: Maayan Harel)

La metilación del ADN es un proceso mediante el cual grupos metilo son agregados a la molécula de ADN, cambiando así la actividad de uno de sus segmentos. “La metilación proporciona una amplia información sobre la transcripción de genes”, explicó Carmel.

Al estudiar los mapas de metilación del ADN de Denisova y compararlos con los de los neandertales, otros ancestros que se extinguieron en Europa hace unos 40,000 años, así como el antiguo Homo Sapiens, el equipo logró comprender el significado de tales diferencias para las características anatómicas de Denisova, sobre la base de lo que se sabe acerca de los trastornos humanos en los que esos genes pierden su función.

“Tenemos una hipótesis sobre qué partes del esqueleto se ven afectadas por la regulación diferencial de cada gen y en qué dirección cambiaría esa parte del esqueleto, por ejemplo, un hueso del fémur más largo o más corto”, dijo el Dr. David Gokhman, ahora ahora postdoctorado en Stanford, quien participó en el proyecto.

Según Carmel, es muy difícil obtener un perfil anatómico de una secuencia de ADN. En la mayoría de los casos, los científicos y los equipos forenses pueden identificar detalles básicos, como el color de piel o del cabello. Sin embargo, la metilación del ADN, permite a los investigadores hacer predicciones anatómicas mucho más detalladas.

Dr. David Gokhman y Prof. Liran Carmel (Foto: Universidad Hebrea de Jerusalén)

El equipo pudo comprobar la precisión del 85% de su modelo utilizando la misma metodología para crear modelos anatómicos de neandertales y chimpancés, que tienen perfiles anatómicos conocidos.

“Uno de los momentos más emocionantes ocurrió unas semanas después de que enviáramos nuestro artículo a una revisión por pares. Habíamos descubierto una mandíbula de Denisovan. Rápidamente comparamos este hueso con nuestras predicciones y descubrimos que coincidía perfectamente. Sin siquiera planearlo, recibimos una confirmación independiente de nuestra capacidad para reconstruir perfiles anatómicos completos utilizando ADN extraído de la yema de un dedo”, comentó Carmel.

Los investigadores descubrieron que los denisovanos tienen patrones de metilación similares a los de los humanos. También encontraron 56 características anatómicas en las que los denisovanos difieren de los humanos modernos y/o los neandertales, 34 de ellos en el cráneo.

Estudios anteriores realizados por otras instituciones mostraron que hasta el 6% de los melanesios y australianos aborígenes actuales contienen ADN de Denisovan. Además, el ADN de Denisovan probablemente contribuyó a la capacidad de los tibetanos modernos para vivir en altitudes elevadas y a la capacidad de los inuits para resistir temperaturas bajo cero.

Carmel explicó que actualmente no es posible usar el método directamente para la aplicación forense porque está diseñado para estudiar diferencias fuera de la variabilidad de los humanos modernos y la policía necesitaría encontrar características dentro de esa variabilidad. Sin embargo, agregó que la metilación del ADN puede proporcionar mucha información que podría ayudar a la policía.

Fuente: The Jerusalem Post / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *